santa cruz

Katalin, dueña del restaurante Palmera, en Santa Cruz: “Están jugando con mi pan”

Un conocido restaurante del Toscal lleva 11 meses intentando que el Ayuntamiento retire los contenedores de basura de la puerta
Imagen de una de las ratas que se ha colado en el restaurante. DA

Katalin María Polgar es la dueña del restaurante Palmera, en el barrio del Toscal, en Santa Cruz de Tenerife. Concretamente, en la calle de San Francisco Javier, número 18. En el mes de marzo de 2021, los servicios municipales, a través de Valoriza, la empresa que gestiona la recogida de residuos en la capital, colocaron siete contenedores (que hasta ese momento se encontraban en la misma calle, pero a 15 metros de distancia) a menos de un metro de la puerta de su local.


Desde entonces lleva quejándose, pidiendo ayuda y sufriendo las consecuencias de esta decisión. Entre ellas, malos olores, dificultad para transitar por la acera a consecuencia de la basura que la gente deposita fuera de los contenedores, dos intentos de incendio de estos recipientes y ratas que han entrado en su negocio en dos ocasiones y que ha tenido que matar y sacar ella misma del inmueble con ayuda de sus clientes. “Menos mal que los clientes que estaban cuando las ratas entraron me conocen y saben que tengo el negocio limpio. Si no llega a ser así, me ponen una reclamación o directamente no vienen más. Por eso creo y digo que están jugando con mi pan”, relata la afectada.


Con el fuego indica que pasa lo mismo. “Yo tengo varias bombonas de gas dentro de mi local y han intentado prender fuego a los contenedores en dos ocasiones. La última vez fue hace unos dos meses y los vecinos llamaron a la Policía. En el edificio hay 10 viviendas y es un verdadero peligro, pero nadie hace nada”, subraya.
Katalin cuenta que durante los 10 años que lleva con su negocio abierto jamás había vivido algo así. Es una situación que le resta energía y que le ha llevado, en multitud de ocasiones, a hablar con los servicios públicos del Ayuntamiento de la capital.


El pasado mes de noviembre, y después de que DIARIO DE AVISOS consultara al Consistorio, se pusieron en contacto con ella y mandaron a un inspector a la zona. Este funcionario comprobó que los contenedores estaban a menos distancia de la que deberían y anunció que en la mayor brevedad posible procederían a cambiarlos de emplazamiento. “Denos 20 días para buscar un sitio a esos contenedores y los cambiaremos de lugar”, le dijeron. Sin duda, esta fue una conversación que ilusionó a Katalin, que, además, ofreció dos alternativas donde poder instalar los contenedores sin perjudicar a nadie, pero la alegría le duró poco tiempo. Y es que a día de hoy, estos recipientes siguen estando en el mismo sitio, a menos de un metro de la puerta del negocio donde cada día ofrece comida a sus clientes.


¿Cuál es la respuesta de los servicios municipales? “Estamos en ello. Ya se ha trasladado al área de seguridad vial la propuesta de cambio de los contenedores de basura. Entendemos su postura, pero el servicio está trabajando en ello para reubicar los contenedores lo más rápido posible”, le dicen.


La empresa de recogida de residuos, por su parte, indica que la ubicación de los contenedores es competencia del propio Ayuntamiento.


“Cansada y decepcionada”, Katalin no descarta tomar acciones legales. “Esto es insostenible y estoy pensando acudir a Sanidad porque ya no me queda otra opción. Lo que están haciendo no es legal. Los contenedores deberían estar, mínimo, a cinco metros de mi local”, señala esta empresaria.

TE RECOMENDAMOS