la laguna

El IES La Laboral gana el certamen de arte urbano de Patrimonio

El primer curso de Bachillerato de Artes elabora su grafiti ‘La Laguna estrellada’ en un muro de la calle Lora y Tamayo, como premio del concurso organizado por el Ayuntamiento
Los alumnos plasmaron su dibujo en un muro localizado en la calle Lora y Tamayo.
Los alumnos plasmaron su dibujo en un muro localizado en la calle Lora y Tamayo.

El alumnado de primero de Bachillerato del IES La Laboral, en la modalidad de Artes, se ha alzado con el primer premio del certamen de arte urbano organizado por la Concejalía de Patrimonio Histórico del Ayuntamiento lagunero. Con su grafiti La Laguna estrellada, inspirado en el célebre cuadro de Van Gogh, el grupo de estudiantes se ha llevado como reconocimiento la posibilidad de plasmar su dibujo en un muro de unos cinco metros de largo por dos de alto, localizado en la calle Lora y Tamayo, junto al instituto.


Los institutos Viera y Clavijo y Marina Cebrián consiguieron el segundo y tercer puesto, respectivamente.


Los alumnos estuvieron, durante la mañana del pasado viernes, elaborando su obra y poniendo en práctica las técnicas aprendidas a través del programa educativo Mi ciudad en un grafiti, una iniciativa impulsada desde el área que dirige Elvira Jorge, para prevenir las pintadas vandálicas en los bienes y concienciar a la juventud lagunera sobre la importancia de cuidar la riqueza patrimonial.


Este proyecto, del que forma parte el concurso, está dirigido al alumnado de los institutos públicos del municipio. En esta cuarta edición -gestionada por la Asociación Adaris Canarias y llevada a cabo con el apoyo de la Concejalía de Medio Ambiente y los artistas urbanos Rayco Pérez, Alexander Carballo y Xerach Jaimon- han participado unos 500 escolares y 50 profesores de cuarto de la ESO, primero de Bachillerato y del Programa de Mejora del Aprendizaje y del Rendimiento.


En esta edición, que culminó el pasado noviembre, se presentó un total de 28 dibujos, entre los que se reconoció a tres.


Elvira Jorge celebró “la gran acogida de este año, en el que hemos podido volver a recuperar esta acción tan importante, después del paréntesis de 2020 debido a la pandemia”. Con esta iniciativa, lo que se busca “es que la juventud lagunera sepa discernir entre lo que son las pintadas vandálicas, con un grave daño en el patrimonio, y el arte urbano, que puede coexistir totalmente con la conservación de nuestro legado”, explicó.


Con el fin de que “adquieran una mayor conciencia, de manera lúdica, sobre la necesidad de cuidar de nuestra riqueza”, el proyecto educativo permite a los alumnos “potenciar sus habilidades y creatividad y poner en práctica las técnicas con el espray de la mano de artistas urbanos”.


La primera fase del programa incluye una visita guiada por el casco, para que el alumnado conozca sus elementos más emblemáticos y comprenda el deterioro que pueden causar este tipo de actos incívicos.

TE RECOMENDAMOS