Puerto de la Cruz

La obra del futuro parque San Francisco, en el Puerto de la Cruz, hace peligrar el BIC

El estudio de riesgos sobre las futuras excavaciones que deben realizarse en el solar antes de su construcción advierte de posibles afecciones en la iglesia aledaña del mismo nombre

El antiguo parque San Francisco fue demolido y el nuevo se levantará en el mismo solar. DA

El nuevo Parque San Francisco está destinado a ser siempre un proyecto ya que lleva 14 años intentando, sin éxito, convertirse en una realidad.


Ahora, el Estudio de Riesgos (que incluye también el geotécnico) sobre las futuras excavaciones que se tienen que hacer en solar antes de iniciar su construcción advierte del peligro de afecciones (posibles derrumbes) en la iglesia de San Francisco, “debido a que las vibraciones de la maquinaria superen el umbral permitido aun con las medidas correctoras propuestas y ello pueda derivarse bien en una paralización temporal o definitivo de la excavación con los consiguientes perjuicios patrimoniales y económicos que supone”, asegura el concejal de Ciudad Sostenible y Planificación y portavoz del Gobierno municipal, David Hernández.


La iglesia, anexa al solar donde se levantará el nuevo parque fue catalogada como Bien de Interés Cultural (BIC) con la categoría de monumento por el Gobierno de Canarias en mayo de 2013. El alcalde, Marco González, aseguró en una entrevista a este periódico que “no iba a poner en riesgo un BIC como la ermita de San Francisco”.


Las conclusiones de este documento, encargado por el Consorcio de Rehabilitación Turística a la empresa Terragua Ingenieros, fueron remitidas al área de Patrimonio del Cabildo de Tenerife y al Obispado, propietario del inmueble.


En virtud del mismo, el Consorcio solicitó al Ayuntamiento conformidad para solicitar una ampliación a los edificios públicos colindantes, como la plaza Victor Pérez, el inmueble de 30 viviendas ubicado en el lateral de la iglesia y la misma calle San Juan. Su duración no se puede estimar.


Así, en la comisión de Urbanismo celebrada ayer, se decidió convocar una reunión monográfica con los grupos de la oposición para darles a conocer el informe y trabajar en futuras decisiones. No obstante, el concejal prefiere, por ahora, no hablar de otros posibles escenarios sino de “asegurarse bien del riesgo que se corre y de que se pueda controlar”.


El Plan General de Ordenación (PGO) del municipio obliga con este proyecto a un estudio de detalle previo de la manzana en la que se levantará el inmueble, que se tendría que haber realizado antes de convocar el concurso de ideas. “Hay una serie de análisis que no se hicieron antes de dar este paso, que debería haber sido el último, con lo cual estamos intentando ordenar lo que no iba en buen camino y proteger, el proyecto en sí, el patrimonio, a las personas y también el dinero público, para evitar que haya inconvenientes graves a mitad de la obra”, declara el edil.