sociedad

Fallece el urólogo Pedro Rodríguez Hernández a los 75 años

El prestigioso especialista sufría graves problemas de salud, derivados de una actividad profesional muy intensa; permaneció activo hasta que sus fuerzas se lo permitieron
Fallece el urólogo Pedro Rodríguez
Fallece el urólogo Pedro Rodríguez
El doctor Pedro Rodríguez, durante la entrevista que concedió al DIARIO DE AVISOS tras su jubilación. DA

Con más de 40 años de experiencia, Pedro Rodríguez era uno de los especialistas en Urología más reputados de España. Su muerte se produjo a los 75 años. Después de dejar su plaza en el Hospital Universitario de Canarias (HUC) y como docente en la Universidad de La Laguna (ULL), al cumplir los 65 años, mantuvo su consulta privada -un clásico en la santacrucera calle Serrano- dos veces a la semana. Confesó, en una entrevista concedida a DIARIO DE AVISOS, que no perdía el gusanillo de continuar aprendiendo, siempre que se lo permitiera la salud. Y así lo hizo, participando en distintos foros, simposios y otros encuentros para aumentar su conocimiento y seguir formándose en esta especialidad de la medicina, hasta que su salud le dejó.

En la entrevista, realizada en su despacho, confesó su desacuerdo con la medida que le llevó a abandonar forzosamente la medicina en el sistema público canario y la docencia al cumplir los 65 años y verse abocado a la jubilación. “Es la edad de mayor lucidez profesional”, afirmó. Su opinión respecto a esas jubilaciones, quedó clara: “Se pierde una parcela de la medicina que no se aprende sino participando con profesionales experimentados que aportan bagaje y conocimiento”, apuntó entonces, e incluso ironizó al indicar que los nuevos médicos tienen que aprender esas metodologías de los veteranos “a través de videos por internet, una triste paradoja”.

Rodríguez tenía muy claro que con esta situación los perjudicados son los pacientes. “Soy partidario de que, si alguien quiere seguir después de los 65 años, se le permita, cumpliendo siempre con unos requisitos, ya que pienso que hay sitio para todos”, aseveró. “Quien sale beneficiado es el paciente, lo primero y más importante, y después también se beneficia el médico, ya que irse a veces puede resultar traumático”, añadió.
Sobre su futuro (entonces contaba con 70 años) lo tenía claro: “Aún me queda cuerda en esta profesión, aunque en los últimos tiempos he reducido el número de días a la semana que paso consulta”, explicó. Como anécdota, contó que, en ocasiones, llegaba a adelantar la hora de la consulta si algún paciente se lo pedía para poder atenderlo. De hecho, el día de esta entrevista fue así. “Hago lo que creo que debo hacer desde el punto de vista del enfermo”, resumió.

TE PUEDE INTERESAR