arona

“Los mayores, cuando se les escucha, son las personas más agradecidas”

Las psicólogas que participan en el servicio de terapias contra el miedo con vecinos de avanzada edad, puesto en marcha por el Ayuntamiento de Arona, detectan “mucha soledad y desamparo”

Si hay un colectivo que sufre especialmente los efectos físicos y psíquicos de las restricciones por la COVID-19 es el de los mayores. El miedo a contraer la enfermedad, la incidencia de fallecimientos entre familiares y amistades, el lastre psicológico que supone limitar sus desplazamientos y la situación de soledad que viven muchos de ellos, les convierte en el segmento de población más vulnerable frente a una pandemia que continúa presente en sus vidas después de dos años.


El Ayuntamiento de Arona, municipio en el que el 25% de su población ha superado los 60 años, ha puesto en marcha un servicio que combina sesiones telefónicas y terapias de grupo, compuesto por tres psicólogas que atienden y realizan un seguimiento a la salud mental de las personas mayores. Ese apoyo emocional ya lo recibe una treintena de vecinos y vecinas del municipio sureño, aunque el consistorio aronero pretende ampliar el número de usuarios en las próximas semanas.


Se trata de una actividad gratuita a la que se puede acceder a través del teléfono del Servicio de Atención a la Ciudadanía, en el número 010. Ya durante el confinamiento, recuerda el Ayuntamiento, desde el área de Mayores se contactó con las personas de edad avanzada para ofrecerles apoyo frente a la soledad y atender sus necesidades emocionales.


“Al ser personas mayores afloran con facilidad los sentimientos más negativos, como la tristeza o la depresión, que se han agudizado con la pandemia. Detectamos mucha soledad y desamparo, a lo que hay que sumar los problemas de salud y los económicos”, señalaron a DIARIO DE AVISOS Silvina, Alba y Raquel, las psicólogas que ofrecen su apoyo a este colectivo. Las tres coincidieron en destacar el “agradecimiento y cariño” con el que acogen los usuarios las sesiones, “porque se les escucha, comparten ratos con otros vecinos de su edad y reciben la información que les damos sobre las emociones. Son las personas más agradecidas que hay”.


Pero las psicólogas reconocen que el camino del aprendizaje es de ida y vuelta. “Son personas que conservan la sabiduría de toda una vida y han superado muchos obstáculos, aunque se les olvide, y la pandemia es uno más; son más fuertes de lo que piensan”. Además, destacan que “en las terapias, que a los usuarios les sirve de desahogo, nosotros también aprendemos; por ejemplo, creemos que tenemos todo el tiempo y no es así. Expresiones como ‘la pandemia ya pasará’ no las encajan igual que nosotras porque no tienen tanto tiempo por delante: estar un año encerrado no es lo mismo para ellos que para nosotras, y eso agrava el malestar”.

Aislamiento social

Nizamara Domínguez, coordinadora del área de Mayores, advirtió sobre el “aislamiento social” de las personas de avanzada edad, agravado por la pérdida de algunos familiares durante la pandemia, pero también subrayó el agradecimiento que muestran al tener al lado unas profesionales que les escuchan, lo que le lleva a afirmar que los frutos de la experiencia son “inmensamente satisfactorios”.


La concejala de Mayores, Pura Martín, confía en que este servicio se pueda prolongar en el tiempo porque, a su juicio, seguirá siendo una necesidad. Tras destacar los beneficios del “espacio de entendimiento y el vínculo que se crea entre profesionales y mayores”, apuntó otro factor que también ha salido a relucir en las terapias: “Muchos de ellos han sido el soporte económico de sus hijos y sus nietos, y les preocupa mucho y les genera ansiedad el futuro que les espera a sus familiares, más que el de ellos mismos”.


El alcalde de Arona, José Julián Mena, calificó de “prioridad” la atención de las personas más vulnerables, especialmente desde que se establecieron las restricciones por la pandemia, “comenzando por quienes no disponían de recursos y los mayores que se encontraban aislados”.

TE RECOMENDAMOS