santa cruz

Las ayudas para el pago del agua crecen el 175% en Santa Cruz

Las prestaciones sociales gestionadas por el Ayuntamiento durante el primer trimestre aumentan el 61% respecto al mismo periodo de 2021 y suponen un gasto superior a los tres millones
Rosario González, concejala de Acción Social de Santa Cruz.

“Santa Cruz sigue siendo un seguro social para muchas familias del municipio”. Así explica la concejala de Acción Social de la capital, Rosario González, los datos de asistencia social que proporcionan las Prestaciones Económicas de Asistencia Social (PEAS) de Santa Cruz en este primer trimestre de 2022, en el que ya se han gestionado 32.841 ayudas, 12.484 más que en el mismo periodo de 2021, lo que supone un aumento del 61%.

El gasto aparejado a estas PEAS supera los tres millones, el 17% más que lo gastado en esos mismos tres meses del año pasado. Los aumentos más significativos se han registrado en las prestaciones para el pago del recibo del agua, que pasan de las 422 de 2021 a las 1.163 que se han pagado en este primer trimestre, lo que supone un incremento del 175%. Aparentemente no hay ningún motivo para este incremento. El importe de estas ayudas alcanza casi los 49.000 euros, frente a los 31.000 del año pasado.

El otro dato que llama la atención es el de las ayudas de alimentos, que han crecido el 67%, gracias a que se ha multiplicado el reparto de tarjetas, de forma que se pasan de las 18.420 prestaciones del primer trimestre del 2021 a las 30.906, en las que se han invertido más de 2,2 millones.

En relación directa con el mayor reparto de ayudas de alimentos está la “significativa” reducción de usuarios en los repartos de comida del Banco de Alimentos, entidad desde la que informan de que en el primer trimestre de 2022 tienen 765 familias menos, lo que deja la cifra en 1.496 familias usuarias.

“Esto no quiere decir que existan menos familias con necesidades de estas ayudas, sino que cada día hay menos gente recogiendo alimentos en las mal llamadas ‘colas del hambre”, precisamente porque se está en el camino de cambiar el modelo con las tarjetas de alimentos, que permiten la adquisición de productos frescos, además de impedir la estigmatización de las familias”, apunta González.

Para la concejala, “el camino hacia una mayor calidad de los servicios” está en aspectos como este de la tarjeta de alimentos. “Estamos disminuyendo las personas que necesitan recursos de recogida de alimentos y aumentando la entrega de tarjetas para que los adquieran en los supermercados lo que supone un servicio con una mayor dignidad, un pequeño cambio hacia la forma de atender a estas personas en exclusión social”.

González matiza que, “obviamente, cada vez que vemos que tenemos que aumentar intervención en todas las personas no son cifras que nos agrade dar, nos gustaría bajar cada día la cifra, pero, desgraciadamente, la situación económica y social, acabando de salir de una pandemia, con una guerra o un incremento de precios desorbitado, hace que, nuevamente, se dejan ver la necesidades de muchas familias de acudir a los servicios sociales”.

Asimismo, insiste en que “lo importante es que seguimos ahí dando soporte a las familias, pero también en servicios directos, porque las prestaciones llegan al 40% del presupuesto, pero ofrecemos la ayuda a domicilio, escuelas infantiles o programas como Santa Cruz Impulsa y Santa Cruz Vital, todo con el objetivo de que las familias que se encuentren en esta situación puedan salir de ella con nuestra ayuda”.

En cuanto al resto de prestaciones, ha habido una menor gestión en apartados como las PEAS de Capital (electrodomésticos, mobiliario y obras) pasando de 246 en el año 2021 a 80 en el 2022. También ha habido una reducción importante en PEAS de vivienda (alquileres, comunidad, hipotecas…) pasando de 540 en el 2021 por un importe de 763.407,46 euros a 381 PEAS en el año 2022 por 527.943,18 euros (159 PEAS menos que el año pasado).

La concejala apunta que esta disminución en estas ayudas se compensará en el segundo trimestre, ya que hay un número importante de ellas gestionándose en estos momentos.

Para el alcalde de Santa Cruz, José Manuel Bermúdez, “el esfuerzo que se realiza desde el Ayuntamiento, que dispone de un extenso catálogo de los más completos de Canarias para las familias vulnerables, pretende que nadie se quede atrás por razones económicas” y sostiene que “también, y a la misma vez, todo está relacionado con la estrategia de conseguir que las familias no se noten señaladas, al tiempo que programas como Santa Cruz Impulsa pretenden, además, buscar sólidas estrategias para que se articulen oportunidades de empleo, que es la auténtica alternativa a la situación de vulnerabilidad económica y social”.

TE RECOMENDAMOS