La Palma

La Palma continúa dando pasos hacia una “potencial erupción”

El IGN cifró en seis centímetros la deformación de la corteza de la Isla, con especial afección, según los GPS del Involcan, en la costa de Los Llanos y Montes de Luna (Mazo)

Imagen de los desprendimientos ocurridos ayer en una ladera del barrio de El Remo. DA
Imagen de los desprendimientos ocurridos ayer en una ladera del barrio de El Remo. DA

El enjambre sísmico que, desde el pasado sábado, sacude el entorno del volcán de Cumbre Vieja, continúa activo. De hecho, a juicio de David Calvo, responsable de Difusión del Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan), los más de 920 seísmos localizados a lo largo de los últimos días en dicha zona denotan que nos encontramos ante un “proceso muy energético” que, es de esperar, siga evolucionando. En este sentido, el experto indica que el hecho de que se haya producido una deformación de la corteza de la Isla de seis centímetros -cuadruplicándose en 24 horas-, denota que “seguimos dando pasos hacia una potencial erupción”, si bien no se puede calcular el momento en que esto ocurrirá: pueden ser semanas, meses o incluso años.

Como datos a tener en cuenta, en primera instancia, la baja profundidad en la que tienen lugar los temblores. De acuerdo con la información recabada por el Instituto Geográfico Nacional (IGN), tan solo ayer se tuvo constancia de 20 terremotos de entre 1 y 3 kilómetros de distancia respecto a la superficie; muchos de ellos, sentidos por la población de distintos municipios, pero especialmente de los cuatro que permanecen en alerta: Los Llanos de Aridane, El Paso, Fuencaliente y Mazo, a los que se une, por afección indirecta, Tazacorte. Aparte, en el barrio aridanense de El Remo se produjeron desprendimientos de rocas desde la parte superior de una ladera, lo que, reconoce Calvo, “tiene que ser consecuencia directa de los seísmos”. “Es habitual. En 2011 vimos muchos en El Hierro”, concretó.

Preguntado por la cifra a partir de la cual se puede considerar que la deformación del terreno es síntoma de una erupción inminente, el responsable de Difusión explica que “no hay un valor determinado”, pues en algunos lugares los volcanes han estallado con apenas unos centímetros y en otros esta variación ha tenido que alcanzar varios metros. El antecedente herreño apunta a un rango de 12 a 15 centímetros, pero, al tratarse de una estructura volcánica “diferente”, los umbrales pueden ser radicalmente distintos, como reconocía a DIARIO DE AVISOS el jefe de Vigilancia del Involcan, Luca D’Auria. Lo que está claro es que la “intrusión magmática” que se atribuye al actual enjambre de Cumbre Vieja no se apagará de repente, más bien, en el supuesto de que se desactive, lo hará “poco a poco”, en la misma medida en que “pierda energía”.

INSTRUMENTACIÓN

Vista general de uno de los volcanes de Cumbre Vieja, situado en la vertiente sur de la Isla | EUROPA PRESS

Para observar este fenómeno se está empleando instrumentación tanto del IGN como del Involcan. El primer organismo posee inclinómetros que han posibilitado medir la deformación de la corteza palmera, aunque no ubicarla con precisión. Para esta tarea, resultan de utilidad las siete estaciones GPS que el Involcan tiene instaladas en La Palma, que han situado estas alteraciones en la costa de Los Llanos de Aridane y la zona de Montes de Luna (Mazo), coincidiendo con las primeras conclusiones, que señalaban a la vertiente oeste como la que mayor cabida está dando a los movimientos del magma. A estos dos tipos de dispositivos se unirá, en las próximas horas, el satélite Sentinel de la Unión Europea.

Precisamente el martes, a petición del Instituto Geológico y Minero de España (IGME), la Delegación del Gobierno central en Canarias solicitaba la activación del denominado programa Copérnicus de la Unión Europea. Un plan que, bajo los auspicios en nuestro país del Centro Nacional de Seguimiento y Coordinación de Emergencias (CENEM) y con la técnica de la interferometría, permite obtener imágenes aéreas de un punto concreto del globo. En esta ocasión, para localizar con mayor exactitud dónde hay deformaciones y, por tanto, hacia dónde se está desplazando el magma, que está “buscando una salida”, recordaba D’Auria, al tiempo que señalaba que no podía descartarse el escenario de que, a una profundidad determinada, se detuviese.

DESPLIEGUE

Por otro lado, el Involcan ha enviado una delegación de expertos a la Isla Bonita para que trabajen sobre el terreno y extraigan datos in situ. Así, hasta cuatro profesionales del Instituto estarán encargados desde hoy de estas tareas. Además, David Calvo afirma que “estamos en contacto con colaboradores internacionales” de prestigio, pertenecientes a instituciones de Estados Unidos, Japón e Italia, entre otros tantos países.

Cabe recordar que el episodio que en la actualidad vive la Isla Bonita se remonta a septiembre del año pasado. Desde 1971, cuando entró en erupción el Teneguía, hasta 2017, no se tiene constancia de actividad sísmica en el territorio insular. A partir de entonces, se han registrado enjambres sísmicos, y a finales de 2020, el sistema de monitorización geoquímica del Involcan detectó los mayores niveles de helio-3 de las últimas tres décadas. El volcán de Cumbre Vieja se activaba. Un proceso de “intrusión magmática” daba comienzo, aunque a una profundidad de alrededor de 20-30 kilómetros, frente a los 10 que se manejan ahora.

NIVEL DE ALARMA

El Comité Científico previsto en el Pevolca (Plan de Protección Civil y Atención de Emergencias de Canarias por Riesgo Volcánico) decidió ayer que los cuatro municipios que estaban en semáforo amarillo por riesgo de erupción continúen en el mismo nivel, dado que el escenario no ha cambiado lo suficiente como para prever un suceso inminente. Aparte, el Cabildo palmero ha desarrollado nuevos materiales informativos para preparar a la población ante una virtual precipitación de los acontecimientos. Así lo declaraba al DIARIO la consejera insular de Emergencias y Seguridad, Nieves Rosa Arroyo, que insistía en la coordinación que se ha llevado a cabo con los ayuntamientos y el mensaje de tranquilidad a los residentes.

Otro aspecto reseñable es que responsables del Ayuntamiento de El Paso han acudido a varias viviendas del municipio, y concretamente de los barrios de Jedey y Las Manchas, “para transmitir calma, recabar información sobre las personas que puedan tener problemas de movilidad, saber qué familias tenían animales e informar a los vecinos sobre las indicaciones preventivas que nos envía Protección Civil sobre la importancia de estar preparados por si se diera la posibilidad de una evacuación”, describía ayer el alcalde pasense.