erupción en la palma

Piden a El Paso confinarse y los bagañetes esperan otra fajana lávica

El Pevolca recomienda a los pasenses permanecer en sus casas por la mala calidad del aire; la colada, rumbo al mar
Barrio de La Laguna, en Los Llanos de Aridane, y humareda en el Callejón de Cabrejas. Alejandro Ramos (Ahora.Plus)

Las diferentes coladas emanadas del volcán de Cumbre Vieja, que lleva desde el pasado 19 de septiembre en erupción, entraron ayer al mediodía en una leve fase de “estabilidad y lentitud”, incluso la que hasta ahora se estaba mostrando más activa y que se encuentra a unos 160 metros del mar en la costa de Tazacorte, sin que se prevea que a primera hora de hoy puedan entrar en contacto las rocas calientes con el agua, aunque sí es de esperar que lo haga a lo largo de la jornada.


La directora del Instituto Geográfico Nacional (IGN) en Canarias, María José Blanco, indicó en su comparecencia diaria que, teniendo en cuenta el caudal y la velocidad de la referida colada, que al mediodía marcaba apenas dos metros por hora, no es previsible una llegada inminente al mar. Cabe recordar que fue el mismo trazado que se llevó por delante y sepultó el supermercado del barrio de La Laguna, en Los Llanos de Aridane, y que en la actualidad atraviesa una zona de cultivo de plataneras en el litoral del Valle.


En el supuesto de que la lava alcance el mar, se decretaría automáticamente el confinamiento de más núcleos del municipio de Tazacorte que los que ya obligó la colada primigenia, la que atravesó Todoque y generó la fajana. En concreto, se recomendó a los vecinos de la Marina Alta, Marina Baja, La Condesa y San Borondón que no salieran de sus hogares sino para lo imprescindible, vista la posibilidad de que la reacción térmica expulsara gases nocivos para la salud, recordó el director técnico del Pevolca (Plan de Protección Civil y Atención de Emergencias de Canarias por Riesgo Volcánico), Miguel Ángel Morcuende.


En este sentido, señaló que la otra colada que amenaza al centro de La Laguna, cuya población fue evacuada la semana pasada por completo, está entre los 200 y 250 metros, pero la dirección que pudiera coger, porque ayer al mediodía estaba prácticamente “parada”, sería hacia el suroeste y se acabaría uniendo con la que más ha avanzado hacia el mar. Por otra parte, el técnico quiso subrayar que en las horas anteriores a su comparecencia desde el Palacio Salazar, que tuvo lugar pasadas las 14.00 horas, se había observado “una clara pérdida de aportación” de lava a las coladas, que en vez de avanzar están aumentando en espesor, es decir, ensanchándose.


Asimismo, el director técnico del Pevolca anunció que, si bien ayer la actividad escolar se había desarrollado con absoluta normalidad, con la asistencia de un 90% de los educandos del Valle de Aridane, para hoy, en previsión de que la colada pudiera llegar al mar, las clases serán online en Tazacorte, en los colegios Juan XXIII y de El Puerto. Esta modalidad formativa, que se popularizó en el sistema de enseñanza español -entre otros motivos- debido a la pandemia de la COVID-19, podría continuar de forma telemática durante los próximos días, en función de cómo evolucione la colada.


También Morcuende se refirió a la operatividad del aeropuerto y a la calidad del aire, admitiendo que hay un problema “obvio” relacionado con las partículas en suspensión de la erupción y la calima. Esta circunstancia se puede solucionar “fácilmente” con mascarilla -dijo-, mucho mejor si es FFP2. Y explicó que las altas concentraciones de algunos gases obligan al Pevolca a recomendar a la población de El Paso a que se autoconfine. De hecho, la instrucción a la población es que esté el mayor tiempo posible en espacios interiores en los tramos horarios en los que el viento que procede del mar lleva los gases hacia arriba.
No obstante, prosiguió el director técnico, los científicos al parecer no tienen datos suficientes para forzar el confinamiento de la población, sino para hacer esta recomendación. Asimismo, precisó que la erupción del Cumbre Vieja no ha traído consigo efectos adversos sobre la vida marina; según comentó, hay muy pocos peces muertos y no hay concentración de contaminantes en el agua que pudieran contraindicar la futura pesca de los mismos.


De otro lado, las autoridades ofrecieron datos sobre las personas albergadas en recursos habilitados por las administraciones públicas: un total de 344 personas, de las que 327 están en el hotel de Fuencaliente y 17 en otro de Los Llanos. En total hay 763,32 hectáreas golpeadas por la catástrofe, 20 más que en la jornada anterior, y 228,9 corresponden a áreas de cultivos: 128,07 de plataneras, 52,02 viñedos y 16,9 aguacates. Además, el satélite Sentinel, del programa Copernicus de la Unión Europea, calcula que 1.956 edificaciones han sido destruidas y 61 permanecen en riesgo, si bien estas cifras han de contrastarse con los datos que figuran en el catastro.


María José Blanco quiso detallar que el centro de emisión que se reactivó el día 16 continúa su actividad con expulsión de cenizas de forma intermitente, y agregó que no se descarta la aparición de nuevos focos cercanos al cono principal. La altura de la columna de cenizas y gases a las 09.00 de ayer era de 4.000 metros y, en cuanto a la previsión del tiempo, indicó que se espera que hoy remita la presencia de polvo procedente del Sáhara, que ha enturbiado el ambiente.


El penacho de cenizas tiene una posición favorable para la operatividad del aeropuerto, que, sin embargo, podría ver afectada su operatividad en las horas centrales del día de hoy debido a los vientos. En lo referido a la sismicidad, los terremotos siguen concentrándose en la misma zona -entre Mazo y Fuencaliente- y mantienen profundidades entre 10 y 15 kilómetros. Eso sí, siguen teniendo una magnitud máxima de 4,6. Con este nivel de sismicidad continúan siendo probables sismos sentidos.

TE RECOMENDAMOS