santa cruz

10 cosas que echarás hoy de menos en el primer viernes de Carnaval de Santa Cruz

Quedar en el Orche, bailar Marejada o mandarte un paponazo: hoy sentirás nostalgia de todas las tradiciones del Carnaval de Santa Cruz
Carnaval de día de Santa Cruz de Tenerife.
Carnaval de día de Santa Cruz de Tenerife.

Hoy, si no fuera por la pandemia, habría sido el primer viernes de Carnaval de Santa Cruz de Tenerife en la calle. Si las condiciones sanitarias lo permiten el Carnaval llegará en 2022, pero en junio. Hasta entonces, ¿qué es lo que más echaremos de menos?

El planteamiento del traslado de fechas a junio por parte del Ayuntamiento de Santa Cruz hace que no se vea tan imposible celebrar el Carnaval de Santa Cruz de Tenerife 2022. Partiendo de los primeros datos de agotamiento de la sexta ola COVID, así como de las distintas opiniones de que el fin de la pandemia está cerca, la opción de que haya fiesta en la calle ya es algo más que un espejismo, “si las condiciones sanitarias lo permiten”.

A continuación, mencionamos algunas cosas que no haremos en el Carnaval de Santa Cruz de Tenerife, por ahora, y que estaremos deseando que lleguen antes de que finalice el año.

Acudir a última hora al chino a por algo que se te olvidó

Si algo caracteriza al carnavalero de corazón es ir al chino a comprar todo lo necesario para hacerse su propio disfraz. Desde el 1 de enero empieza la lluvia de ideas, que si de pollo o de pavo real, si de zombies o superhéroes. Eso sí, el disfraz se prepara el día antes.

Quemarte los dedos con silicona poniendo los últimos detalles al disfraz

Cada Carnaval la silicona se convierte en un imprescindible. Cuatro llagas no son nada en comparación a un disfraz divertido y en el que todo quede bien sujeto. Aunque claro, a las cuatro de la mañana, después de atravesar la antigua calle San José cinco veces bailando y buscando a los que se han perdido, la silicona pierde su fuerza.

Reunirte en casa de uno de tus amigos para disfrazarse todos juntos

La fiesta no empieza en la calle. Desde el momento en el que se reúne el grupo de amigos y amigas, se nota, se siente, el Carnaval está en el ambiente. 

Bajar en Tranvía hasta Santa Cruz

Otra tradición del Carnaval de Santa Cruz es bajar en Tranvía y, es en este momento, cuando uno se plantea si bajar con el pelotón, porque antes es muy temprano y la noche es joven o si calcular las horas en las que todavía uno se puede mover sin darle un codazo al de al lado. 

Quedar en la puerta del McDonald’s

Este es uno de los puntos estratégicos de encuentro. Está más o menos a la misma distancia para los que llegan en tranvía que para los que vienen en guagua y es el punto perfecto de inicio para planear la jugada. Aquí se determina si empezar por la Plaza de España, por la antigua San José o si desfilar directamente hacia la Anaga.

Paponazo de amanecida

Después de una noche de fiesta, de largas carreras y de no parar de bailar, el paponazo tiene un sabor especial. No podemos volver a casa con el estómago vacío y hay que mantenerse en forma para el resto de días del mejor Carnaval. 

Quedar, igual para no verte, en El Orche

La cafetería El Orche cada año experimenta la auténtica revolución del Carnaval.  En una entrevista concedida a DIARIO DE AVISOS hace algunos años, su dueño aseguraba que “triunfamos porque la música no es únicamente merengue o reguetón, sino que podemos pinchar Nino Bravo a las cuatro de la mañana”.

Coger la guagua a las 6 a.m. con la mitad del disfraz

Es tradición también intercambiarse partes del disfraz o perderlas por el camino. Cuando llega el momento de regresar a casa, el que iba de Batman termina de hombre murciélago con alas de mariposa y el que iba de Cenicienta acaba siendo una princesa con sombrero de cowboy.

Conciertos en la Anaga todos apelotonados

Tras estos años de pandemia y con las restricciones sanitarias correspondientes, se echa de menos estar en contacto con otras personas, incluso si es delante del escenario de la Avenida de Anaga con todo el mundo bailando y saltando al ritmo de la música.

Bailar Marejada

El Carnaval de Santa Cruz de Tenerife sin Marejada, no es carnaval. Esta canción es un clásico, un tema que tiene sabor y que anima a bailar a todo el que lo escucha.

TE RECOMENDAMOS