política

El Gobierno y las autonomías se unen para pedir a Europa bajar el precio de la energía

La invasión rusa motiva la creación de un Plan Nacional de respuesta a sus consecuencias en sectores como la energía. Es “la mayor crisis humanitaria” desde la II Guerra Mundial
bajar el precio de la energía

El Museo Arqueológico Benahoarita de Los Llanos de Aridane, obra del arquitecto Gregory Garritano, fue el escenario escogido para acoger ayer la primera Conferencia de Presidentes regionales que, en 10 años, reúne a todos sus miembros presencialmente, sobre todo por las habituales ausencias de los líderes catalanes.

No se trata de un recinto cualquiera, ya que está inspirado en el coliseo romano -con su característica forma circular-, donde tuvieron lugar en la Edad Antigua duros enfrentamientos entre hombres y bestias. Sin embargo, la tesis reinante en el encuentro de los primeros espadas territoriales fue de sintonía, con un mensaje de unidad de cara al Consejo Europeo que tendrá lugar los días 23 y 24: España reclama soluciones para bajar el precio de la luz.

Además, en el marco de dicho foro se acordó establecer las normas que regirán la acogida de refugiados de la guerra en Ucrania. Un conflicto que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, a quien a lo largo del fin de semana acompañaron nueve ministros, tachó de “injustificado”. Y aseguró que ha creado “la mayor crisis humanitaria que está viviendo Europa desde la II Guerra Mundial”.

Es por eso que Sánchez puso sobre la mesa los denominados “Acuerdos de La Palma”, que pivotan sobre cuatro bloques. El primero, relacionado con, precisamente, la acogida de civiles ucranianos, a lo que los líderes regionales se mostraron abiertos, con la salvedad de concretar los recursos que habrá disponibles para garantizarles una atención digna, educación y sanidad. En este punto puso el acento el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo.

En un segundo bloque se abordó, junto con la Federación Española de Municipios y Provincias, una postura común para poner freno a las subidas del precio de la energía, de modo que “nuestras industrias no se conviertan en rehenes del chantaje de Vladímir Putin”, subrayó Sánchez. Un aspecto en el que, de acuerdo con lo expuesto al término del encuentro por sus asistentes, hubo unanimidad para que el club de los Veintisiete cambie las reglas del juego en cuanto a la fijación de tarifas.

El presidente del Gobierno también aprovechó para lanzar un dardo al PP, que hasta la fecha había cuestionado la gestión de los fondos europeos. Algo en lo que el socialista dijo que, con la coyuntura que atravesamos por la guerra, es necesario “dejar la lucha partidista”, ya que es “un elemento fundamental para consolidar la recuperación”.
No obstante, todas estas acciones serán plasmadas -anunció Sánchez- en un Plan Nacional de respuesta a las consecuencias de la guerra. Estrategia ante la que varios presidentes expresaron sus dudas por la falta de concreción.

TE RECOMENDAMOS