erupción en la palma

El cono volcánico se rompe y deja una colada más fluida: el Pevolca llama a la calma

Morcuende insistió en que se trata de una erupción "típica" del archipiélago y que, aunque durante la jornada de este viernes hubo un aumento importante de la energía de la erupción, "sigue los cánones habituales"

El volcán de La Palma ha intensificado su energía desde mediodía del viernes, con una ralentización por la noche pero una recuperación de las emisiones en la mañana del sábado, con el surgimiento de nuevas bocas a lo largo de la fisura y la ruptura parcial del edificio del cono, si bien es una evolución típica en las erupciones estrombolianas como las que suelen suceder en Canarias.

Esta nueva etapa en la erupción que afecta a La Palma desde el 19 de septiembre, y que ha obligado a la evacuación de 6.000 personas ante el avance de la lava sobre edificios, infraestructuras y cultivos en su recorrido hacia el mar se traduce en más emisiones de material, que se va acumulando sobre la primera colada.

La lava, que ha recorrido unos 3.100 metros y la separan aproximadamente 2.100 del mar, ahora está a más temperatura y por tanto es más fluida, porque proviene de partes más internas de la caldera, según ha explicado el director técnico del Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por Riesgo Volcánico (Pevolca), Miguel Ángel Morcuende.

La nueva lava avanzaba primero a unos 80 metros por hora, pero al alejarse del foco emisor se va ralentizando y quizás ahora baje a unos 30 metros a la hora, según cálculos aproximados.

Respecto a la sismicidad el director del Pevolca ha explicado que se encuentra en niveles bajos, aunque no se descartan movimientos que puedan alcanzar la magnitud 4, y ha apuntado que todos los terremotos registrados están vinculados al proceso volcánico que afecta a la isla.

El Instituto Geográfico Nacional ha detectado tres sismos de magnitud mayor a 2.2 desde el mediodía del viernes y ha informado de que el tremor volcánico ha alcanzado los valores más altos de las últimas 24 horas, mientras que se mantiene la estabilidad en las deformaciones del terreno.

La calidad del aire es buena, y de forma continúa se están haciendo mediciones, mientras que se ha descartado la posibilidad de que se produzca una lluvia ácida.

Pese a ello, la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias ha pedido a la población de la isla que evite las actividades lúdicas y deportivas al aire libre.

De hecho, la ceniza volcánica puede generar problemas bronquiales, pulmonares y oculares, por lo que cualquier persona que la manipule debe llevar mascarilla tipo FFP2 y gafas protectoras, ha aconsejado el director del Pevolca.

Sobre las personas desalojadas el viernes de sus viviendas en Tajuya, Taconde de Arriba y Taconde de Abajo, Morcuende ha señalado que permanecerán al menos 24 horas fuera de sus viviendas hasta analizar la evolución de la erupción volcánica.

El aeropuerto de La Palma se mantiene inoperativo por acumulación de ceniza, ha informado AENA, que ha señalado que ha empezado las tareas de limpieza.

El resto de los aeropuertos de Canarias están operativos y la compañía aérea canaria Binter ha reanudado su programación de vuelos con la isla de La Gomera y con los aeropuertos de Tenerife Norte y Sur, que fueron restringidos en la tarde del viernes.

En el dispositivo de emergencias, coordinado por la Dirección General de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias, trabajan más de mil personas, ha informado el consejero de Seguridad del Gobierno de Canarias, Julio Pérez.

TE RECOMENDAMOS