gastronomía

Alejandra Hernández, la artesana del chocolate en El Aderno

Alejandra Hernández es la jefa de partida de chocolate de El Aderno, obrador de Buenavista del Norte, y quien consigue que brillen los bombones
Alejandra Hernández
Foto: Marta Torres

El chocolate, verdadero manjar de dioses, ha sido un alimento que durante siglos y siglos ha sido degustado de diferentes maneras. Dulce, amargo picante, líquido, blando o duro son algunas de las exquisitas recetas que nos permiten disfrutarlo. Y en manos de Alejandra Hernández Díaz, jefa de partida del chocolate de El Aderno, se convierte año tras año en pequeñas piezas de arte de la colección Bombones de Autor, que va por su undécima edición, de este obrador de Buenavista del Norte.

Alejandra Hernández (1982, Buenavista del Norte) nació en esta pequeña localidad del norte de Tenerife y demasiado temprano le entraron ganas de trabajar, de tal manera que su madre tuvo firmar los papeles para entrar en El Aderno de limpiadora. Poco a poco Alejandra, con voluntad y tesón, ha ido subiendo puestos en el obrador hasta hoy, en que desempeña la función de jefa de partida del chocolate de El Aderno, donde las mujeres suponen más del 90% de los empleos que genera.

El talento, acompañado del sacrificio, siempre es bienvenido en el negocio de la restauración. Alejandra ha realizado numerosos cursos de formación, impartidos por grandes profesionales del chocolate, como son Paco Torreblana, Frédéric Bau, Pedro Rodríguez, Yan Duytsche, Pierre Hermé, Oriol Balaguer, etcétera.

La manteca de cacao es uno de los productos más versátiles de la gastronomía pero requiere un gran dominio de las técnicas para lograr el mejor aroma, sabor, color, brillo y texturas en sus diferentes elaboraciones.

Teobaldo Méndez, pastelero y propietario de El Aderno, se deshace en elogios a la hora de hablar de Alejandra de quien señala que “no hay nadie que toque el chocolate como ella, y además lo hace de manera artesanal”.

La mayor dificultad, según Alejandra Hernández, es “atemperar el cacao para conseguir que el bombón sea brillante”. Y afirma que “el mejor chocolate es el negro, cuanto más cacao tenga, mejor”. Luego, las posibilidades son casi infinitas: bombones, trufas, mousses, huevos de Pascua, piruletas… Y de lo que más orgullosa se siente es de las elaboraciones que ella crea desde cero, por ejemplo, un huevo de Pascua pintado a brochazos.

Desde hace años es la encargada de plasmar los diseños que diferentes artistas de las Islas crean para los Bombones de Autor de El Aderno, que ya ha alcanzado su undécima edición. Alejandra Hernández trabaja codo con codo con ellos durante el proceso de creación de lo bombones y reconoce que el que más trabajo le llevó fue el que diseñó Luis Kerch. Aunque al final el propio Kerch, o Maribel Nazco y Santiago Palenzuela, por citar los tres últimos, la hayan felicitado por su trabajo.

TE RECOMENDAMOS