sociedad

De los Madelman a la Playstation: juguetes que marcaron a los niños de tres generaciones

“Cuando empiezan a llegar los videojuegos y otras formas de entretenimiento se desplaza al juguete tradicional, pero solo un poco", detalla Ignacio del Valle, portavoz de 'todocolección', antes de hacer un repaso por la industria en las décadas de los setenta, ochenta y noventa

“Los juguetes nos conectan con la infancia, con esos tiempos en los que no había problemas”, reflexiona al otro lado del teléfono Ignacio del Valle, portavoz de ‘todocolección‘, una de las webs de referencia en la compraventa de objetos antiguos. Recuerda que todo cambió en la década de los setenta, que fue especialmente relevante para la industria en España gracias a auténticas maravillas como los Madelman, Playmobil, Nancy o Barbie, aunque todavía en aquellos años seguían siendo populares el Meccano y el Telesketch: “No podemos olvidarnos de ellos”.

La evolución del sector siguió imparable en los ochenta. Los avances de la electrónica en el mundo del juguete y su adaptación a la informática señalaban el camino hacia el futuro. Los niños disfrutaban como locos, por ejemplo, de los juegos de cinta para el famoso ordenador Sinclair ZX Spectrum. “En esta época cobran especial relevancia Spectrum, Amstrad y la Megadrive”, detalla del Valle.

El último decenio del siglo XX estuvo marcado indiscutiblemente por el auge de los videojuegos, que dejaban de ser un amasijo de píxeles para convertirse en un universo mucho más profundo e inmersivo de lo que había sido hasta entonces. Fueron los años del Tamagotchi, la Super Nintendo, la Gameboy o la Playstation.

Esta mañana, cuando hemos visto a los más pequeños de la casa abrir sus regalos de Reyes, nos han venido a la memoria aquellos amigos de plástico que marcaron nuestra infancia. “Una persona de 50 años echa de menos a los Madelman; los de 30 o 40 sienten nostalgia por los juegos ‘retro’ de Spectrum o Amstrad, mientras que los millennial recuerdan con cariño la Game Boy o la Nintendo”, explica a DIARIO DE AVISOS el portavoz de ‘todocolección’, antes de hacer un repaso por los juguetes más populares en aquellos años.

Los setenta: la era del Madelman, la Barbie y los Playmobil

  • Madelman. Ignacio del Valle recuerda con especial cariño la época de los afamados Madelman en España. “Para la generación de los setenta –baby boomers– fueron muy importantes. Los niños jugaban mucho con estos muñecos de acción articulados que tenían un nivel de acabado y de detalle en los accesorios que los hacía muy graciosos”. Años después llegaron los Geyperman para compartir el protagonismo que ya tenían los Gi-Joe y los Action Man.
  • Nancy. “Fue una respuesta a la Barbie”, asegura del Valle. Es indiscutible que esta muñeca española caló muy hondo en los corazones de los más pequeños de la casa. La publicidad en televisión tuvo algo que ver, si bien a día de hoy sigue siendo uno de los juguetes más codiciados por los coleccionistas. La Nancy, al igual que la Barbie, ha evolucionado con el tiempo y su popularidad parece inagotable.
  • Playmobil. Lo normal era tener en casa un baúl con un sinfín de estos pequeños machangos que te permitían crear el mundo que quisieras. Los había de todos los colores y para todos los gustos; desde el mítico barco pirata hasta el fuerte, pasando por la comisaría de policía. Siguen siendo un reclamo.

Los ochenta, de los muñecos a los juegos clásicos

  • Figuras de Star Wars. La influencia el cine supuso una revolución para los juguetes que se comercializaban en los ‘movidos’ años ochenta. El éxito del universo Star Wars -su primera entrega fue en 1977- propició que se hicieran figuras de los personajes y sus icónicas naves espaciales.
  • Juegos clásicos. Fue la época del ‘destape’ en el mundo de los videojuegos. ¿Quién no recuerda Spectrum o la consola Game & Watch y sus icónicos juegos? A través de esta última se entraba de lleno en mundos hasta ahora desconocidos, como el Pinball, Donkey Kong, The Legend of Zelda, Mario Bros… Y no podemos dejar de recordar que en 1980 se estrenó uno de los juegos retro más famosos de la historia, el Comecocos (Pac-Man).
  • Masters del Universo. Estos muñecos de acción fueron un fenómeno interesante en el sector juguetero español, sobre todo al calor de la exitosa serie de animación. La fama de He-Man y Skeletor se mantuvo, al menos, hasta la década de los 90, pero decayó, como el resto de las figuras, en los años siguientes.

Los noventa, el imperio de las videoconsolas

En los noventa los juguetes tradicionales perdieron parte del protagonismo que tuvieron en décadas anteriores por el auge de las videoconsolas. Algunas figuras, como las de Street Sharks o Las tortugas ninja, aguantaron el tirón “gracias a que venían acompañadas de series de televisión”, pero la mayoría de los niños ya se aburrían cuando jugaban con muñecos. Querían algo más.

“La electrónica da un salto importante en la industria a través de los videojuegos”, asegura Ignacio del Valle. Los hijos de la generación baby boomers, los millennial, se lo pasaban mejor con la Game Boy, una videoconsola a pilas que iba con ellos a todas partes. La Super Nintendo, por su parte, fue la primera consola en apostar por gráficos tridimensionales, mientras que la llegada de la Playstation marcó el camino a seguir en el sector en los años venideros, siendo la primera en vender 100 millones de unidades.

“Cuando empiezan a llegar los videojuegos y otras formas de entretenimiento se desplaza un poquito al juguete tradicional, pero solo un poco, porque el juego con muñecos, los de construcción, los de educar, siempre han estado ahí, en los camellos de los Reyes Magos”, concluye Ignacio del Valle.

TE RECOMENDAMOS