cd tenerife, el sueño más cerca

Quique Medina: “El Tenerife ascenderá si es el Tenerife reconocible de la temporada: correoso, difícil de superar y sabiendo a lo que juega”

Quique Medina, fue partícipe del segundo ascenso del Tete a la elite del fútbol español, en aquella inolvidable promoción de ascenso que disputó ante el Real Betis

El Tenerife se juega esta noche el quinto ascenso a Primera División de su historia, tras los conseguidos en las temporadas 1960-61, 1988-89, 2000-01 y 2008-09 en los ya emblemáticos, para la afición blanquiazul, Francisco de la Hera, Benito Villamarín, Butarque y Montiliví. Nuestro protagonista, Quique Medina, fue partícipe del segundo ascenso del Tete a la elite del fútbol español, en aquella inolvidable promoción de ascenso que disputó ante el Real Betis.

Un ascenso que se festejó en la Isla por todo lo alto una vez que el equipo del recordado Benito Joanet aterrizó en la pista del aeropuerto del Sur. Quique Medina fue jugador blanquiazul, director deportivo, y ahora sigue trabajando para el club de sus amores. El exfutbolista vivió también un ascenso de Segunda B a Segunda A nada más llegar Javier Pérez a la presidencia del club, y otro más cuando era director deportivo de la entidad con el ascenso del Tenerife de Álvaro Cervera también a Segunda División. En su etapa de jugador se le recuerda por aquel histórico gol que marcó en el minuto 93 en el estadio Insular ante la UD Las Palmas, en el denominado derbi de la gota fría.

¿Qué recuerdos guarda de aquel ascenso a doble partido contra el Betis en la temporada 88-89?

“El recuerdo es inmejorable, porque un ascenso a Primera División es algo imborrable porque hacía muchos años que el Tenerife no militaba en esa categoría, y era algo inesperado. También al ser inesperado, porque no era un equipo hecho para ascender, sino que te ves ahí y supimos llegar hasta el final. Encima nos tocó el Betis, que había perdido adrede en la última jornada de Liga para que le correspondiera el Tenerife en el cruce porque pensaba que era más fácil jugar contra nosotros que con otro equipo. Con la atmósfera que se creó en el Estadio y en la isla, les ganamos 4-0 a ese equipo plagado de internacionales. Fue algo tremendo”.

Una promoción de ascenso que vivió unos preliminares muy polémicos y enrarecidos por el Motín del Maritím, cuando la plantilla blanquiazul pidió a la directiva presidida por Javier Pérez una prima como premio por jugar la promoción. ¿Cómo vivió todo aquello?

“Fueron momentos complicados y difíciles. La gente pensaba que los jugadores pedíamos algo diferente, y no era así. Nosotros lo único que pedíamos era ser partícipes de ese ascenso en todas las condiciones, nos fuimos de la concentración pero muy concentrados sabiendo que un día antes del partido quedamos para comer todos juntos, y queríamos disfrutar. La gente al final agradeció lo que el equipo hizo, lo que sufrió, y ahí quedó el resultado que se dio”.

Tras jugarse el segundo partido en el Benito Villamarín con derrota mínima, el CD Tenerife lograba un ascenso que se resistía desde hacía 28 años. La fiesta se desbordó en la isla cuando el equipo llegó al aeropuerto Reina Sofía.

“Fue algo tremendo. Nunca se borrará de la mente. Lo que tardamos en aterrizar en el aeropuerto del Sur al estar invadida la pista de gente, los bomberos con las mangas de agua para sacar a la gente de alli para que pudiéramos aterrizar, fue algo tan grande que la guagua llegó hasta la Plaza de España escoltada por una caravana de coches desde el aeropuerto. Se generó una cola tan grande de coches que unió Santa Cruz con el aeropuerto del sur, y difícilmente se podrá volver a ver una situación por algo así. Era muy fuerte que desde el año 1961 no se había vivido algo, y estar en la Liga de las Estrellas suponía algo especial”.

¿Fue ese ascenso el logro más importante de su carrera deportiva?

“Evidentemente que sí, en cuanto a trascendencia. Después fui partícipe de un ascenso la temporada 86-87 a Segunda División desde Segunda B, que fue un momento importante, porque coincidió con la entrada de Javier Pérez, y por como se encontraba el club. También estando de director deportivo logramos el ascenso al fútbol profesional de la mano de Álvaro Cervera. Si no hubiésemos subido ese año no se sabe que hubiera pasado con el CD Tenerife. Todos esos momentos son trascendentales porque eran complicados para el club en los que tuve la suerte de participar. Lo que pasa es que un ascenso a Primera División, y tras 28 años sin estarlo, evidentemente es lo más grandioso. Pero trascendentales hubo alguno más porque el club necesitaba imperiosamente ese ascenso y se logró”.

Y tampoco hay que olvidar el gol de Quique Medina en el derbi de la gota fría ante la UD Las Palmas.

“Fue ese mismo año del ascenso a Primera División cuando perdíamos 2-1 en el estadio Insular, y marqué el 2-2 en el minuto 93. Fue un varapalo muy grande para ellos, y para nosotros significó como el pistoletazo de salida hacia el ascenso”.

El Tenerife se juega el ascenso ante el Girona. ¿Cómo analiza la final que se juega en el Heliodoro tras el 0-0 de Montilivi?

“Será complicado. Es un partido totalmente nuevo, y de hecho lo vimos en la eliminatoria de ellos contra el Eibar como fueron capaces de sobreponerse al varapalo de perder en casa y levantar el marcador unos días después. Es un partido totalmente nuevo, muy difícil de competir, en el que si no estás desde el minuto uno concentrado lo vamos a pasar mal. Yo creo, de todas maneras, que si el Tenerife es el Tenerife de los últimos partidos, y de la mayor parte de la liga, tan correoso, tan difícil de superar, y sabiendo tanto a lo que juega, yo creo que será difícil que el Girona se lleve el partido”.

¿Puede ser un arma de doble filo jugarte el ascenso delante de tus aficionados?

“Yo siempre prefiero, en este tipo de eliminatorias, jugar la vuelta en mi campo, y tener a la gente con el equipo. Los aficionados están muy convencidos del año que ha hecho el club, están muy agradecidos a los jugadores y cuerpo técnico han hecho por el Tenerife, y eso es suficiente para estar agradecido y van a estar apoyando al equipo hasta el final. No creo que sea un arma de doble filo. Si al final no subes, es porque no mereces subir. El Girona ha sido mejor que tú, se le da la mano, felicitarlo y ya está”.

Por último, en caso de que el Tenerife logre el ascenso, ¿cómo lo va a celebrar?

“Esas cosas si que no las planeo. No las planeo porque suele ser malo. Me presto a cualquier sugerencia si logramos ascender, pero antes no quiero saber nada (risas)”.

TE RECOMENDAMOS