Erupción en La Palma

El avance de la colada del noroeste obliga a evacuar más zonas llanenses

La reactivación del flujo lávico, que parecía detenerse, ha puesto en riesgo nuevas viviendas y ha obligado a ampliar el perímetro de exclusión, motivo por el que se decretaron más desalojos

Camiones anegados de enseres durante las evacuaciones del barrio aridanense de Todoque | KIKE RINCÓN (EUROPA PRESS)

El volcán parecía dormido. Durante el día de ayer, de la chimenea principal del volcán de Cumbre Vieja salía lava. De hecho, se observaba con más nitidez que de costumbre a plena luz del día, ya que las nubes -entre ellas la de ceniza volcánica- oscurecían el ambiente en el Valle de Aridane y avivaban los tonos cálidos, incandescentes, que caracterizan las fotografías nocturnas que se han tomado del fenómeno natural. Sin embargo, no emitía prácticamente ruido. En Los Llanos de Aridane, donde se había vivido la noche anterior las evacuaciones del barrio de La Laguna, con el traumático recuerdo de cuál fue el destino al que se vio abocado Todoque, en las cafeterías una frase recurrente era: “Parece tranquilo, seguro que está cogiendo fuerza. Ya verás el pepinazo”.

Así lo manifestaba un hombre que tomaba café en un céntrico bar de la localidad. Lo que este varón no podía prever, pese a su desconfianza, al igual que el resto de habitantes del municipio más poblado de la Isla, es que horas más tarde, alrededor de las 21.00, la pesadilla se volvería a repetir. Los comités director y científico previstos en el Pevolca (Plan de Protección Civil y Atención de Emergencias de Canarias por Riesgo Volcánico) tomaron la decisión de que se procediera al desalojo de nuevas áreas del entorno lagunero, dando traslado de las pertinentes instrucciones a la Dirección General de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias, encargada de ejecutar el mismo.

Concretamente, de acuerdo con la orden que hicieron pública, se decretaba la evacuación de “la zona comprendida al sur de camino La Cruz Chica en el cruce con camino Los Campitos, siguiendo camino Morro Cabrito hasta alcanzar la LP-2”. El motivo de una medida tan drástica: “La previsión de avance de la colada de lava que discurre más al noroeste y su proximidad a la zona límite del perímetro ya evacuado”. A última hora del día, el volcán volvió a alimentar dicha colada, causando temor entre quienes habían depositado sus esperanzas en la lenta dinámica en la que había entrado.

Hasta la medianoche se permitió que los vecinos de estas últimas zonas desalojadas pudieran abandonar sus hogares, desplazándose al punto de encuentro establecido, el polideportivo Camilo León de Los Llanos de Aridane; el mismo que el martes.