erupción en la palma

“Hay que hacer todo lo que esté en nuestras manos por estas familias”

El jefe de Estado promete a los damnificados que “no van a faltar ayudas” y les reconoce que no es fácil ponerse en su lugar
Los reyes visitan La Palma. EUROPA PRESS

El rey Felipe VI manifestó ayer que hay que hacer “todo lo que esté en nuestras manos” para sacar adelante a las familias damnificadas por la erupción volcánica de La Palma. “Hay que preservar su seguridad, garantizar su mañana y reconstruir en La Palma todo lo que la naturaleza se ha llevado”, dijo el monarca durante su visita al barrio de La Laguna, en Los Llanos de Aridane, a las personas que están en este lugar tras abandonar sus casas como consecuencia de la erupción volcánica que se inició el pasado domingo. Felipe VI aseguró, igualmente, que La Palma está “en el corazón” de todos los españoles y reconoció que no es fácil ponerse en el lugar de quienes lo han perdido todo.


Los reyes Felipe y Letizia, acompañados por los presidentes de España, Pedro Sánchez, y de Canarias, Ángel Víctor Torres, visitaron ayer la Isla Bonita, donde se reunieron con las personas damnificadas por la erupción volcánica, con el dispositivo de seguridad y de ayuda, y con el comité científico del Plan de Prevención de Riesgo Volcánico de Canarias. En La Laguna (Los Llanos de Aridane), los Reyes hablaron con un grupo de familias que han perdido sus casas, que les han contado su experiencia y que han pedido que las ayudas lleguen cuanto antes.


En una declaración a los medios, don Felipe dijo que en una tragedia como esta no es fácil ponerse en el lugar de los afectados, porque, con la pérdidas de sus casas y propiedades, han perdido “vidas enteras, tanto sacrificio acumulado e incluso la memoria de sus vidas”. Señaló, además, que se quedan “literalmente sin nada, sin sus casas, sin sus enseres, pero con vida”, y se mostró convencido de que, con la ayuda y solidaridad de los demás, podrán salir adelante. “No van a faltar ayudas”, aseguró el rey a los afectados, resaltando el “compromiso claro” de todas las administraciones, pero también de muchos ciudadanos, “tanto canarios como peninsulares que están haciendo lo posible para echar una mano”. Resaltó que en este compromiso también están entidades privadas y muchos ciudadanos “que, de forma altruista, quieren arrimar el hombro”.


Aunque reconoció que costará mucho volver a la normalidad, Felipe VI insistió en que “La Palma saldrá adelante”, y recordó el trabajo “incansable” de las fuerzas de seguridad, fuerzas armadas, protección civil, bomberos, Cruz Roja, científicos y especialistas “y tantos voluntarios que están ayudando a sus vecinos”.

TE RECOMENDAMOS