san juan de la rambla

Vecinos de San Juan de la Rambla exigen una entrada y salida seguras desde la TF-5

Han decidido salir a la calle a protestar porque llevan 42 años con una demanda que las administraciones no solucionan
El punto de partida de la protesta de los domingos es debajo del molino del barrio, donde los afectados han instalado un cartel con su petición. DA

Llevan 42 años con un reclamo al que ninguna administración le ha prestado atención pese a que está en juego la seguridad. Hartos ya los vecinos del barrio de La Rambla, en San Juan de la Rambla, reclaman una entrada y una salida seguras desde la TF-5.

Desde hace dos domingos organizan protestas para exponer una reivindicación que consideran “más que justa” porque se trata de un punto negro del municipio en el que ya han ocurrido accidentes y pese a ello, “nadie hace nada”, todo son buenas intenciones que después no se concretan.

El punto de partida es a las 12.00 horas debajo del molino del barrio, donde instalan una pancarta que reza: ‘Por una entrada y salida seguras a la Rambla’. De allí se dirigen hasta el casco del municipio y vuelven. Durante una hora realizan el mismo recorrido con carteles en el coche en el que indican su petición.

La entrada al barrio data de los años 60, antes incluso de la ampliación de la carretera, que se realizó una década después. Está pegado a la costa y por lo tanto, las personas que no tienen coche tienen que cruzarla para poder coger el transporte público. Lo mismo que muchos turistas y visitantes, ya que es un lugar muy frecuentado por el barranco Ruiz y el Camino Real.

Los afectados aclaran que no piden obras faraónicas sino simplemente habilitar un carril central de entrada y salida que al mismo tiempo sirva de resguardo a las personas que tienen que cruzar la autovía para utilizar el transporte público.

También señalización horizontal “que a día de hoy no existe”, que indique por donde hay que entrar y por donde hay que salir dependiendo del sentido. “No hay nada, solo la señalización de la autovía con una raya discontinua para ir a Los Realejos o hacia San Juan de la Rambla”, apuntan.

Ponen como ejemplo el núcleo de Santa Catalina, en el municipio vecino de La Guancha, ubicado a dos kilómetros, que tiene entrada y salida pintada y una isla con un carril central. Quieren algo similar.

Se elaboró una propuesta y hace unos dos meses una representación de vecinos del barrio acudió a una entrevista con los responsables del Cabildo de Tenerife “pero vinieron muy descontentos porque no les aportaron nada”, asegura una de las afectadas.

La petición ciudadana está más allá de que el barrio sea incluido en el tramo del Anillo Insular San Juan de la Rambla-La Guancha, ya que el proyecto de la Consejería de Obras Públicas, Transportes y Vivienda bajo la Dirección General de Infraestructura Viaria del Gobierno de Canarias no lo contempla en el trazado pese a ser un punto de alta influencia al ser la puerta de entrada y salida de la comarca Noroeste. Es más, cuando este tramo se concrete, el tráfico será todavía más denso y con más peligro, subrayan.

“En todas las elecciones han incluido nuestro reclamo en el programa electoral de los distintos partidos políticos. Llevamos 42 años reivindicando una solución y no se ha hecho nada. Sabemos que es una carretera insular, pero el Ayuntamiento tiene que presionar más y tiene todo el apoyo de los vecinos para ello”, insisten.

“Estoy de acuerdo con ellos, ya no se puede esperar más”

El alcalde, Ezequiel Domínguez, considera justa la demanda de los vecinos. “Tantos años, incertidumbre, tantas veces conocer y proponer y la situación va a peor. Estoy de acuerdo con ellos. Creo que La Rambla no puede esperar más anillos ni más años sino que es una acción que ya tendría que estar presupuestada y valorada para hacer una ejecución, sea cual sea, pero que dé seguridad y sea definitiva”. La carretera es también de interés regional así que “invito a que tanto el Cabildo como el Gobierno de Canarias afronten una actuación que es urgente”

TE RECOMENDAMOS