erupción en la palma

Cerca de 400 terremotos realimentan al Cumbre Vieja y alejan su final

El vulcanólogo Vicente Soler, del CSIC, apunta que la actividad se ha desplazado “hacia el nordeste”; preocupa una colada a 800 metros de La Laguna, mientras la otra discurre sobre territorios ya dañados
Una persona observando la llegada de una cuarta colada al mar frente al Puerto de Tazacorte | EUROPA PRESS

El volcán de Cumbre Vieja continúa imparable. Ayer, se tuvo constancia de la mayor serie de sismos desde que el pasado 11 de septiembre la superficie de la Isla Bonita comenzara a temblar, con cerca de 400 terremotos localizados por el Instituto Geográfico Nacional (IGN) en las últimas horas. A ello se unen las palabras de Vicente Soler, vulcanólogo del CSIC, en Televisión Canaria, augurando que todavía resta tiempo hasta que se pueda dar por concluida la erupción, considerando que todos los movimientos de la tierra que están teniendo lugar, entiende, corresponden a “una realimentación”.

“Creo que en eso todos coincidimos”, indicó en referencia a sus colegas científicos, al tiempo que detalló que dichos eventos “han propiciado una desviación” de los flujos lávicos “hacia el nordeste”, como se viene observando en los últimos días. No obstante, quiso aclarar que “el magma es bastante viscoso”, motivo por el que “le está costando avanzar”. En la actualidad, dos recorridos acaparan las miradas de los expertos: uno, el de la colada 8, que se sitúa a 800 metros del barrio aridanense de La Laguna, y otro, el que discurre sobre territorios ya arrasados por las rocas fundidas.

Desde el Comité Director previsto en el Pevolca (Plan de Protección Civil y Atención de Emergencias de Canarias por Riesgo Volcánico), por medio de su cara visible, el funcionario insular Miguel Ángel Morcuende, se informó de que el segundo cono de grandes dimensiones formado por la acumulación de piroclastos no ha ocasionado más pérdidas materiales que las que ya se habían registrado previamente, pues la lava que este emite se ha limitado a aumentar la altura de las coladas existentes, sin que ello repercutiera a viviendas, fincas u otras infraestructuras.

Por su parte, María José Blanco, directora del IGN en Canarias y portavoz del Comité Científico de la emergencia, señaló que la emisión de dióxido de azufre (SO2), uno de los indicadores que más pistas dan a los avezados en la materia acerca del final del evento, marcó un valor entre 1.000 y 29.000 toneladas en la jornada del martes. Aun así, pese a la elevada cifra, recalcó que dista de las 50.000 del pasado 23 de septiembre.

De acuerdo con los datos recabados por el programa satelital Copernicus de la Unión Europea, el volcán de Cumbre Vieja afecta a un total de 1.134 hectáreas, habiendo destruido 1.548 edificaciones según consta en el Catastro. Esta circunstancia, a su vez, ha empujado a 533 personas a tener que permanecer alojadas provisionalmente en hoteles de Los Llanos de Aridane (71), Fuencaliente (422) y Breña Baja (40), a las que se unen otras 43 con necesidades especiales atendidas en centros sociosanitarios dependientes del Cabildo.

TE RECOMENDAMOS