santa cruz

Los números de Rodin

La experiencia de ciudades como Málaga y Bilbao con museos internacionales sirven a Santa Cruz para conocer el impacto económico del espacio dedicado al escultor francés
Si el compromiso del Gobierno de Canarias es firme, el arreglo del Parque Viera y Clavijo podría iniciarse ya a lo largo del próximo año, con la redacción del proyecto | Foto: Sergio Méndez
El Parque Cultural Viera y Clavijo será la sede del futuro Museo Rodin Santa Cruz, una vez que se proceda a la rehabilitación del edificio de la mano del arquitecto Fernando Menis. Sergio Méndez

Los beneficios de contar con un espacio cultural tan prestigioso como el Museo Rodin en una ciudad como Santa Cruz de Tenerife parecen evidentes. Una marca mundialmente conocida, que ofrecerá una perspectiva diferenciada de los otros dos espacios existentes en el mundo (París y Philadelphia), al habilitar el tejado del Parque Cultura Viera y Clavijo, sede del Museo Rodin, como espacio expositivo al aire libre, con vistas directas al mar, a lo que se sumarán las obras escultóricas previstas, entre ellas, la presencia de una copia-original de una de las principales obras de Rodin: El Beso. Y, por último, será el único museo del mundo fuera de París que contará con una réplica de La Puerta del Infierno.

Todo esto atraerá visitantes, tanto locales como extranjeros, que dejarán riqueza en la ciudad. Saber la cuantía exacta de esa riqueza es lo que ha estudiado el Ayuntamiento de Santa Cruz a través del estudio del impacto económico en el que en el escenario más conservador, el Museo Rodin Santa Cruz recibiría medio millón de visitantes al año con un impacto económico superior a los 61 millones, mientras que en el más optimista, esos visitantes superarían los 900.000 y el impacto sería de 158 millones.

Para llegar a esas cifras, el estudio, al que ha tenido acceso DIARIO DE AVISOS, se apoya en los datos que ya ofrecen dos ciudades con museos internacionales como son Málaga y Bilbao. La primera es una ciudad de características similares a Santa Cruz, en tanto en cuanto está dentro de una zona turística de gran afluencia (Costa del Sol), y que ha aplicado en los últimos años una apuesta por la cultura museística, que ha tenido como consecuencia un incremento del 54% en el número de turistas que visitan la ciudad desde que abriera sus puertas el Museo Picasso en 2011. En cuanto a Bilbao, la presencia del Museo Guggenheim sirve de ejemplo de lo que supone el alcance económico en una ciudad con un museo internacional.

El informe encargado por el Ayuntamiento para estimar el número de visitantes que recibiría el Muse Rodin Santa Cruz toma como referencia los 703.807 personas que visitaron el Museo Picasso de Málaga en 2019. Una cifra que es el 9,9% de los viajeros alojados que recibió la ciudad ese año, y que fueron algo más de siete millones. Esta última cifra es similar a la que recibió Tenerife ese año, más la población local. De esta forma, un primer dato de visitantes para el Museo Rodin Tenerife sería la de 570.690, mientras que si se tiene en cuenta que la estancia media de los viajeros en la isla es mayor que en Málaga, la cifra más optimista arrojaría unas visitas superiores al millón de personas al año.

Para confirmar este número, el estudio utiliza un segundo método, que le permite analizar los datos turísticos de Tenerife, y distinguir entre turistas totales, excursionistas y cruceristas, así como las motivaciones que los llevan a viajar, teniendo especialmente en cuenta entre estas últimas las culturales.

Aplicados estos filtros el resultado es que el Museo Rodin Santa Cruz podría recibir en su primer año 496.000 visitantes; en el segundo, más de 540.000; en el tercero 586.000; en el cuarto 630.000; y en el quinto 664.005. Mientras que en el escenario más optimista, en su primer año podría superar los 783.000 visitantes; el segundo los 878.000; y en el tercero los 962.000; para superar el millón en el cuarto y quinto año. Considerando que en el tercer año el proyecto ya estaría consolidado, el estudio estima que el número de visitantes estaría en torno a esos 586.000, cifra que no difiere en mucho de la alcanzada en primer lugar.

Con el número estimado de visitantes, el estudio aborda la estimación de ingresos del museo. Así, para el escenario más conservador, en el primer año, solo por la venta de entradas se superarían los seis millones de euros, a los que se sumaría un millón más por otros ingresos. En total, más de siete millones para el primer año de vida del museo. En un escenario más optimista, ese ingreso total se iría hasta los 12 millones. De nuevo, tomando como referencia el tercer año, se concluye que los ingresos oscilarían entre los 9 millones de la visión más conservadora y los 16 de la optimista.

Por último, el informe aborda el impacto económico total sobre la ciudad del Museo Rodin, con los efectos directos, los indirectos y los inducidos. En este caso, se apoya en las cifras del Museo Guggenheim de Bilbao, que en 2019 tuvo un impacto de 440 millones.

Al extrapolar estos número al futuro Museo Rodin Santa Cruz, el resultado es que con unos visitantes estimados de 586.000 (los del tercer año), y aplicando un coeficiente reductor del 50% frente a los números de Bilbao, para garantizar que las expectativas son los más realistas posibles, el impacto económico para la ciudad arroja más de 61 millones de euros. Si se va a un escenario más optimista, con 962.000 visitantes (los del cuarto año), y el coeficiente reductor es del 25%, el impacto que se genera es de 158 millones.

Para alcanzar esas cifras se han tenido en cuenta tanto la venta de entradas, el principal factor de ingreso, y que el estudio cifra en más de seis millones de euros para el primer año, como otras vías de ingreso como son el merchandising, el alquiler de espacios, los patrocinios o los servicios de restaurantes y cafetería, que en ese primer año podrían superar el millón.

Un impacto mayor que el del Carnaval

El concejal de Hacienda, Juan José Martínez, explica que los números se han ajustado para no sobrepasar las expectativas que un museo de estas características supone para la ciudad. “Se han puesto los escenarios peores, usando coeficientes reducidos a la mitad, para tener la seguridad de que, como mínimo, ese impacto económico en el escenario más conservador se alcanza”.

Defiende Martínez que “es un impacto mayor incluso que el que puede tener el Carnaval, entre otras cosas porque es algo que se mantiene todo el año, porque estamos hablando de que, en el escenario optimista, se alcanzan los 158 millones para la ciudad”.

Para el edil de Hacienda, “la inversión se justifica por sí sola porque lo que es la gestión del museo es, en sí misma, rentable”. A esto se une “la atracción de otros intangibles como el de contar con otro tipo de turismo más vinculado con la cultura, con una mayor capacidad de gasto”.

Insiste el edil en que los cálculos son moderados. “Un ejemplo de lo conservadores que hemos sido, es que en Bilbao, para el Guggenheim estiman que cada visitante genera un gasto en la ciudad de casi 14 euros, mientras que nosotros hemos considerado algo menos de la mitad, seis euros y pico, cuando es lógico pensar que cualquiera que venga aquí se va a gastar mucho más de seis euros, a poco que se tome un café y un bocadillo supera esa cifra”.

Explica el también edil de Viviendas que “este estudio previo nos sirvió para tomar la decisión definitiva de pujar por tener el Museo Rodin en nuestra ciudad. Nos permitió ver la viabilidad económica del modelo, ver cómo se mantiene. Tenemos las entradas, patrocinios, lo que se puede ingresar por la tienda, que en el caso de Rodin París es una parte muy importante de sus ingresos”. En el acuerdo con Santa Cruz, explica Martínez “está incluido una parte de todos sus ingresos, también los de merchandising, pero también otros productos como reproducciones a escala de esculturas…”

En esos ingresos también se incluye el alquiler de espacios como el de los jardines para presentaciones. “Rodin París por ejemplo alquila sus jardines a marcas como Dior o Gucci para hacer en ellos sus desfiles, pero también para bodas o actos concretos de empresas”.

La concejala de Cultura, Gladis de León, por su parte, destaca que, “desde el punto de vista cultural estamos hablando de aumentar la oferta de la ciudad, convertirla en un referente en cuanto a las esculturas”. “Podemos decir -continuó- que es un complemento a la exposición de esculturas en la calle que en 2023 cumple 50 años”. A todo esto habría que añadir que además “sería una palanca también para los artistas canarios, porque no podemos olvidar que una parte habrá una sala con exposiciones de artistas de las Islas”.

Ciudad de las esculturas

El alcalde, José Manuel Bermúdez, concluye que “estos datos demuestran que el futuro Museo Rodin será una clave para el impulso de la economía, no solo en la ciudad, sino en la Isla, como un atractivo más para la oferta hacia nuestros visitantes. Ese valor económico se sumará al cultural, como eje de la cultura de las Islas y de la consolidación de Santa Cruz de Tenerife como la capital de la escultura, titulo que ostenta desde hace décadas con la exposición internacional de esculturas en la calle”.

Los responsables del Museo Rodin París visitan la capital en enero

Los responsables del Museo Rodin París, finalmente, visitarán Santa Cruz, y el Parque Cultural Viera y Clavijo en el mes de enero. Concretamente, está previsto que lo hagan los días 13 y 14. De esta forma, se retrasa la visita que estaba inicialmente prevista para este mes de diciembre. Tras este viaje, se procederá a ultimar los detalles del convenio definitivo que permitirá instalar en Santa Cruz este espacio expositivo 

TE RECOMENDAMOS