baloncesto

“No te retires nunca, Marce”

El base brasileño se llevó el galardón de jugador más valioso de la final y el reconocimiento unánime del mundo del baloncesto en una cita más que especial para él
El Lenovo Tenerife abraza el cielo europeo en el Bilbao Arena

En el documento nacional de identidad de Marcelinho Huertas no hay fecha de nacimiento. Ni rastro de su edad. En ese apartado solo pone mágico, incombustible. Ayer logró un nuevo título para su palmarés, el primero con el Lenovo Tenerife, el equipo en el que es feliz y al que ha llevado al máximo esplendor con su juego alegre, su sabiduría y su conexión con el resto de los compañeros.
Huertas, máximo asistente histórico de la Basketball Champions League, fue nombrado como jugador más valioso de la Final a Cuatro de Bilbao en el último día de una semana donde el carioca le había dado la máxima importancia a esta cita. Por aquello de eso que llaman edad y que a él ni se le nota, Huertas entendía que podía ser una de las últimas oportunidades de sumar un título. Visto lo visto no es más que la penúltima.

El internacional brasileño se hizo con el mando del partido aunque en su primera aparición se llevara un tapón de Francisco en un contraataque. Como para venirse abajo. El MVP de la cita bilbaina tomó nota y desde entonces sumó 13 puntos y repartió 14 asistencias, para sumar a 3 rebotes y alcanzar los 22 de valoración. Su carta de tiro se quedó en 6/10 en lanzamientos de campo y 1/2 en tiros libres, pero sus canastas llegaron en momentos delicados y su conexión con Shermadini (14 puntos) fue determinante.

Posiblemente este será el título que más ilusión le haya hecho en su trayectoria deportiva. Huertas ganó la Eurocup con el Joventut de Badalona (2006), se llevó la Liga ACB con el Caja Laboral Baskonia (2010) y ganó con el Barcelona la Copa del Rey (2013) y la Liga ACB (2012 y 2014). La Copa Intercontinental de 2020, ya vestido de aurinegro, también está en sus vitrinas, pero lo de ayer fue más que especial.

“Ha sido un partido muy duro en una competición que cada año es mejor y es muy emocionante poder estar aquí y haber vencido a un gran equipo como el Manresa”, resumía un Marcelinho que dedicó bonitas palabras al rival de ayer y a su entrenador, Pedro Martínez, y que confesó que “mis compañeros han trabajado muy duro, hemos estado centrados en el plan de partido, hemos compartido el balón y no puedo estar más feliz”.

Para Huertas había sido muy bonito también su reencuentro con Bilbao, un lugar donde creció deportivamente durante la temporada que estuvo allí (2007-2008) después de su paso por el DKV Joventut y antes de vivir la aventura italiana con el Fortitudo Bolonia (2008-2009).

Marcelinho, que se llevó para casa el balón de la final, lideró a su equipo dentro de la cancha hacia el millón de euros destinado para el campeón a pocos días de cumplir, según dicen, los 39 años. Luego levantaría el trofeo más importante para él, el de campeón y su compañero Sergio Rodríguez le hizo una petición. “No te retires nunca, Marce”.

TE RECOMENDAMOS