cultura

El Puerto de la Cruz se sirve del arte para divulgar sus tradiciones populares

Laboratorio Escénico realiza en la ciudad turística 'Orilla', un proyecto multidisciplinar, cuya primera fase culminó en diciembre, en el que el camino por el que se transita es tan importante como el destino al que se llega
El actor Juan Carlos Tacoronte viaja en el tiempo para hablar de las tradiciones del Puerto de la Cruz en el microdocumental. / DA

Jonatan Rodríguez, director artístico de Laboratorio Escénico, explica a DIARIO DE AVISOS que el objetivo de Orilla, el proyecto multidisciplinar que se está desarrollando en el Puerto de la Cruz, es crear un espectáculo acerca de las tradiciones y manifestaciones populares de la ciudad turística. Aunque, claro, esa sería una definición abreviada de la propuesta que planteó en su día al Ayuntamiento portuense esta plataforma tinerfeña de creación e investigación que despliega su actividad en el ámbito de las artes escénicas y las audiovisuales.

Porque si uno quiere profundizar en la naturaleza de Orilla y fijar su mirada más allá de la superficie, Rodríguez alude entonces a un proceso artístico de investigación en el que el camino por el que se avanza es tan enriquecedor como el destino que se quiere alcanzar. “En la convocatoria de apoyo a proyectos culturales del Ayuntamiento del Puerto de la Cruz nos presentamos con la primera fase de esta experiencia, un trabajo de investigación acerca de esas expresiones populares, como el enrame de los chorros y el baño de las cabras en San Juan, el ritual del Mataculebra del Carnaval o las fiestas de San Andrés…”, detalla. “Todo ello culminó el pasado 16 de diciembre en el Castillo de San Felipe con la presentación de un microdocumental, extraído de esa investigación, y de varios temas musicales inspirados en estas tradiciones”.

‘Orilla’ incluirá 15 canciones originales. DA

LA INVESTIGACIÓN

El director artístico de Laboratorio Escénico expone que la labor de documentación incluyó una amplia bibliografía, la consulta de documentales y entrevistas ya existentes, así como encuentros con vecinos del municipio vinculados de manera estrecha a las manifestaciones culturales de las que se quiso dar cuenta. “Aunque comenzamos a trabajar en 2020, con la llegada del coronavirus hubo varios parones, de manera que podríamos decir que el proyecto echó a andar durante 2021, apostilla Rodríguez.

En un principio, la idea era que junto a la propuesta musical de Pieles (la compañía de Laboratorio Escénico que parte del folclore del Archipiélago para ofrecer un sonido en el que confluyen músicas tradicionales del resto del mundo desde una perspectiva de vanguardia) se elaborase un documental al uso que ilustrara las expresiones de la cultura popular portuense. “Pero en ese camino -apunta Jonatan Rodríguez- apareció la figura del actor Juan Carlos Tacoronte y decidimos entonces hacer una pieza audiovisual de carácter poético, en la que aparece el resultado de esa documentación, pero no de una manera académica”.

El intérprete aronero se convirtió así en una suerte de maestro de ceremonias en el microdocumental, en un turista que viaja en el tiempo y habla de las tradiciones de la ciudad sirviéndose de imágenes antiguas y contemporáneas del Puerto de la Cruz. “Además, nos preguntamos, si ya existía ese material documental previo, ¿qué finalidad tenía reproducir algo que en buena medida ya estaba hecho?”, añade Rodríguez. “Las trayectorias de Pieles y de Juan Carlos Tacoronte han ido a menudo de forma paralela en una misma dirección: la de la investigación y el rescate de la cultura de las Islas, y eso es lo que nos ha llevado ahora a converger”.

La primera fase del proyecto se presentó el pasado diciembre en el Castillo de San Felipe. / DA

EL RETO

El mayor desafío de esta aventura ha sido por el momento, expone Jonatan Rodríguez, convertir esa primera fase que conduce a un espectáculo multidisciplinar en una propuesta artística por sí misma y exponerla ante una audiencia: “Hasta ahora, cuando en el Laboratorio Escénico hemos afrontado un proyecto, todo ese trabajo previo se lleva a cabo de puertas para adentro, es un proceso interno”. “Sin embargo, con Orilla ha sido la primera vez en la que sale a la luz nuestra forma de trabajar y de planificar, por lo que tuvimos que buscar la mejor manera de que esas tareas que preceden a un espectáculo pudieran ser contempladas por el publico. ¿Qué fue lo que hicimos?, pues convertirlas también en un hecho artístico”, recalca.

Tras esta primera fase, las siguientes -“que no sabemos cuántas serán, porque este proyecto es imprevisible y puede tomar cualquier dirección”, señala Rodríguez- en principio van encaminadas a divulgar estas manifestaciones tradicionales entre la ciudadanía portuense, y de modo especial entre los niños y jóvenes que conforman la comunidad educativa del municipio del norte de Tenerife.

EMOCIONES

“Cuando presentamos el proyecto en diciembre -recuerda el director artístico de Laboratorio Escénico-, la gente se emocionó con lo que vio y escuchó, porque, al fin y al cabo, les estábamos ofreciendo algo que forma parte de sus vidas. En Canarias tenemos tradiciones muy cercanas, que proceden de un pasado inmediato, y otras más lejanas, pero creo que todas ellas, y las emociones que nos generan, tienen que ver con el sentimiento de pertenencia, con esa idea de que todos formamos parte de una comunidad”. “En Laboratorio Escénico hemos elegido trabajar con la idiosincrasia de nuestra sociedad y tenemos la suerte de que esa respuesta positiva de la población se produce en cada uno de los proyectos que impulsamos”.

Jonatan Rodríguez no quiere obviar los puntos de coincidencia que ha encontrado Laboratorio Escénico con el Ayuntamiento del Puerto de la Cruz. “Están haciendo una gran labor cultural y, en este caso concreto, también en lo que tiene que ver con el rescate y la conservación de todas estas tradiciones surgidas del pueblo. Para nosotros, que siempre trabajamos desde las emociones, desde la parte más visceral, resulta gratificante encontrarnos con este dinamismo, pues es algo que no siempre puedes hallar en las administraciones públicas”.

Si en el acto que tuvo lugar a finales del pasado año los integrantes de Pieles interpretaron tres canciones originales, Mareantes, Ofrenda y Bañadero, relacionadas de manera específica con los contenidos de Orilla e inspiradas en el folclore de las Islas, aún tendrán que crear la música y la letra de otras 12 para dar forma al espectáculo que tienen previsto presentar en la ciudad.

Para ello ya trabajan en el Laboratorio Escénico, entre otros muchos técnicos y artistas, un equipo del que forman parte, además de Jonatan Rodríguez, Oswaldo Bordón (dirección escénica), Carlos Prieto (producción), Maite Durán (imagen), Carlos Castañeda (programación), Néstor Busquets (responsable internacional), Laura Álvarez (responsable de comunicación), Ubaldo Pérez (sonido), Jonás García (postproducción de sonido), Dimas Cedrés (jefe técnico y responsable de iluminación) y Beatriz Bello (gestión de proyectos).

TE RECOMENDAMOS