la gomera

El origen del primer gomero puede datar del siglo I d.C.

Hasta ahora se habló del año 470, pero las dataciones obtenidas sobre materiales del yacimiento El Lomito del Medio revelan que el poblamiento fue cuatro siglos antes
Las cuevas de El Lomito del Medio se encuentran a 375 metros de altitud, al sur de San Sebastián / DA

El primer poblamiento de la isla de La Gomera, presumiblemente por tribus bereberes, se podría datar en el primer siglo después del nacimiento de Cristo y no en el año 470 como se había cifrado. Sin ser un dato aún exacto, lo cierto es que esta semana hemos conocido que el origen del primer gomero puede situarse en el primer siglo de nuestra era. Todo ello gracias a través de los trabajos científicos, dirigidos por Juan Francisco Navarro Mederos, profesor titular de Prehistoria de la ULL, en El Lomito del Medio, al sur del municipio de San Sebastián, que comenzaron entre 2009 y 2010 con 12 sondeos de los que se obtuvieron unos resultados sorprendentes en cinco áreas muy distintas de la Isla.

El punto de partida de estas intervenciones era localizar cuevas, cuya función fuera la de vivienda con unas condiciones singulares para poder excavarlas en extensión posteriormente, entre ellas, la potencia arqueosedimentaria, un registro arqueológico significativo, accesibilidad y buena conservación. El Lomito del Medio fue una de ellas.

Navarro Mederos señala que los resultados obtenidos en los primeros sondeos fueron importantes en el contexto de la isla. Por ejemplo, son interesantes las dataciones sobre materiales de El Lomito del Medio, que revelaron una ocupación inicial en el siglo I d.C. Además, el registro arqueológico es muy abundante y variado en cuanto a su naturaleza, de manera que algunas evidencias no se habían identificado hasta entonces en estos contextos arqueológicos, aconsejando una nueva intervención en el yacimiento con carácter extensivo.

La cueva está a una altitud de 375 y la cavidad se abre en un nivel de tosca rojizo-anaranjada, dentro de un gran sector de lavas apiladas, donde hay otros muchos yacimientos, otras cuevas de habitación y una gran necrópolis. Sus dimensiones y morfología son muy propias para el hábitat, presentando una uniformidad que no abunda en la Isla. Muy cerca de esta cueva de habitación fueron localizadas dos más de enterramiento, relación espacial cuyo patrón ha sido reconocido en toda la isla. En las cañadas contiguas, tanto hacia el norte como hacia el sur, hay una gran abundancia de yacimientos arqueológicos.

Con esta nueva investigación se pretende abrir una línea de trabajo a medio y largo plazo, teniendo en cuenta que uno de los mayores obstáculos que tiene la disciplina en La Gomera es la escasez de estratigrafías arqueológicas, debido, sobre todo, a la reocupación de los mismos espacios a lo largo del tiempo y las fuertes pendientes del sustrato rocoso, por lo que este yacimiento se convierte en una fuente de información de primer nivel.

Por otra parte, se contrastarán las dataciones realizadas, ya que de confirmar la antigüedad, se podría estar hablando de las primeras generaciones que llegan desde el continente africano, algo inédito en el Archipiélago. Además, se ampliará el registro material en el contexto doméstico por el repertorio recuperado en 2010, propio de un espacio habitacional de Canarias. Sin embargo, para La Gomera es inédito y se pretende ampliar la información con la excavación en extensión.

Juan Carlos Hernández Marrero, arqueólogo de Patrimonio Histórico del Cabildo de La Gomera, recuerda que “es difícil entender el modo de vida de los antiguos gomeros sin abordar el contexto arqueológico doméstico. Sabemos en términos generales a través de la arqueología y de las fuentes escritas, que los aborígenes vivían tanto en cuevas como en cabañas construidas o en espacios más o menos abrigados. Podría decirse que el grado de conservación de ambos tipos de yacimiento es muy diferente, porque las cabañas fueron arrasadas, sobre todo, entre el siglo XIX y mediados del siglo XX, para crear zonas de cultivos, mientras que las cuevas han tenido como principal afección el uso continuo o discontinuo a lo largo del tiempo, quedando selladas y ocultas con los sedimentos con las que se les rellenaba”.

Poblada por bereberes de Ghomara

La Gomera fue poblada, probablemente, por bereberes originarios de Ghomara -al norte de Marruecos y cercana al Rif-, de Argelia y de Libia. La teoría de los orígenes de los antiguos gomeros están basadas en los gentilicios, topónimos, elementos culturales e inscripciones encontradas en la Isla. Así, según algunos historiadores, el nombre de la isla deriva de los ghomaras, una antigua tribu bereber. También se han encontrado inscripciones líbico-bereberes (del este de Argelia) en La Gomera y en las otras islas occidentales. Hasta ahora, la fecha más antigua del poblamiento de La Gomera databa del 470 d. C.

TE RECOMENDAMOS