güímar

“Quiero ser Miguel Ángel, no el presidente del Náutico de Güímar”

El reconocido deportista Miguel Ángel Castro ganó las elecciones al club de El Puertito y espera a la auditoría para desvelar sus proyectos
Miguel Ángel Castro, nuevo presidente del Club Náutico Puertito de Güímar / SERGIO MÉNDEZ

Nos recibe con la ropa de entrenamiento del Tenerife CajaCanarias de atletismo, su nuevo club, con el que desde hace unos años compite en la categoría máster como lanzador de peso. “No quiero ser un presidente de corbata y sentado siempre en el despacho, quiero mostrar cercanía, quiero seguir siendo Miguel Ángel, no el presidente del Náutico de Güímar”, comenta quien aún mantiene varios récords Guinness en bicicleta estática.

Miguel Ángel Castro, arafero de 54 años, es agente de la Guardia Civil y desde hace años trabaja como chófer en Capitanía General de Canarias. Conocido en el deporte por sus gestas contra el tiempo en spinning, Castro sorprendió a todos ganando por abrumadora mayoría las elecciones a la presidencia del club náutico situado en El Puertito de Güímar. Del millar de votos sacó algo más de quinientos, imponiéndose a las otras dos candidaturas presentadas. “Mi plancha -dice- está formada por empresarios, gente dedicada al mundo del mar, varios funcionarios, buscando una directiva en donde todo el mundo estuviera empleado, con sus ocupaciones, porque teniendo responsabilidad en tu trabajo tienes responsabilidad en tu hobby. Tenemos un proyecto ilusionante, con un gran equipo. Al principio no tenía ganas de presentarme, pero terminaron convenciéndome y aquí estoy”.

Afirma que ganó las elecciones “sin promesas ni grandes objetivos” y no porque no los tenga, sino porque “no podemos prometer nada sin saber cómo están las cuentas del club, y para ello hemos encargado una auditoría externa. Queremos la mayor transparencia posible en los dos años que tenemos de mandato. Un periodo demasiado corto para todo lo que queremos hacer, seguro”.

Entre los proyectos tiene en mente la ampliación de las instalaciones, aunque reconoció que para ello “necesitamos llegar a un acuerdo con Antonio Plasencia, el propietario de los terrenos de la parte de abajo y hacia abajo no podemos porque es terreno de Costas. Tenemos un proyecto interesante, pero no queremos comunicarlo antes de que pueda salir, porque igual quedamos como tontos”. Entre esos proyectos está la construcción de un pabellón cubierto y la creación de un equipo de baloncesto.
Sobre el puerto afirma que tampoco es posible, por ahora, la ampliación, pero sí se muestra ilusionado con “el muelle de espera que no existía”, que “no solo es súper importante, sino que también no lo exigían”.

Castro tiene en mente la ampliación y mejora de las instalaciones deportivas, pendiente de lo que diga la auditoría / SERGIO MÉNDEZ

El Náutico de Güímar tiene en la actualidad 2.300 socios, con lo que un día, con familiares, puede darse cita más de cinco mil personas en un buen día de verano. En la próxima asamblea se estudiará la rebaja de canon del club (1.200 euros) al ser en muchas ocasiones más caro que las acciones, que algunos socios venden por 600 euros. “Creo que debería ser al revés, que el socio pueda sacar mayor rendimiento a su acción, después de la última derrama de 300 euros el canon y 300 la acción que hubo para retocar la cara exterior del club”.
En los casi dos meses que lleva como presidente, Miguel Ángel Castro señala que “todos me han acogido muy bien, mis relaciones con todos los socios es de cercanía, porque no dejo de escuchar a ninguno, le caiga bien o mal. Yo no tengo problemas con nadie, todo aquel que pueda aportar sabe que tiene las puertas abiertas y que será siempre escuchado. Esa ha sido siempre mi filosofía de vida, personal y profesionalmente”.

Sobre su carrera deportiva, Miguel Ángel Castro nos relata que “la bicicleta la he dejado aparcada de momento, a no ser que me dé un arrebato. Ahora me dedico al atletismo y estoy encantado, ya soy campeón de España máster (más de 45 años) en peso y me estoy preparando para ir al Europeo de Rotterdam”, reconociendo que “lanzo más largo en los entrenamientos que en la competición, quizás porque tengo demasiadas miradas sobre mí, algo que en la bicicleta agachas la cabeza, pedaleas y pedaleas y no siento esa presión”, comenta el nuevo presidente del Náutico de Güímar.

TE RECOMENDAMOS