Erupción en La Palma

Las dudas vecinales por el volcán: “¿Tenemos que dormir con un ojo abierto?”

Miembros de los comités científico y técnico del Pevolca se reunieron ayer con residentes de Mazo y Fuencaliente para aclarar que nada apunta a una nueva boca en el Sur de la Isla

Reunión celebrada en el municipio de Villa de Mazo con cerca de 500 vecinos para resolver dudas sobre la erupción del volcán de Cumbre Vieja | DA

“Una tranquilidad certera”. Es, en palabras del director técnico del Pevolca (Plan de Protección Civil y Atención de Emergencias de Canarias por Riesgo Volcánico), Miguel Ángel Morcuende, lo que buscaban los cerca de 500 vecinos de Villa de Mazo citados en la tarde de ayer a una reunión informativa para conocer las últimas novedades en torno al volcán de Cumbre Vieja. Concretamente, los residentes en el municipio, que han venido sintiendo fuertes seísmos desde que dio comienzo la erupción, manifestaban su preocupación ante la posibilidad de que se abriera un nuevo centro de emisión de lava en la localidad que amenazara sus hogares.

Durante la ronda de preguntas a los expertos presentes, entre los que se encontraba el director del Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan), Nemesio Pérez, y el vulcanólogo del Instituto Geográfico Nacional (IGN) Stavros Meletidis, una de las asistentes puso de relieve la incertidumbre en la que ha estado sumida la población ante una situación inédita para las actuales generaciones: “¿Hay certeza de que, si va a pasar algo, haya cierto tiempo de antelación? ¿Podemos dormir tranquilos, o tenemos que hacerlo con un ojo abierto toda la noche”. A esto, los científicos respondieron aludiendo a dos factores: la sismicidad, que se halla a varios kilómetros de profundidad, y la deformación del terreno, de la que no se tiene constancia.

Es decir, que de acuerdo con lo expuesto por las autoridades, no se dan las condiciones propicias para la aparición de una nueva boca entre Mazo y Fuencaliente, tomando como referencia, además, los valores que se registraron en El Paso días previos a que el volcán estallara en la zona de Cabeza de Vaca. No obstante, se trata de un escenario dinámico, en el que frecuentemente se observan cambios. Por ello, otra mazuca mostró su preocupación, ya que, según dijo, en su vivienda no tiene cobertura telefónica y, al estar aislada, dudaba si la avisarían o no en el supuesto de una evacuación, a lo que los integrantes del Pevolca replicaron que ya tenían en cuenta las particularidades orográficas de un territorio como La Palma.

Otro residente habló de una elevación de la tierra que podría haber alcanzado los cuatro centímetros. Es más, aseguró que lo había visto en una publicación del Ministerio de Transportes. Una afirmación ante la que Nemesio Pérez respondió con un rotundo “no” sobre su veracidad, y aprovechó la ocasión para recordar la importancia de acudir a fuentes de información fiables, oficiales, para evitar caer en bulos o imprecisiones que solo van encaminados a generar alarma entre los habitantes.
Posteriormente, se celebró un encuentro en Fuencaliente para abordar la misma temática, en el que se plantearon cuestiones similares, en torno a los sismos, la intrusión magmática y los virtuales riesgos para los fuencalenteros.