fútbol

Tragedia en el fútbol: decenas de heridos en un estadio mexicano

La violencia llegó a alcanzar tal magnitud que 22 personas tuvieron que recibir ayuda médica

La liga mexicana ha decidido suspender toda su jornada tras la batalla campal desatada en el Querétaro – Atlas. Ultras de ambos equipos comenzaron su pugna en la grada del estadio durante la segunda mitad. La tensión fue tal que el resto de aficionados se protegieron en el césped. Por el momento, las autoridades confirman que hay dos heridos graves como consecuencia de una nueva acción de los radicales, pero la prensa local y algunas imágenes hablan de fallecidos.

Los hechos se iniciaron pasada la hora de partido en el estadio de La Corregidora. Los visitantes del Atlas dominaban el encuentro por un ajustado 0-1. En ese momento, radicales de los dos conjuntos comenzaron a pelearse en las gradas. El resto de aficionados intentó alejarse de la escena, pero los participantes en las agresiones crecieron y tuvieron que bajar al propio terreno de juego para resguardarse.

El colegiado paró el encuentro. Algunos de los jugadores optaron por intentar calmar a los violentos. Otros se marcharon directamente al interior de las instalaciones por temor a recibir algún tipo de agresión. Y los violentos, como reflejan algunas de las imágenes, prosiguieron con su pelea en el mismo terreno de juego.

La violencia llegó a alcanzar tal magnitud que 22 personas tuvieron que recibir ayuda médica. Nueve de ellas, además, fueron trasladadas al hospital. De esta última cifra, dos están en estado grave. Sin embargo, la prensa local habla de más de una quincena de fallecidos en la batalla campal. Algunas de las imágenes compartidas por los aficionados presentes muestran a personas inconscientes, sobre charcos de sangre o incluso desvestidos tras la paliza.

La jornada 9, como consecuencia de estos incidentes, ha tenido que ser suspendida. El presidente de la liga acudirá a ver a los heridos como muestra de apoyo y condena, por lo que podría haber afectados por estas agresiones que no pertenecieran a ninguno de los grupos radicales.

La jornada, suspendida

Mikel Arriola, máximo responsable de la liga mexicana, emitió un comunicado horas después de los sucesos para condenar los actos y confirmar la suspensión de la jornada. El dirigente adelantó que revisarán todos sus protocolos de seguridad y ya ha pedido que se imponga una sanción histórica para frenar la violencia en el fútbol.

TE RECOMENDAMOS