cd tenerife

Mucho Valladolid para el Tenerife (1-4)

Se descuelgan los blanquiazules de la pelea por los puestos de ascenso directo tras recibir un duro correctivo por parte del cuadro pucelano
Mollejo se lamenta sobre el césped del Heliodoro SERGIO MÉNDEZ

No era un partido de tres puntos. Valía cuatro y todos se los llevó el Real Valladolid, que sin lugar a dudas fue mejor que el CD Tenerife durante los 90 minutos. Una victoria local era vital para igualar a puntos al cuadro pucelano y meterle presión al Almería, que falló el viernes ante el Zaragoza. Pero nada de eso fue posible en un partido en el que los locales sufrieron un duro correctivo. El abultado marcador no deja lugar a dudas, lo que provoca que los de Luis Miguel Ramis se descuelguen de la lucha por el ascenso directo, que ya parece cosa de tres equipos. Dos derrotas consecutivas descabalgan a los del Heliodoro de la lucha por las dos primeras posiciones.

Tras una semana de muchas dudas, Luis Miguel Ramis dispone de los tres jugadores que durante la semana sufrieron COVID. No obstante, solo Sergio González entró en el once inicial. Mario González y Álex Corredera se quedaron en el banquillo. Debido a esto, Carlos Ruiz entró en el centro de la zaga para acompañar a José León, mientras que Sergio se fue a la medular para jugar junto a Míchel Herrero. Además, Enric Gallego reapareció en la punta. Además Carlos Pomares ocupó el lateral izquierdo ya vez que Álex Muñoz no entró en la convocatoria al haber estado con molestias toda la semana.

El partido tenía, desde el principio, toda la pinta de ser grande en todos los sentidos. Se medían dos equipos que pelearán por estar en Primera División hasta el final. El Tenerife quiso imponer su ley de entrada y empezó a llegar a los dominios de Masip con cierta frecuencia. A los dos minutos Mollejo cabeceó a las manos del meta pucelano. Fue esa la ocasión más clara de unos minutos de dominio local. Un dominio que rompió el colegiado Hernández Maeso, que poco a poco se fue convirtiendo en protagonista del partido.

A base de faltas a favor fue metiendo en el partido al Valladolid, que necesita muy poco para hacer las cosas muy bien debido a la enorme calidad que tienen sus jugadores. Mellot y Ramis fueron amonestados fruto de la desesperación. Precisamente fue en la acción donde Mellot se llevó la amarilla cuando el club vallisoletano se adelantó en el marcador. Falta lateral en la que hubo varios despistes en la zaga hasta que El Yamiq logró batir a un Soriano que antes sacó una mano espectacular, pero el rechace le llegó al delantero pucelano para marcar a placer. El tanto no subió al marcador de entrada, pues el asistente lo anuló en primer término. Tuvo que intervenir el VAR para darle validez al gol, ya que una pierna de Mellot evitaba el fuera de juego.

El Tenerife intentó sobreponerse a las muchas dificultades que presentaba el encuentro, pero le frenó al colegiado y el juego embarrado pucelano. El duelo apenas tuvo continuidad. Se paraba cada dos por tres, por las reiteradas interrupciones de los jugadores rivales. Solo cabe destacar en este periodo un remate alto de Bermejo cuando tenía toda la portería para marcar en el minuto 27. Gran ocasión que se fue al limbo.

Luego la ansiedad se fue apoderando de los blanquiazules, que entraron en el juego que quería tanto el árbitro como el Valladolid. Mollejo, Bermejo y Pomares fueron amonestados antes de que llegase el descanso.

La segunda parte arrancó con un cambio. Se quedó en la caseta Mollejo, que tenía amarilla, y entró Andrés. Entró algo alocado el Tenerife, pero también los jugadores empezaron a jugar y a mover la pelota con mayor valocidad. Subió el fútbol y bajaron las revoluciones, algo muy necesario para que los jugadores tinerfeñistas tuvieran más calma y cabeza a la hora de crearle problemas al Valladolid. Pudo empatar el Tenerife con un remate de Carlos Ruiz que se estrelló en el larguero de la meta defendida por Masip en el minuto 55.

Tras esa ocasión clara, el partido se tranquilizó y Ramis intentó agitarlo de nuevo con un triple cambio, pero antes el Valladolid cogió ventaja en el marcador. Jugada de fantasía de Sergio León, quien dejó sentado a Carlos Ruiz, para luego asistir a Plata, que marcó sin ningún tipo de problema el 0-2. Se le complicaba mucho el duelo al cuadro local.

Ramis hizo el triple cambio que tenía previsto antes del segundo tanto pucelano. Entraron al campo Álex Corredera, Mario González y Nahuel Leiva. Salieron del campo Sergio González, Enric Gallego y Álex Bermejo.

No le aportaron gran cosa estas sustituciones a los blanquiazules, por lo menos inmediatamente porque el Valladolid volvió a golpear con fuerza. En una acción a balón parado, Javi Sánchez cabeceó a gol ante el exceso de pasividad de la defensa local. 0-3 y el partido estaba decidido.

Intentó meterse en el partido los locales con un gol de Andrés, quien se aprovechó del rechace de Masip, quien frenó un mano a mano que había tenido Mario González. Primer tanto del jugador cedido por el Rayo y un hilo de esperanza volvió a surgir en el Heliodoro.

No obstante duró apenas unos pocos minutos, ya que Luis Pérez hizo el cuarto. No lo celebró por su pasado blanquiazul, pero sepultó del todo las esperanzas de lograr un marcador favorable en un partido que era vital.

TE RECOMENDAMOS