islas

La primera señal “anómala” en El Hierro se registró en 2021

El IGN estudia el origen del inusual tremor detectado esta semana; un sismólogo afirma que no está claro si se debe a la actividad humana o si se trata de “derrumbamientos” submarinos
El Hierro
Burbujas originadas por la última erupción volcánica registrada en la isla de El Hierro, en el año 2011 | DA

Una de las estaciones sísmicas del Instituto Geográfico Nacional (IGN) registraba esta semana una “señal anómala” de tremor en La Frontera (El Hierro), tal y como publicó DIARIO DE AVISOS en su edición de ayer, haciéndose eco de una pregunta al organismo del palmero José Fernández Arozena. Sin embargo, no se trata del primer valor fuera de lo común del que tiene constancia la entidad en el entorno de la Isla del Meridiano.

El pasado 25 de noviembre, la institución que dirige María José Blanco en Canarias también apreciaba un episodio similar con una duración de entre “cinco o diez minutos”, como detalló el sismólogo Eduardo Suárez en declaraciones al programa Buenos Días Canarias de la televisión pública isleña.

El científico explicó que la segunda señal tuvo un periodo de actividad más largo, de varias horas, y su origen aún es desconocido. Con los elementos que se tienen al respecto, dijo que tan solo se puede enmarcar dentro de un “proceso submarino”, si bien en ese término caben las actividades “antrópicas”, es decir, producidas por el ser humano, y las naturales, que van desde el movimiento de fluidos hasta terremotos o, incluso, “derrumbamientos” de estructuras del fondo marino.

No obstante, Suárez indicó que para que dicha anomalía hubiera sido producida artificialmente, por ejemplo, por el paso de un buque, este tendría que ser “gigante”, de ahí que tampoco tenga un encaje claro como fenómeno atribuible a la acción humana.

Y es que en otro tipo de ambientes, como las ciudades, Suárez afirma que los sismógrafos pueden detectar señales correspondientes al paso de vehículos o el desarrollo de obras, que carecen de interés para la labor que lleva a cabo IGN. En este caso, es “una señal que se transmite por el agua”, y, a pesar de que logísticamente sea complicado concebir que el ser humano tenga algo que ver con ella, añade que “su contenido frecuencial y la velocidad con la que se propaga” no coinciden con un origen estrictamente natural.

Eso sí, también se ha puesto sobre la mesa que “sea algún derrumbamiento submarino”, algo en lo que coinciden fuentes del Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan) consultadas por este periódico.

Precisamente a raíz de esta señal, el IGN se encuentra estudiando, ya no solo su origen, para lo que son fundamentales los datos que recaban los cerca de 50 instrumentos que tiene desplegados el ente en el Archipiélago. También lo es el histórico de registros, que, de acuerdo con Eduardo Suárez, están analizando en detalle, con el objetivo de saber si en algún momento ha tenido lugar una actividad similar. Aunque, según manifestó en su intervención televisiva, “desde 2011 hasta 2016” no se ha apreciado un episodio parecido.

La señal anómala en El Hierro, sin vinculación al volcán de La Palma

En la respuesta que el IGN dio al aficionado palmero, detallaba que nada hace pensar que la señal anómala de El Hierro tenga vínculo alguno con el proceso post-eruptivo del volcán de Cumbre Vieja, frente a las dudas que puedan surgir por la cercanía en el tiempo del monstruo que arrasó parte del Valle de Aridane, que las autoridades dieron por apagado definitivamente el pasado 25 de diciembre.

TE RECOMENDAMOS