sociedad

Jacob Lorenzo: “Es muy probable que nos enfrentemos a una sexta ola a partir de septiembre”

El director del Instituto de Enfermedades Tropicales y Salud Pública de Canarias mira con preocupación la evolución de las nuevas variantes del coronavirus Por tanto, insiste en una campaña de vacunación global o seguiremos teniendo un grave problema de transmisión y la posibilidad de que generen complicaciones

El director del Instituto de Enfermedades Tropicales y Salud Pública de Canarias, Jacob Lorenzo Morales, mira con preocupación la evolución de las nuevas variantes. Por tanto, el investigador insiste en una campaña de vacunación global o seguiremos teniendo un grave problema de transmisión y la posibilidad de que nuevas variantes generen complicaciones.
-¿Que valoración hace de la evolución del coronavirus?
“Principalmente vemos a nivel nacional e internacional que la variante Delta o india está arrasando y prácticamente ha desplazado a las otras variantes en los lugares a los que llega. Al tener una mayor tasa de infección ha repercutido en este espectacular incremento de contagios. Esta quinta ola ha sido diferente a las anteriores, sobre todo en los países más desarrollados, porque un porcentaje de su población está vacunada, lo que ha hecho que no tengamos tantos fallecidos como en las primeras olas. Especialmente se ha notado en nuestros mayores y en la población más sensible, las personas inmunodeprimidas, que no se han visto altamente afectadas. Sin embargo, la baja vacunación en los países más pobres deja abierta la puerta a repetir hospitalizaciones y muertos”.
-¿Ha evolucionado según lo esperado la cepa Delta?
“Se cumplieron los supuestos que decían que era bastante contagiosa. Si la cepa británica mutó la proteína S, que le permite fijarse mejor a nuestras células, la variante de la India tiene una doble mutación, por lo que el coronavirus aprende a adaptarse a nuestro cuerpo y es más transmisible. Lo que ha ocurrido es que se han contagiado grupos más jóvenes que no habían acudido a vacunarse, y eso que en Canarias y en otras regiones tenemos una respuesta bastante positiva. Sin embargo, en otros países no ha ocurrido así, por diversas razones, sobre todo por esos movimientos negacionistas que los sanitarios y científicos no entendemos y creemos que no tienen sentido”.
-El coronavirus encontró un ingente grupo de población virgen para infectar.
“Los resultados los estamos viendo. El rango de edad de afectados había disminuido, cada vez pacientes más jóvenes estaban ingresando en los hospitales, ocupando las UCI, necesitaban asistencia de respiración asistida, incluso llegamos a ver fallecidos. También observamos cómo, al relacionarse muchísimo, esas personas contagiaban en su ámbito familiar a una población de mayor edad, pero ya vacunada, por lo que en la mayoría de las ocasiones, que no en todos los casos, descendió la gravedad de los contagios. Esperamos que los contagios sigan disminuyendo”.
-¿Qué podemos encontrarnos dentro de unos meses?
“Esta quinta ola no va a ser la definitiva, no será el final. Creo que nos vamos a encontrar con un coronavirus que va a seguir circulando entre nosotros y, seguramente con la vuelta a la rutina de toda la sociedad, es muy probable que nos enfrentemos a una sexta ola seguramente entre final de septiembre, octubre o más adelante. Además de la Delta, que ha desplazado a la original, la Alfa, la Beta o la Gamma, tenemos algunas variantes más circulando, como la variante Lambda, que viene de América del Sur, y seguramente surgirán otras más”.
-La vacunación es fundamental para intentar frenar la COVID, pero la aparición de variantes obliga a pinchar a más gente.
“Hasta que no lleguemos a un alto porcentaje de la población mundial inmunizada vamos a tener a este SARS-CoV-2 conviviendo entre nosotros y transmitiéndose, si bien espero que de forma más leve, porque la mayoría de la población estará con pauta completa. Me preocupa que sigamos manteniendo al coronavirus vivo y permitamos que se transmita. De esta manera el virus seguirá mutando y en alguna de sus nuevas variantes mejorará otra vez sus capacidades, y podría llegar a comprometer a las vacunas. Sin embargo, las vacunas de ARN mensajero son sencillas de modificar y se podrán adaptar a las nuevas secuencias genéticas del coronavirus”.
-¿Qué le parece que algunos países hayan comenzado a poner una nueva dosis de refuerzo?
“Seguramente se emplearán en el futuro nuevos refuerzos vacunales de los que ya se están hablando. Sin embargo, espero que sea después de que ya se consiga vacunar a un alto porcentaje de la población de los países menos desarrollados, donde la tasa actual de inmunizados es muy baja. Deseo que esa gran diferencia se resuelva en los próximos meses. Si no fuera así, seguiremos teniendo el mismo problema de transmisión y la posibilidad de que nuevas variantes nos generen más complicaciones que las anteriores”.

TE RECOMENDAMOS