sociedad

La penúltima aventura de Juan Diego Amador

El tinerfeño Juan Diego Amador se encuentra en Noruega con el objetivo de recorrer uno de los mayores glaciares del mundo, el Jostedalsbreen
juan-diego-amador
Juan Diego Amador está listo para su próxima aventura

El incansable Juan Diego Amador, el único canario que ha logrado conquistar el Everest, sigue a la búsqueda continua de nuevas hazañas, de nuevos retos, no tan grandes como aquel de mayo de 2004, pero igual de atractivos para él, ya sea como montañero y aventurero, como en su condición de geógrafo. Desde hace unos días se encuentra en Noruega para recorrer en diez días un gran glaciar, reiniciando su actividad viajera después de una larga pandemia.


Así nos explica Juan Diego Amador su penúltimo proyecto: “Hace unos años tuve la oportunidad de conocer a José Mijares, un aventurero natural de Palencia pero que reside en el norte de Noruega desde hace 20 años. Ambos compartimos la pasión por la aventura y el amor por las montañas y los grandes espacios naturales. Ambos hemos hecho aventuras extremas en lugares recónditos y conocíamos de nuestras historias deportivas. Así que, en el año 2018, lo invité a Tenerife a participar en unas jornadas que organizamos desde la Federación Tinerfeña de Montañismo. Durante aquellos días subimos al Teide e hicimos varias actividades en la Isla y, fruto de aquel encuentro, soñamos con varios proyectos juntos entre los que se encuentra este. Lamentablemente, luego vino la pandemia y tuvimos que parar todo y ahora es el momento de retomarlo”.

Esta primera idea consiste en hacer la travesía integral del glaciar más grande de toda Europa Occidental. El Jostedalsbreen se encuentra concretamente en la Noruega de los fiordos y cubre 487 kilómetros cuadrados. El punto más alto del glaciar alcanza los 2.018 metros por encima del nivel del mar. El glaciar tiene una longitud de poco más de 60 kilómetros y en algunos puntos se acumula una capa de nieve de más de 600 metros de espesor. Sin duda, es un lugar único y que corre peligro de desaparecer como consecuencia del calentamiento producido por el cambio climático”.

Juan Diego Amador: “Pensamos que mayo podía ser un buen mes”


Juan Diego Amador se encuentra desde el jueves en Noruega y cuando partió no las tenía todas consigo, por el pronóstico meteorológico: “Lo cierto es que decidimos emprender esta aventura hace un mes, pensando que mayo podría ser un buen momento, pues suele ser un mes en el que el glaciar aún tiene bastante nieve y eso evita posibles accidentes en las grietas, pero al mismo tiempo ya los días son más largos y la meteorología suele ser buena. Sin embargo, hace una semana que un centro de bajas presiones se localizó en la costa de Noruega y está enviando mucha nieve, viento y temperaturas extremadamente bajas. Aún así, lo vamos a intentar. Si el tiempo no acompaña, intentaremos otra aventura, lo que los montañeros llamamos un plan B”.


Sea el plan original o el B, la pareja de aventureros lleva un amplio equipo de trabajo. “Para emprender esta hazaña -comenta Juan Diego- llevamos muchos “juguetes”, pues para aproximarnos al glaciar debemos navegar con una pequeña embarcación inflable llamada packraft hasta el interior de un fiordo. Comenzaremos al noreste del glaciar, donde ascenderemos con crampones a la parte superior y desde ahí pretendemos desplazarnos con esquís durante 60 kilómetros. Una vez que lleguemos al extremo suroeste del glaciar tendremos que salir de nuevo remando. Así que se trata de una aventura compleja por la logística y por el material necesario. Iremos en autonomía total, es decir que a todo este material deportivo hay que añadirle tienda, material de pernocta y comida para una semana”.


Y a todo ese material también hay que sumarle el equipo de documentación, con el objetivo de difundir la aventura. “Llevo equipo de filmación, fotografía y dron, todo minimalista. La idea es grabar lo que podamos y lo que las condiciones y la actividad nos permita. Como siempre, iré compartiendo con los medios y en mis redes sociales. Uno de mis grandes alicientes en mis viajes es registrarlos y compartirlos. De la misma manera que disfruto con las actividades de compañeros y amigos, me gusta compartir mis actividades”, señala Juan Diego Amador.

TE RECOMENDAMOS