sanidad

Basilio Valladares: “No me parece adecuado que los positivos asintomáticos puedan hacer vida social normal”

Basilio Valladares destacó la importancia de la vacunación para acabar con la pandemia y recalcó que los asintomáticos pueden contagiar a otras personas
Basilio-Valladares
Basilio Valladares destacó los beneficios de la vacuna frente a la COVID

Basilio Valladares, catedrático de parasitología y exdirector del Instituto Universitario de Enfermedades Tropicales y Salud Pública de Canarias, considera que no es “adecuado” que todos aquellos positivos asintomáticos puedan “hacer vida normal” por el riesgo de “contagiar” a otras personas.

En declaraciones a De la noche al día, programa de Canarias Radio, Valladares se refirió a los cambios como parte de la nueva Estrategia de Vigilancia y Control del Covid-19 con la que se pretende avanzar hacia un modelo de control de la enfermedad similar al de la gripe común: “Estas medidas son políticas. Vivimos en una sociedad donde la economía es importante”.

En referencia a esas medidas, reconoció que las mismas son “correctas” siempre que se cumplan: “Si los ciudadanos nos comportamos correctamente las medidas políticas tomadas son adecuadas, sobre todo para la economía”.

Basilio Valladares: “Es preferible vacunarse”

Basilio Valladares expresó también su deseo de que la segunda generación de vacunas contra el COVID “evite el contagio y no sólo proteja de la enfermedad grave” ya que “con el costo-beneficio de la vacuna es preferible vacunarse, y lo han demostrado las cifras de ingresos hospitalarios”.

El pasado mes de agosto, en una entrevista con DIARIO DE AVISOS, Basilio Valladares fue muy claro al señalar que “sin vacunas, esto hubiera sido una masacre”, algo que, finalmente, logró evitarse: “Hubiera sido una masacre de fallecidos, sería espantoso. Hay que ver las cifras que se están dando. En La Candelaria, de los 28 ingresados en UCI, 24 eran no vacunados. Yo considero que es un auténtico disparate que la gente no se vacune”.

Además, se refirió a todas aquellas personas que niegan de las vacunas, utilizando datos falsos para poner en entredicho la eficacia de las mismas: “Los negacionistas no tienen derecho a poner en peligro a toda la población y frenar lo bien que avanzaba la inmunización. Es cierto que la vacuna no protege a todos de la misma manera y hay contagios, pero los síntomas son menos graves; no vacunarse es una irresponsabilidad”.

La ‘Estrategia de Vigilancia y Control frente a la COVID-19 tras la fase aguda de la pandemia’, aprobada el pasado martes por las comunidades autónomas y el Ministerio de Sanidad en el seno de la Comisión de Salud Pública, entra en vigor este lunes 28 de marzo.

Sanidad y CCAA ya ofrecieron los primeros detalles sobre cómo sería este sistema de vigilancia transitorio contra la COVID-19 en las Jornadas del Sistema Nacional de Salud (SNS) sobre Vigilancia en Salud Pública, que reunieron hace dos semanas a la ministra de Sanidad, Carolina Darias, y a los consejeros de Sanidad de las CCAA y ciudades autónomas en Zaragoza (Aragón).

Salud Pública justifica que los cambios que han acordado se fundamentan en que “los altos niveles de inmunidad alcanzados en la población española han determinado un cambio en la epidemiología de la COVID-19 que apoya la transición hacia una estrategia diferente que vigile y dirija las actuaciones a personas y ámbitos de mayor vulnerabilidad y monitorice los casos de COVID-19 graves, y en ámbitos y personas vulnerables”.

La vigilancia en esta fase de transición dará paso a un sistema consolidado de vigilancia de las infecciones respiratorias agudas que deberá conformar los sistemas de vigilancia centinela de las enfermedades respiratorias agudas (IRAs). En cualquier caso, esta fase transitoria solo se mantendrá siempre que los indicadores de utilización de servicios asistenciales “se encuentren en nivel bajo”, según precisa Sanidad.

Como principal novedad, se ha modificado la indicación de realización de pruebas diagnósticas, que se centrará ahora en personas con factores de vulnerabilidad (mayores de 60 años, inmunodeprimidos y embarazadas), ámbitos vulnerables (sanitarios y sociosanitarios) y casos graves. Así, el diagnóstico de pacientes con síntomas leves compatibles con COVID-19 “se realizará según las necesidades de manejo clínico del mismo”.

TE RECOMENDAMOS