la victoria de acentejo

Los niños se hacen oír en La Victoria de Acentejo

El CEIP Santo Domingo pone en marcha su radio escolar, un viejo y anhelado proyecto que hasta ahora no se había podido afrontar por no tener los recursos económicos y el personal formado para ello
Los niños se hacen oír. | Sergio Méndez

“Los micros están abiertos, así que no pueden hablar todos a la vez. Recuerden no mover los papeles mientras lo hacen y atención a la luz roja”, advierte Adolfo. Acto seguido, todos callan y el maestro levanta el dedo en señal de OK: Silencio, grabando, se lee por fuera.

Los alumnos y alumnas de sexto grado participan en un programa de SD Radio, la emisora del CEIP Santo Domingo, ubicado en La Victoria de Acentejo. Algunos lo hacen por primera vez, como Álvaro. “Todavía estoy temblando”, confiesa al salir. Para otros, es su segunda experiencia al frente de los micrófonos.

Debaten sobre medio ambiente. En concreto, acerca de la necesidad de retirar o no las bolsas de plástico de los supermercados. Ehedei e Iván están a favor, Álvaro y Raúl, en contra. Iker modera. Concluye que ambas posturas son válidas y que está en la responsabilidad de cada persona el uso que les da. Al salir, reciben la felicitación de la directora del centro, Natividad Gutiérrez, y de Adolfo Alli Delgado, el responsable de poner en marcha la emisora, un viejo y anhelado proyecto de la comunidad educativa del centro que hasta ahora no se había podido afrontar por no tener los recursos económicos y el personal formado para que se hiciera cargo de ella, pero que al fin se hizo realidad.

“La llegada de Adolfo al colegio cambió todo porque nos metió el gusanillo al cuerpo docente”, asegura la directora. El docente, tutor de sexto y de Educación Física, ya tiene experiencia, porque participó en la radio del colegio San Fernando, en el municipio vecino de Santa Úrsula.

Además, está preparando a otros compañeros, porque el profesorado también necesita su estímulo, y a algunos alumnos de sexto para ayudar a grabar a los más pequeños, puesto que la radio es una herramienta que aprovecha y disfruta todo el colegio, desde primero de Infantil hasta el último curso de Primaria.

La formación es fundamental, porque no quieren que el proyecto se pierda. Por un lado, porque a estas alturas nadie duda de que la radio es una importante herramienta educativa que permite el trabajo en grupo, fomenta la participación, propicia la realización de las actividades escolares desde una perspectiva globalizadora, incentiva la lectura, mejora la competencia lingüística y brinda un extra de motivación a los alumnos.

Además, es una actividad en la que participa todo el centro, adaptando siempre los contenidos y las metodologías a cada uno de los cursos. Prueba de ello es que en Tenerife hay decenas de emisoras escolares en los centros educativos, con capacidad de difusión autónoma y programación propia.

Por otro, porque ha sido una inversión importante para el colegio, que tuvo que priorizar los recursos para poder destinar cerca de 4.000 euros, además de un gran esfuerzo de toda la comunidad educativa que acondicionó, con mucho trabajo, una sala que se encontraba en desuso y llena de humedad.

El Ayuntamiento colaboró en la instalación eléctrica y les regaló una videocámara que permite hacer vídeos para después colgar en el blog del cole los programas y compartirlos con las familias, mientras que el AMPA La Pedrera compró los altavoces.

El conserje y Adolfo pintaron todos los cartones de huevo de color rojo, verde, azul y amarillo para insonorizar la sala y todos los profesores ayudaron después a colocarlos. A ello se le suma la convocatoria de un concurso para elegir el logo, obra de una alumna de sexto, el nombre de la emisora y su cortina musical. La inauguración fue hace apenas unas semanas, con una entrevista al alcalde, Juan Antonio García Abreu, y al concejal de Obras, Juan Ramón Afonso, a quienes les preguntaron cómo se controlaba la economía en el Ayuntamiento, si la pandemia de COVID-19 había cambiado su manera de trabajar, si les gustaría cambiar cosas en el pueblo, a qué se dedicarían si no fueran cargos públicos y qué les gusta más de la política. Le siguieron programas para concienciar sobre la importancia de la paz y la no violencia, aprovechando la celebración de esta efeméride, el pasado 30 de enero.

El futuro es emitir al exterior. “El problema es que no tenemos antena -explica Adolfo-, por eso lo que seguramente haremos es enlazar todo al blog de la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias”.

Cada docente aprovecha los conocimientos curriculares que imparte en su asignatura para aplicarlos a la radio. Detrás hay un trabajo importante de los alumnos que se plasma en cada programa. Y ellos mismos los constatan. Antes de hacerse oír con sus argumentos sobre la necesidad o no de retirar las bolsas de plástico, tuvieron que investigar sobre la agenda 2030 y los objetivos de desarrollo sostenible. Tras hacerlo de forma independiente, un día se reunieron por videollamada, “cumpliendo con las normas sanitarias de la COVID” -aclara Iván-, para compartirlos, explicarlos y seleccionarlos antes de exponerlos a sus oyentes. Después del debate, uno de ellos no ocultó su deseo de ser periodista deportivo en el futuro. La radio escolar le permite hacer sus primeros pinitos en el oficio que el escritor Gabriel García Márquez definió como “el más bonito del mundo”.

Pero todavía falta mucho para ello. De momento, lo que les toca es seguir aprendiendo, compartiendo y disfrutando con las ondas de radio como excusa.

TE RECOMENDAMOS