la palma

Los promotores del nuevo barrio de Todoque hablan de ceder terrenos al Cabildo

En el proyecto se refieren a "una urbanización nómada, al poderse desmontar y trasladar en caso de una nueva catástrofe"
Los habitantes de Todoque abandonaron sus viviendas ante la llegada inminente de la lava. | Fran Pallero

Los propietarios de una gran superficie dentro del espacio natural protegido de Cumbre Vieja, donde no se pudo ejecutar el conocido como Aridane Golf, debido a reiteradas sentencia judiciales, se reunieron ayer con el consejero de Planificación del Cabildo palmero, Gonzalo Pascual, para presentar y defender su proyecto de refundación del barrio de Todoque.

Pascual escuchó los detalles de esta propuesta, que se contestará desde la institución una vez sea analizada. Pese a todo, el proyecto tiene difícil encaje, no solo porque se trata de una operación urbanística que requiere de inversión pública en unos terrenos que son de propiedad privada, sino porque se plantea la reconstrucción en una zona de riesgo volcánico, a cuatro kilómetros al sur del ya desaparecido barrio de Todoque.

La petición es clara: la recalificación para uso residencial y no para uso turístico de unos parcelas en el espacio protegido de Tamanca, donde se construirían “500 viviendas unifamiliares en parcelas de entre 350 y 500 metros cuadrados en una urbanización abierta tipo americana”. La contrapartida al Cabildo a cambio del visto bueno para construir sería la cesión de una de las parcelas que supera los 200.000 metros cuadrados, eso sí, en un suelo donde los propios expertos recomiendan no ejecutar infraestructuras críticas, dicho de otro modo, aquellas para las que se quiera dar una larga esperanza de vida por su valor público.

En la propuesta de los promotores se señala crear “una nueva ciudad ecológica, incluso podría ser auto sostenible, un ejemplo de urbanización a nivel internacional”. Se trata “de una urbanización nómada, al poderse desmontar y trasladar en caso de una nueva catástrofe a cualquier otro terreno”.

TE RECOMENDAMOS