güímar

La rotura de una tubería crea un río de aguas fecales en una calle de Güímar

Los operarios de los Servicios Municipales arreglaron el problema en dos horas y media y desinfectaron las vías afectadas
Las aguas fecales corriendo por la avenida Tomás Cruz / DA

Es lo que le faltaba a Güímar en plena ola de calor, no poder abrir las ventanas o las puertas ante el mal olor producido por un río de aguas fecales que corrieron ayer al mediodía por la avenida Tomás Cruz, que es la que enlaza con la carretera TF-61 que va y viene de El Puertito, justo por encima del cementerio municipal. Tuvieron que pasar dos horas y media de malos olores para que el problema higiénico quedaran solucionado por los operarios de Servicios Municipales.

El vertido apestoso se produjo al romperse una tubería de saneamiento en la esquina de la calle La Laguna con la avenida Tomás Cruz ayer en torno al mediodía. Avisados los operarios por los vecinos de la zona y los conductores que veían como un rio de porquería corría calle abajo, se trasladaron hasta la zona y una vez descubierto el problema le pusieron remedio temporal, después de dos horas de trabajo, procediendo después a la desinfección de buena parte del acerado y de la calzada afectada.

Güímar es el municipio con más porcentaje de alcantarillado de la comarca del Valle, en torno al 60%, aunque en todo caso tendrá que renovarlo en buena medida, entre otras razones para la pronta conexión con la depuradora comarcal situada en Arafo que está previsto entre en funcionamiento, en pruebas, antes de final de año.

Por otra parte, ante la carencia de los servicios de limpieza viaria y recogida de basuras, el Ayuntamiento de Güímar contrató recientemente a nueve personas para fortalecer un servicio que está pendiente aún del concurso de adjudicación del servicio. Algunas de esas persona actuaron ayer en limpiar la vía afectada por el espectacular derrame de aguas fecales que causó primero sorpresa y luego indignación en el vecindario.

TE RECOMENDAMOS