la palma

Tazacorte pide “urgencia” para recuperar la carretera de la costa

El alcalde convoca una reunión con decenas de agricultores para detallar las obras que ha expuesto ante Cabildo y Gobierno, y sortear la colada que impide el acceso a 40 viviendas

La recuperación del camino de San Isidro, afectado por la colada volcánica y única vía de paso a 120.000 metros cuadrados de la superficie cultivada, además de a un total de 40 viviendas, es la prioridad del Ayuntamiento de Tazacorte. Salvar el obstáculo de la lava y reconstruir el acceso a la parcialmente sepultada carretera de la costa es una “urgencia” expuesta por el alcalde bagañete en una reunión informativa a la que acudió acompañado por uno de sus técnicos municipales.

Los agricultores, que inicialmente esperaban la presentación del proyecto, se encontraron con la exposición de una idea para recuperar el acceso, pero que no se puede llevar a cabo sin el beneplácito del Pevolca, con un semáforo aún en naranja y sin tener datos concretos y verificaciones del personal científico, que actuó en la primera intervención en un tramo de la carretera del barrio llanense de La Laguna.

El planteamiento del alcalde pasa no solo por restablecer la comunicación viaria por la costa, sino por la intervención en redes de riego que han quedado inutilizadas, parte de ellas bajo las coladas que llegaron al litoral creando los dos deltas lávicos que suman más de 50 hectáreas de nuevo terreno.

Pérdida de superficie cultivada

El alcalde de Tazacorte entiende que “es urgente actuar para acceder a todos estos cultivos”, al tiempo que explica la gravedad de las pérdidas solo en materia agraria, con un 29% de la superficie cultivada de Tazacorte afectada por la colada volcánica, mientras resulta imposible acceder a decenas de fincas para las que es urgente recuperar la producción.

En el calendario de trabajos aún por definir, Tazacorte quiere que se incorpore con urgencia esta obra, que es calificada de “imprescindible” para el sector primario. La actuación en la carretera de la costa no solo permitiría el acceso a 40 viviendas, ahora aisladas por la colada, sino otro nexo con Las Norias.

Decenas de agricultores acudieron a esta reunión, celebrada en el polideportivo municipal. Uno de ellos es Pedro Manuel Padrón, cuyas dos fanegas de plátanos en la zona de Las Hoyas da por perdida, no solo por la ceniza, sino porque el riego se ha visto condicionado por la imposibilidad de acceder por la recurrente presencia de gases tóxicos. Su otra finca, en la carretera a Puerto Naos, pero dentro de los límites de Tazacorte, se mantiene con “el agua de mala calidad de las desaladoras, que son una solución para un periodo de tiempo”.

Pedro, que salvó esta finca tras las primeras semanas de la erupción “dedicando todo mi tiempo de trabajo a rajar el plástico del invernadero”, entiende que la reunión celebrada por el alcalde era necesaria “a título informativo”, pero se siente decepcionado, porque “no hay un proyecto” y todo depende de la prioridad que se le dé a las obras, tanto de la vía como de la red de abastecimiento de agua.

El regidor se ha comprometido a seguir insistiendo ante los gobiernos insular y regional para conseguir su objetivo: que su municipio forme parte de las prioridades, lo que en todo caso necesitaría también de los preceptivos informes de los científicos ante la posible inestabilidad del terreno y la existencia de tubos volcánicos.

TE RECOMENDAMOS