tenerife

Reabre el Centro de Visitantes de Cañada Blanca en el Teide tras 15 años cerrado

Con una superficie de unos 1.000 metros cuadrados, una muestra que versa sobre la presencia humana en las cumbres de Tenerife
terremotos

El Cabildo de Tenerife ha inaugurado este viernes el Centro de Visitantes de Cañada Blanca, en el Parque Nacional del Teide, una instalación que se hallaba cerrada desde 2007 y que renueva la oferta interpretativa del parque, complementando al otro centro situado en el Portillo de la Villa y al Museo de Sitio de Juan Évora en Bocatauce.

El presidente del Cabildo, Pedro Martín, indicó que este centro de visitantes quiere trasladar “a los que vienen aquí, ya sean residentes o vengan de fuera, que el Parque Nacional, además de una postal maravillosa, contiene un alto y delicado valor desde el punto de vista natural”, y añadió que si quisieron “preservarlo” hay que conocerlo y el centro debe ser una “muestra pedagógica”.

Según Martín, “el objetivo de este centro es trasladar el valor científico, natural e histórico que tiene el parque, de cómo se creó, de los usos y aprovechamientos que a lo largo de la historia se han dado en él, y desde el punto de vista natural y de la investigación”.

Asimismo, se mostró “convencido” de que será uno de los centros interpretativos más visitados de España y su apertura señala “solo el principio” de otros centros que quieren poner en marcha en las zonas de entrada del Espacio Natural Protegido para que los visitantes “conozcan los valor del Parque Nacional y que puedan llevarse más conocimiento y la sensación de protección de un entorno tan delicado”.

La consejera de Gestión del Medio Natural y Seguridad del Cabildo, Isabel García, apuntó que “por encima de todo, el valor de la conservación de este espacio se debe a las personas que desarrollan su trabajo en él, desde la oficina de gestión del parque, sus ingenieros y biólogos hasta el personal que mejora senderos y señalética, sin duda, sin ellos y ellas nada sería como es”.

García recordó que la inauguración de este centro “es también un homenaje a todos y todas los trabajadores del Teide, porque su responsabilidad repercute en el disfrute de este tesoro de la naturaleza”, y concluyó asegurando que han querido reflejar “todo esto, la historia y el futuro del Parque Nacional del Teide, patrimonio de toda la humanidad, encomendado al cuidado de esta generación, en este tiempo que ha tocado vivir, para que pueda ser disfrutado por las generaciones del futuro”.

El alcalde de La Orotava, Francisco Linares, indicó que el Teide “forma parte de la idiosincrasia de los villeros de la zona alta que cuidaron y mimaron el parque durante épocas”, y mostró su satisfacción por la apertura “de un centro que llevaba 15 años cerrado, y que es un recursos turístico y educativo”.

El Centro de Visitantes de Cañada Blanca en cifras

Situado en el corazón del Parque Nacional del Teide, y muy próximo al emblemático conjunto de los Roques de García, el Centro de Visitantes de Cañada Blanca, adyacente al edificio del Parador de Las Cañadas del Teide, reabre sus puertas al público para ofrecer al visitante, en una superficie de unos 1.000 metros cuadrados, una muestra que versa sobre la presencia humana en las cumbres de Tenerife.

Este centro se inauguró por primera vez en 1997 y estuvo operativo hasta 2007, cuando se cerró para ejecutar algunas obras de mejora.

Estas intervenciones generaron grandes retrasos y paralizaciones debido a problemas con las contratas, problemas estructurales, problemas de impermeabilización y cambios de normativas de edificación e instalaciones.

Distribuido en dos alturas conectadas por grandes rampas, la exposición que se halla en el interior del Centro de Visitantes de Cañada Blanca se estructura en torno a cuatro grandes bloques temáticos: la vida en las cumbres y la ocupación humana desde tiempos prehistóricos; la historia de la ciencia en el parque nacional y las primeras expediciones científicas; la investigación astronómica y atmosférica, dónde se mostrarán escenas del cielo nocturno y, por último, la investigación geológica y vulcanológica llevada hasta nuestros días.

Además, el centro cuenta con una sala auditorio semienterrado de 344 metros cuadrados donde se emitirá una nueva producción audiovisual que pone resalta el paisaje del parque nacional.

TE RECOMENDAMOS