cultura

La palmera Valeria Castro causa sensación en ‘El Hormiguero’

Casi seis millones de personas vieron a la cantante durante el programa
Valeria Castro en El Hormiguero BARLOVENTO COMUNICACIÓN

Pablo Motos, presentador de El Hormiguero, anunció la pasada semana la visita a su programa de Valeria Castro, la cantante palmera que pasa por ser uno de los valores más importantes de la música española. En un primer momento, en redes sociales, causó curiosidad, pues muchos desconocían quién era la cantautora que ayer cautivó a todos gracias a su historia de trabajo y constancia.

Nacida hace 22 años en Los Llanos de Aridane, lugar de donde toma los sonidos que inspiran las canciones de su primer álbum, Chiquita, la palmera se dio a conocer gracias a las redes sociales, donde colgaba vídeos de las versiones que hacía de éxitos de otros artistas.

Para presentar Chiquitita llegó Valeria a El Hormiguero, programa de máxima audiencia que, ayer, al menos en algún momento del mismo, vieron hasta 5.700.000 personas. “Estoy viviendo un sueño”, reconoció la canaria antes de recordar cómo Alejandro Sanz fue uno de sus grandes valedores: “Recuerdo que me empezaron a llegar muchas notificaciones pero yo no sabía qué estaba pasando. Luego ya me conecté a través de Wi-Fi y vi que Alejandro Sanz había decidido escucharme y compartirlo con sus seguidores”.

Además, Castro, que reconoció que su familia se había visto afectada de manera directa por la erupción del volcán de La Palma, pidió que nadie “olvide” lo sucedido en su Isla: “Estamos esperando ayudas, esperando que la gente no nos olvide, para tratar de salir adelante porque La Palma es una isla con una idiosincrasia y un pueblo de gente luchadora y que va a salir adelante”.

Valeria Castro aprovechó su presencia para cantar en directo un tema de su álbum. Se trata de Guerrera, un trabajo que, según la propia cantautora, escribió para su madre y su abuela y que ayer, Día de la Mujer Trabajadora, quiso dedicar a todas las mujeres porque “tiene más fuerza que nunca”.

TE RECOMENDAMOS