Sociedad

La ULL suprime la prueba de septiembre pese a los altercados con estudiantes

Los nuevos estatutos del centro académico concentran las tres evaluaciones en dos convocatorias antes del mes de julio

La reunión del claustro vivió momentos de tensión a sus puertas./ Cedida

Ni los altercados vividos entre parte del estudiantado y los trabajadores de seguridad contratados por la Universidad de La Laguna (ULL) el pasado miércoles impidieron que el Claustro de dicho centro académico aprobase ayer sus nuevos estatutos, que incluyen la histórica supresión de la convocatoria de septiembre, al trasladar los exámenes de dicho mes a julio.

Aunque la ULL presume de que con la medida se está “garantizando las mismas opciones de evaluación para los estudiantes y logrando así una mejor estructuración del calendario universitario”, lo cierto es que la medida supone un nuevo hándicap para los alumnos menos favorecidos, especialmente aquellos que se ven obligados a trabajar para sufragarse sus estudios y que optan por repartir sus opciones entre las ventanas temporales que les quedaban para preparase los exámenes. Sea como fuere, el nuevo articulado sobre la convocatoria de exámenes no entrará en vigor hasta, previsiblemente, 2022/23.

El documento estatutario aprobado en la sesión de ayer parte de un borrador de reforma de 2017, que finalmente no vio la luz. A partir de él, una comisión formada por representantes de todos los grupos claustrales ha trabajado desde febrero para presentar al pleno del Claustro el documento final, sobre el que ha habido un amplio consenso, salvo en el artículo dedicado a la convocatoria de exámenes del mes de septiembre.

La propuesta ganadora opta por un sistema de evaluación continua e indica que el estudiantado tendrá derecho a tres evaluaciones en el marco de dos convocatorias oficiales antes de finalizar el mes de julio. Con ello, la actual convocatoria de septiembre se trasladaría al mes de julio, de tal forma, según la ULL, “que los estudiantes no pierdan opciones de evaluación y se ordena mejor el calendario académico, que hasta el momento solapaba un curso con otro”.

Bronca
Como no podía ser de otra manera, cambios tan sustanciales soliviantaron los ánimos de no pocos estudiantes, pese a que la votación en el Claustro fue con una mayoría más que suficiente. Cuando se debatía la medida, varios alumnos denunciaron en las redes sociales los empujones sufridos a manos de trabajadores de seguridad de la ULL que les impedían acceder a la reunión del Claustro, lo que se pudo comprobar gracias a varios vídeos que al poco se convirtieron en virales.