santa cruz

Santa Cruz protege a 1.324 edificios que poseen valores arquitectónicos

El Catálogo de protección de Santa Cruz, compuesto por 1.665 elementos, inicia el camino para su aprobación definitiva en un plazo de dos años
La Casa Clavijo es uno de los bienes catalogados. Sergio Méndez

El cisma que se abrió en 2017 entre el Cabildo de Tenerife y el Ayuntamiento de Santa Cruz a cuenta de la paralización del derribo de tres inmuebles en Miraflores, se cierra hoy con la aprobación del borrador del nuevo Catálogo de protección por parte del Consejo Rector de Urbanismo, tras acordar el Consistorio y el área insular de Patrimonio Histórico su composición.

Aunque el recorrido que le queda a este documento aún es largo, más de dos años para su aprobación definitiva, al menos ya hay consenso entre ambas administraciones para que se protejan 1.665 elementos, de los que 1.324 son inmuebles con valores arquitectónicos, entre ellos los tres edificios que desataron la guerra entre Cabildo y Ayuntamiento.

“Estamos ante un borrador de Catálogo que tiene que pasar una evaluación ambiental simplificada, que hará el Gobierno de Canarias, y, a partir de ahí, esos son los números, 1.665 elementos a proteger, de los que 1.324 tienen valores arquitectónicos”, apuntaba ayer el aún concejal de Urbanismo, Carlos Tarife.

Según detalló el edil, “hemos hecho el Catálogo en consenso con el Cabildo. Desde que pase la evaluación, lo llevaremos a aprobación inicial, un nuevo periodo de alegaciones y de ahí a su aprobación definitiva. Espero que en dos años esté listo”.

Tarife matizó que “es un documento que puede variar por las alegaciones, pero se hacía necesario hacer un primer paso y enterrar un hacha de guerra que algunos cerraron en falso en 2013, cuando CC y PSOE no hicieron caso a un informe del área de Planeamiento que hablaba de 500 inmuebles más”. El concejal concluyó señalando que este es “un primer paso para dar seguridad jurídica y creo que vamos por buen camino con respecto al urbanismo, al ir regularizando situaciones que no eran normales en esta ciudad”.

En el Catálogo se incluyen tanto los inmuebles con valores arquitectónicos como los espacios y elementos urbanos, el patrimonio arqueológico, el etnográfico o el paleontológico. También, los ámbitos de protección ambiental urbana, la red de caminos y senderos tradicionales, los elementos singulares, como fuentes, monumentos y esculturas, y los árboles y arboledas monumentales y de la flora singular. La propuesta consensuada con el Cabildo ha ampliado el ámbito temporal del estudio, de forma que se recogen todos los periodos históricos por los que ha pasado la ciudad de Santa Cruz desde los primeros asentamiento del siglo XVI hasta la arquitectura contemporánea llegando hasta el año 2000.

Entre el listado se encuentran algunos de los elementos que estos días han sido protagonista a cuenta de otro catálogo, el de vestigios franquistas. Así, al Monumento a los Caídos se le otorga una protección ambiental y al Mercado Nuestra Señora de África, integral. El Monumento a Franco no está catalogado. En cuanto a los ámbitos de Protección Ambiental Urbana, a los ya conocidos como García Escámez, se añaden la barriada Cepsa y el Pasaje Sitjá.

TE RECOMENDAMOS