santa cruz de tenerife

La ubicación de los contenedores centra las principales alegaciones a la nueva ordenanza de residuos de Santa Cruz

Los vecinos proponen que la localización sea rotatoria, que se hagan campañas de concienciación o que se incluya la prohibición de que las mascotas orinen en las aceras
ordenanza-de-residuos-de-Santa-Cruz

El próximo domingo se cierra el plazo para presentar alegaciones al borrador de la nueva ordenanza municipal de gestión de residuos en el periodo de información pública a la que se somete el texto antes de su aprobación inicial. Un tiempo en el que el principal motivo de preocupación de los ciudadanos tiene que ver con los contenedores, su ubicación, limpieza o accesibilidad. Aunque la participación no está siendo muy alta, sí que es cierto que son varios los ciudadanos, pero también organizaciones sociales y empresariales, los que han presentado alegaciones al texto inicial de esta ordenanza, que aumenta las multas; que añade prohibiciones, como escupir en la calle o fumar en la playa de Las Teresitas, o bonificaciones para los que más reciclen.

En el apartado de Disposiciones Generales, la primera de las alegaciones presentada por un vecino de la capital, y que ha generado un diálogo entorno a ella, hace referencia a la ubicación de los contenedores, proponiendo que esta sea rotativa, con el objetivo de que no sean siempre los mismos los que sufran los problemas que se generan, al tener los contenedores a la puerta de casa. Se propone que esa ubicación se vaya moviendo, con información previa de los desplazamientos, de forma que no haya contenedores inamovibles durante años. Este vecino también muestra su desacuerdo con el actual criterio de acumular contenedores en un mismo lugar, con los inconvenientes que genera, y que van desde la suciedad o malos olores, al peligro de que ardan y acaben afectando a las viviendas. Esta propuesta fue secundada por varios usuarios que comparten la idea de alejar lo máximo posible de las viviendas y negocios, además de la necesidad de implementar campañas de sensibilización para evitar que se acumule la basura fuera de los contenedores.

Otra de las alegaciones apunta que en la zona centro habría que “medir donde se ubican los contenedores”, evitando que se coloquen sobre las aceras, o puntos que reduzcan la visibilidad o la movilidad. Se añade que estos deben de tener un tamaño adecuado a las calles en los que se ubiquen, que la mayor parte de los vehículos sean eléctricos para evitar los ruidos y la contaminación, y que los recorridos se hagan sin provocar atascos.

La asociación Queremos Movernos, por su parte, hace constar que en la ordenanza no se reflejan las normas que garantizan la accesibilidad precisamente en lo referente a la ubicación de los contenedores. Apuntan que se debe fijar el punto de ubicación, impidiendo que puedan rodarse. También señalan que el sistema de horquillas que se utiliza para ubicar los contenedores no es del todo efectivo, además de que no hay referencias al contenedor accesible en el borrador.

En lo referente a la limpieza de los espacios públicos, desde la Asociación de Vecinos La Arboleda se hace notar que se debería incluir en la ordenanza la necesidad de minimizar el impacto de los orines de los perros, sugiriendo que “estará prohibido dejar que orinen en aceras, fachadas, mobiliario urbano, vehículos y árboles, debe intentarse que el perro orine sobre las rejillas de evacuación de agua de lluvia o cerca del bordillo de las aceras. Es obligatorio llevar una botellita con agua y un desinfectante para rociar sobre la orina y diluirla”.

Desde la CEOE se señala que en el artículo que recoge la obligación de los negocios de mantener limpia el área afectada por su actividad, en lo referente a los kioscos, recuerdan que, históricamente, han solicitado al Ayuntamiento poder acceder a un punto de agua, petición que siempre les ha sido denegada, por lo que consideran que no se les debería aplicar.

TE RECOMENDAMOS