navidad

Las cenas de Navidad y Fin de Año se encarecen un 10% en Canarias

La subida de precios de los alimentos típicos de estas fechas registra un récord histórico, según la OCU. Productos como el cordero o las ostras han ascendido un 22% y un 28%

La escalada inflacionista no da tregua a los hogares. Al desbocado precio de la electricidad se suma el de los alimentos, que, si bien en estas fechas es habitual que suban por la alta demanda como consecuencia de las cenas navideñas, este año han llegado a su máximo histórico. El Instituto Nacional de Estadística (INE) ya ha adelantado que el precio de los alimentos ascendió en noviembre un 3,2% interanual y, aunque aún no da detalle de cada producto, se prevé que el incremento se produzca en aquellos que más se consumen en estas fechas.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha puesto en marcha su observatorio de precios de Navidad, que tiene como objetivo comprobar la evolución de los productos de alimentación típicos de las fechas navideñas. Según los datos, la actual subida de precios supone un récord histórico y alcanza un 8% de media respecto a estas mismas fechas del año pasado. Una cifra similar a la que dio a DIARIO DE AVISOS el secretario general de la Asociación Canaria de Medianas y Grandes Empresas de Distribución (Asodiscan), Alfredo Medina, quien indicó que afirmar que los precios han ascendido esta Navidad entre un 8% y un 10% no es “descabellado”.

Es habitual que productos como el marisco, el cordero o la pata suban en estas fechas. Es más, el precio será más caro cuanto más se aproxime al 24 o 31 de diciembre. Lo normal es que la presión fiscal estos días aumente entre el 1% y el 3%, pero este año el coste de los productos se ha disparado hasta el 10%. Las causas son varias: la crisis energética que repercute directamente en locales y supermercados que tienen que mantener las neveras funcionando 14 horas al día; la crisis de suministros, especialmente de las materias primas como los cereales, pienso, plástico, vidrio o fertilizantes, y los cuellos de botella en los puertos chinos, que ha provocado un importante incremento del transporte marítimo. Son factores externos, pero que impactan directamente en la economía y en el bolsillo de los consumidores. “Existe una gran tensión en toda la cadena de suministros por el inicio de la recuperación económica y es indudable que está afectando a toda la cadena de valor”, recalcó Medina.

De los 15 productos a los que la OCU realiza un seguimiento,, nueve han subido de precio, especialmente las angulas, un 53%, seguidas de las almejas (36%), las ostras (28%), el cordero lechal (22%) y el besugo (15%). Ninguno de ellos había estado nunca tan caro.

Materias primas

Pero es que el incremento en el precio de los productos principales también se debe a que, en el último año, todas las materias primas que se ocupan en el campo también han disparado sus precios: el abono, entorno al 30%, y el plástico y el cartón, que se utiliza para embalar, también han aumentado un 30%. La organización agraria COAG habla de un alza del 100% en los fertilizantes, del 300% en la energía, del 50% en los plásticos y del 25% en los piensos para ganado. Una “brutal subida” que, dice la organización, no se está pudiendo trasladar al precio final. Según COAG, España es la huerta de Europa en esta época del año,, por lo que el margen del agricultor para repercutir los precios es casi nulo. Si a esto le añadimos que los agricultores han tenido que cumplir con los costes laborales de un incremento en el Salario Mínimo Interprofesional (SMI), sus costes de producción se han elevado por las nubes. Lo cierto es que se está produciendo la tormenta perfecta en toda la cadena de valor.

El secretario general de Asuican, Alonso Fernández, no se atrevió a dar un porcentaje concreto del incremento de los precios, pero sí aseguró que la presión fiscal que están soportando en estos momentos tanto los consumidores como los productores como las empresas de distribución son “elevadísimo” y evidentemente “están repercutiendo en los precios”. “Menos mal que la competencia en Canarias es muy alta”, explicó, “porque si no fuera así, sería imposible comprar. Es un año marcado por la incertidumbre y eso es obvio que se refleje en los precios”, destacó Fernández.

No obstante, el secretario general de la asociación de supermercados aseguró que a pesar de la incertidumbre y de la crisis en la cadena de suministros, “no habrá desabastecimiento”, como tampoco lo hubo durante el confinamiento a pesar de que muchos consumidores se volcaron en las compras. “Hay que tener en cuenta”, prosiguió Fernández, “que en Canarias tenemos una complejidad logística añadida que es que toda nuestra mercancía, o la mayoría, entra por los puertos y toda la mercancía, además, está sujeta a inspecciones fitosanitarias y de Sanidad Exterior. Lamentablemente, este tipo de controles, que son necesarios, no se ajustan al consumo y cuando vienen periodos largos, como el de este próximo fin de semana con días festivos, los horarios son demasiado estrictos y no se realizan estas inspecciones”.

Asimismo, la plataforma hortofrutícola Consentio informó de que los precios de frutas y verduras se han disparado hasta un 30% en los dos últimos meses. Entre los productos que más han subido de precio en la plataforma destaca el calabacín, que se ha incrementado en un 30%, así como el tomate, el pimiento, la lechuga y el champiñón, cuyo precio ha aumentado entre un 3% y un 7%. El fin de la huelga del transporte, sin duda, aliviará la incertidumbre del sector.

Sin embargo, a pesar del alza de los precios, Canarias será la segunda comunidad de España, solo por detrás de Cantabria, con mayor previsión de gasto. Los canarios calculan que gastarán una media de 275 euros, lo que supone un aumento de casi 40 euros en comparación con el gasto del año pasado (239 euros).

TE RECOMENDAMOS