santa cruz

El Pleno de Santa Cruz rinde homenaje a la dirigente vecinal Goya Alonso

Doña Gregoria Alonso Jiménez, conocida por todos como “Goya de Afur”, nació en 1949, es la séptima de nueve hermanos, dejó sus estudios para ayudar a su familia desde muy joven
Goya Alonso / DA

Goya Alonso no pudo reprimir las lágrimas cuando el alcalde, José Manuel Bermúdez, anunció que la finalización del expediente de honores que el Ayuntamiento inició en favor de la histórica dirigente vecinal de Afur, por el que un tramo del paseo de San Pedro en este núcleo de Anaga, llevará su nombre. Y es que, como contó el alcalde, Goya acudió al Salón de Pleno “engañada”. Lo hizo acompañada de su hijo, y recibió el homenaje de todos los concejales, puestos en pie, y aplaudiendo su presencia.

Bermúdez leyó, también emocionado, puesto que dijo conocer a Goya Alonso “desde muy niño” el expediente por el que se conceden honores y distinciones a la mentada dirigente vecinal. “Queda suficientemente acreditada la meritoria labor que doña Gregoria Alonso Jiménez ha realizado en Anaga, luchando desde hace décadas por conseguir mejorar la calidad de vida de los vecinos y vecinas de todos los pueblos, barrios y caseríos del Macizo; una vecina comprometida con las personas, el entorno y la cultura de Anaga”, leyó el alcalde.

El expediente de solicitud de honor o distinción fue iniciado a petición de la Asociación de Vecinos La Cumbrecilla, petición a la que se adhirieron y apoyaron numerosos vecinos y representantes vecinales de Anaga.

Doña Gregoria Alonso Jiménez, conocida por todos como “Goya de Afur”, nació en 1949, es la séptima de nueve hermanos, dejó sus estudios para ayudar a su familia desde muy joven. Conocía muy bien el Ayuntamiento de Santa Cruz, ya que su padre fue “alcalde pedáneo de Anaga”. Junto a él aprendió desde pequeña cuales eran las necesidades de los vecinos y la preocupación de sentirse aislados en el tiempo.

Esos conocimientos sobre la problemática de Anaga hicieron que recorriera todos los barrios y pueblos del macizo para conocer de primera mano las necesidades de los vecinos, además recorrió, en su momento, Anaga con una furgoneta vendiendo pescado y todo tipo de demandas que los vecinos le hicieran saber.

Formó parte del movimiento vecinal desde 1982 en la asociación La Cumbrecilla, de Afur, donde asumió diversos cargos, llegando incluso a su presidencia.

Se federó como Asociación Vecinal en la Federación de Asociaciones del Literal de Anaga (F.A.L.A). Su preocupación por los vecinos llevó a su asociación a reclamar y luchar para que la zona alta de Anaga contara con asistencia médica, consiguiendo la instalación un consultorio médico.

Otras medidas luchadas y conseguidas por “Goya” fueron la mejora de las carreteras, pistas, transporte urbano de la zona.

Preocupada en todo momento por la comarca de Anaga hasta la fecha consigue también cuadrillas de personal para limpieza y acondicionamiento de las carreteras, que se mejoren los accesos a las viviendas y condiciones habitables de sus vecinos y personas mayores de Afur y Anaga. Lucho por el mantenimiento de la Ermita de Afur, consiguiendo su rehabilitación y mantenimiento.

Llegó a ser presidenta de la Federación de Asociaciones y Parque Rural del Litoral de Anaga, denominada F.A.R.P.L.A, desde donde consiguió mejoras habitacionales para la zona de Anaga.

Comprometida con las personas más desfavorecidas, ha trabajado incansablemente con organizaciones de reparto de alimentos, como las ONGS Sonrisas Canarias y Abrigos y Sonrisas.

Durante el fatídico 31 de marzo trabajó con fuerza por sus vecinos, Anaga fue muy castigada por el tiempo, por ello Goya dedicó innumerables horas a ayudar a las personas y a la recuperación de la zona

Reconocida y querida por sus vecinos de Anaga, en el año 2017 recibió por parte del Excelentísimo Cabildo de Tenerife un reconocimiento histórico por sus valores humanos.

TE RECOMENDAMOS