fÚtbol

Enric Gallego reactiva al CD Tenerife (1-2)

El delantero se encarga de darle la vuelta a un marcador que se había complicado tras el gol del Sporting de Gijón y devuelve las opciones de pelear por el ascenso directo
CD Tenerife
Real Sporting – CD Tenerife. LALIGA

Tras dos derrotas consecutivas, el CD Tenerife acudía a su campo talismán en la península para recuperar el camino de la victoria. El Molinón volvió a convertirse en un campo propicio para los blanquiazules, que fueron de menos a mucho más para acabar imponiéndose a un Sporting de Gijón que termina muy tocado y arrastrando cuatro derrotas consecutivas. Los de Miguel Ramis desaprovecharon la primera mitad, en la que los dos equipos acusaron las urgencias, pero todo cambio en la segunda. El cuadro asturiano se adelantó en el marcador tras un regalo de

Corredera, pero entró desde el banquillo Enric Gallego para darle la vuelta al marcador. El delantero catalán anotó los dos goles que le dan tres nuevos puntos al cuadro tinerfeño, que vuelve a reengancharse a la pelea por los puestos de ascenso directo.

Mala primera parte del CD Tenerife en El Molinón. A los de Luis Miguel Ramis se les pedía dar un paso adelante tras dos malos resultados consecutivos, pero los visitantes estuvieron lejos de mostrar la mejor versión que han mostrado durante gran parte de la temporada.

Sin claridad en la zona adelantada y con numerosas imprecisiones por parte de los dos equipos, los 45 minutos transcurrieron casi sin sobresaltos en las porterías. Los dos contendientes se mostraron temerosos debido a que los dos necesitan lograr los tres puntos.

El Sporting tuvo una excelente ocasión para adelantarse en el minuto 18, cuando Corredera cometió un error grosero que permitió a Djuka tener la posibilidad de marcar. Su disparo no fue bueno y el balón lo atrapó sin problemas Soriano.

Eso fue lo más interesante de una aburridísima primera parte que se resolvió con un empate a cero que no contentaba a nadie.

Sin embargo el escenario del partido era de los que le gusta a Ramis, que prefiere que en los choques no pasen demasiadas cosas. Pero en la segunda, sí que pasaron.

Pasó que, primero, Mollejo y Elady se quedaron en la caseta. Entraron Andrés Martín y Enric Gallego. Luego sucedió que el CD Tenerife pudo marcar en una clarísima ocasión, fallada inexplicablemente por Andrés Martín. Y acto seguido se adelantaron en el marcador los de Martí.

Nuevamente Corredera perdió un balón estúpido dentro de su área. Mejor dicho, se lo robó de manera sencilla un Djuka que no tuvo reparos a la hora de fusilar sin piedad a Soriano.
Le tocaba remontar a los blanquiazules y eso no les gusta demasiado. Pero este vez el golpe asestado por el Sporting vino hasta bien. Espabiló el CD Tenerife tras verse por detrás en el marcador.

Moore, el mejor del equipo y gran novedad del once inicial planteado por Ramis, puso un centro medido desde la derecha a la cabeza de Enric Gallego, que el delantero catalán no desperdició. El punta remató al fondo de las mallas el empate en el minuto 52, pero su alegría tan solo duró tres minutos.
Fue lo que tardó Gallego en igualar la contienda. Logró lo más complicado el equipo tinerfeño, que era reaccionar pronto, por lo que había opción de darle la vuelta al marcador.

Pero la defensa insular estaba dispuesta a poner a prueba el corazón de su portero. Esta vez fue José León (min 65) el que regaló un balón en defensa y otra vez Djuka perdonó, cruzando al poste de Soriano. El rechace lo alejó un Moore imperial.

Ramis hizo cambios con el fin de ir a por la victoria. etiró del campo a Corredera y Mario, que ayer no estuvieron para nada acertados y dio entrada a Larrea y a Shashoua.

Le bastó muy poco al inglés para armar un buen taco en el área del cuadro asturiano. Sam fue el que organizó la jugada del definitivo 1-2. Aunque la jugada no fue limpia, Shashoua rompió líneas para plantarse en área rival con dificultad hasta que el esférico cayó a los pies de Enric Gallego que tampoco ahora perdonó (1-2, min 82), adelantado a los suyos. Estalló de júbilo la esquina de El Molinón donde estaba concentrada la afición blanquiazul.

En los minutos que quedaban hasta el final de la pelea, a los blanquiazules no les quedaba otra sino defender el marcador y los valiosos tres puntos que ya palpaban con la punta de los dedos. Ramis metió en el campo a Sipcic en el minuto 87 en lugar de un Bermejo que, al igual que el equipo, en la segunda mitad mejoró mucho en comparación con la primera.

Esta importantísima victoria coloca a los blanquiazules de nuevo en la pelea de la lucha por el ascenso directo.

TE RECOMENDAMOS