tacoronte

Una nueva ordenanza permitirá conceder ayudas directas para erradicar las termitas

El Pleno aprueba la convocatoria, que permitirá atacar el problema en cuanto surja, solo CC votó en contra y se abstuvo la exedil de Cs
Termitas subterráneas detectadas en una vivienda en Tacoronte. Sergio Méndez
Termitas subterráneas detectadas en una vivienda en Tacoronte. Sergio Méndez

El Pleno del Ayuntamiento de Tacoronte aprobó el lunes una nueva ordenanza que permitirá conceder ayudas directas para controlar y erradicar del municipio la termita subterránea Reticulitermes flavipes que ha producido daños estructurales en edificios y mobiliario urbano, afectando también a árboles y cultivos y por ende, poniendo en riesgo la seguridad de las personas y generando importantes pérdidas económicas en muchos vecinos de la localidad.

Por este motivo, el objetivo de esta norma es solucionar el problema que ha provocado esta plaga en viviendas de la ciudad, ayudando de manera directa a los afectados para afrontar los gastos que supone la aplicación de tratamientos para su extinción. Al mismo tiempo, se pretende lograr una simplificación del procedimiento de concesión sin que por ello se pierdan garantías en su otorgamiento, pero si se mejore la gestión de las mismas, lo cual reportará una mejor asistencia al ciudadano.

La convocatoria fue aprobada con los votos favorables del grupo de gobierno (NC-PSOE y Sí se puede), Cs y los dos ediles no adscritos Carlos Medina y Sandra Ramos y solo recibió el voto negativo de Coalición Canaria (CC) y la abstención de la exconcejal Cs Candelaria Dorta.

El alcalde, José Daniel Díaz, asegura a este periódico que la situación en el municipio “está controlada pero no extinguida”, salvo el foco que hubo en Los Naranjeros. “Aun así, se pretende atacar también los terrenos privados para que no queden islas o reservorios de la plaga que dejen colonias que luego puedan volver a reproducirse”.

La Reticulitermes flavipes es una especie de termita muy invasora, debido a su rápida tasa de reproducción, el gran número de individuos en cada colonia y su adaptación a bajas temperaturas. Ello hace que pueda ocupar diferentes cotas y que en las zonas bajas y de medianías tenga una actividad mucho mayor durante todo el año.

Esta ordenanza supone una mayor agilidad a la hora de conceder las ayudas al hacerlo de forma directa. Su importe máximo es de 3.000 euros. Otro de los cambios que introduce es que los beneficiarios no deben estar al corriente en deudas tributarias y de Seguridad Social y al ser de emergencia “permite atacar los casos de las familias que no pudieron presentarse a la anterior convocatoria debido a no tener una buena situación económica”, resalta el alcalde.

TE RECOMENDAMOS