la laguna

Un huerto “social y terapéutico” para “empoderar” a los usuarios del centro Clemencia Hardisson, en La Laguna

El Recurso Alojativo Municipal Clemencia Hardisson cuenta con un cultivo urbano gestionado por sus usuarios con la colaboración de la asociación vecinal del casco
Representantes del Ayuntamiento, la asociación vecinal y Cruz Roja, ayer en el huerto. Fran Pallero

El Recurso Alojativo Municipal (RAM) Clemencia Hardisson, en La Laguna, cuenta con un huerto urbano en su patio interior como actividad de ocupación saludable, pero que, además, es “social y terapéutico”, ya que se busca propiciar “el empoderamiento y el bienestar psicosocial de las usuarias y usuarios del centro”.
Así lo explicaba ayer Ruth Regalado, educadora de Cruz Roja, entidad encargada de la gestión del centro, durante la visita a este huerto urbano, del que los usuarios del recurso alojativo recogieron ayer su primera cosecha.


La visita contó también con el alcalde, Luis Yeray Gutiérrez; el concejal de Bienestar Social, Rubens Ascanio; el presidente de la Asamblea Comarcal de Cruz Roja, Fernando Galván, así como integrantes de la Asociación de Vecinos del Casco Histórico, encabezados por el tesorero, Mario Ramos.


Este huerto ha nacido de la colaboración la Asociación de Vecinos del Casco, los usuarios del centro y Cruz Roja, con la ayuda de dos empresas, que han aportado el material necesario.


“Tras la primera visita que hicimos al centro, propuse a la Junta de la asociación apoyar este proyecto. Le hemos dado vida a un lugar donde hay gente que está necesitada de estas cosas para que puedan sentirse como si estuvieran en su casa”, afirmó Mario Ramos.


“Desde que entramos al centro y vimos el patio interior que teníamos, una de las ilusiones era crear un huerto así”, añadió Ruth Regalado.


“Lo primero que hicimos fue una formación para que ellos tuvieran conocimiento de cómo crear un huerto urbano -continuó-. Hemos plantado hortalizas en un lado y plantas aromáticas en otro. También hicimos un taller donde explicamos los beneficios medicinales que tienen las diferentes plantas aromáticas. Iremos rotando, no siempre plantaremos lo mismo. Hay cosas que podremos usar aquí, pero nuestra intención será darlo a otras personas que realmente lo necesiten”, ya que el centro cuenta con un servicio de cáterin.
Ruth Regalado destacó que, a través de esta iniciativa, “lo que hemos conseguido son muchos beneficios, no solo físicos y cognitivos para todos los usuarios y usuarias, sino que también hemos fomentado la responsabilidad, la creatividad, la mejora de la autoestima y hemos creado valores más saludables y sostenibles con el medioambiente”.


Un huerto que valoran mucho los usuarios del centro. “Me gusta la tierra, me gusta trabajarla, siempre me ha gustado tener una casita y una huertita y plantar. Me gusta hacer esto, es un entretenimiento que tienes y un hobby, para no pensar en otras cosas”, afirmaba ayer una de las usuarias.


El alcalde valoró que se trata de “una de las acciones sociales que más enriquecen a nuestro municipio y nuestra sociedad”.


Asimismo, el edil de Bienestar Social añadió que “más de 30 personas residen aquí de forma temporal hasta que mejoren sus condiciones de vida. Han entrado hombres, mujeres y familias, y han encontrado un hogar que está construido con el cariño, la fuerza y con el apoyo y respaldo fundamental de la comunidad. La Asociación de Vecinos del Casco ha puesto un empeño extraordinario en dar calidad de vida a este patio, que ahora es un espacio vivo, digno y terapéutico”.


Este centro, en el que actualmente hay 38 residentes, está dirigido a personas en situación de exclusión social e incluye un amplio programa para mejorar su inserción sociolaboral. Además, apuesta por el trabajo conjunto con la ciudadanía del entorno en el que se inserta, para favorecer la integración de un recurso que se aleja del modelo de albergues y apuesta por un sistema de atención integral para devolver la autonomía a estas personas.

TE RECOMENDAMOS