tenerife

Tranvía de Tenerife: 15 años conectando el área metropolitana

Este mes de junio se cumple el 15º aniversario de la entrada en funcionamiento de la Línea 1 del Tranvía de Tenerife, que ha supuesto una transformación urbanística y de la movilidad de Santa Cruz y de La Laguna
tranvia-de-tenerife
Tranvía de Tenerife: 15 años conectando el área metropolitana. EFE

Quince años han transcurrido ya desde que entrara en funcionamiento la Línea 1 del Tranvía de Tenerife, exactamente el 2 de junio de 2007. Efeméride que desde el Cabildo de Tenerife y Metrotenerife se está celebrando con múltiples acciones para conmemorar el arranque de este ambicioso e innovador proyecto que ha supuesto una transformación urbanística radical de Santa Cruz y La Laguna, así como “un cambio completo en el modo de movilidad en el área metropolitana”, ya que “ha conseguido unir todo el área a través de ese eje vertebrador que es el tranvía”, destaca el consejero de Movilidad del Cabildo y presidente de Metrotenerife, Enrique Arriaga.

Un proyecto que no estuvo exento de dificultades en sus inicios, como recuerda Víctor Pérez Borrego, quien fuese vicepresidente ejecutivo de Metropolitano de Tenerife entre los años 2001 y 2007, así como consejero de Presidencia y Hacienda del Cabildo entre 1999 y 2015. Pérez Borrego es ingeniero de Montes del Estado y en la actualidad es Jefe del Servicio Técnico de Planificación y Proyectos Forestales del Cabildo.

“Fue un proyecto ambicioso y un reto cuya ejecución no fue fácil y que se llevó a cabo gracias al tesón y un buen trabajo de un pequeño grupo de personas lideradas por Ricardo Melchior, presidente del Cabildo entre los años 1999 y 2013, y a la colaboración y ayuda de todos los miembros del Consejo de Administración de Metropolitano de Tenerife SA, que representaban a CC, PSOE y PP y que ayudaron a adoptar todos los acuerdos durante varios años con consenso y por unanimidad”, destaca.

Cabe recordar que en el año 2000 fue cuando se constituyó Metropolitano de Tenerife, encargado de la construcción y gestión del metro ligero, cuyas obras se prolongaron durante tres años, de 2004 a 2007, cuando se puso en marcha la Línea 1 (la Línea 2 estaría operativa en 2009), que supuso una inversión pública de 350 millones de euros, “que creó muchos puestos de trabajo durante su ejecución y que el Cabildo consiguió financiar arrancando del Estado 110 millones y 70 millones del Gobierno de Canarias -explica Pérez Borrego-. Y aportando otros 70 millones distribuidos en varios ejercicios de sus propios recursos presupuestarios. El resto se financió con un préstamo del Banco Europeo de Inversiones en buenas condiciones financieras, que se va amortizando con los resultados de explotación del servicio por la empresa pública”, que hoy en día es 100% del Cabildo.

Unos trabajos complejos que supusieron, además, “una profunda renovación de servicios públicos municipales de Santa Cruz de Tenerife y de La Laguna a lo largo de todo su recorrido, particularmente en la totalidad de las infraestructuras relacionadas con el suministro de agua a los domicilios, a la evacuación de las aguas negras y a la correcta recogida y canalización de las aguas pluviales, o la creación del pasillo verde por el que discurre su trazado. Fueron obras que abrieron el corazón de la ciudad para mejorar la urbanización, hacer la plataforma, meter instalaciones de comunicaciones y eléctricas, y se dejaron colocados tubos para futuras necesidades”, rememora.

También supuso la construcción de nuevos viaductos/puentes como el de Gracia con avenida Los Menceyes; pasos inferiores en puntos de alto nivel de tráfico, como el falso túnel de la rotonda Padre Anchieta con Trinidad, o en la carretera La Cuesta-Taco en la zona del HUC, así como la rehabilitación y ampliación del tablero del Puente Zurita y el de la carretera del Rosario (sobre la autovía TF-5).

Se trató “de un proyecto público complejo que se puso en marcha en solo 7 años y que permitió poner en la realidad de Tenerife un nuevo y moderno servicio público de transporte colectivo, concebido con una clara vocación de ser útil socialmente. Y que hoy la sociedad valora y lo considera, en una gran mayoría, como acertado y útil”, valora Víctor Pérez.

Aunque reconoce que es verdad que “también tuvo oposición y detractores inicialmente y durante su ejecución, tal y como quedó recogido en las hemerotecas”, especialmente por parte de los vecinos y comerciantes afectados por el trazado. “Tuvimos muchas reuniones con colectivos, comerciantes y asociaciones de vecinos, fue un trabajo muy intenso, y con críticas. Y se puso en marcha una línea de subvenciones y ayudas para los negocios para que el perjuicio derivado del cierre de calles fuese menos -continúa-. Nosotros hacíamos estudios de opinión y, de manera simplificada, al inicio del proyecto había, en cifras redondas, un 80% de opinión pública entre en contra y no a favor, y solo un 20% a favor. El tranvía se inauguró en junio de 2007 y cuando yo me fui ese mes de septiembre, ese 80-20% se había ya invertido, y prácticamente el 80% de la opinión fue favorable o no en contra, y había en torno a un 20% de opiniones críticas o contrarias”.

Un proyecto que, valora, “unió barrios separados social y topográficamente. Que facilita un acceso cómodo y fácil a muchas personas a hospitales, universidad o a centros culturales y deportivos. Que es accesible, sostenible y no contamina, a la par que mejoró de forma significativa la movilidad en el área metropolitana. Y que en lo personal supuso un reto apasionante, un periodo de intensa dedicación y del que, al igual que todos y todas los que participamos más directamente, me siento muy orgulloso”.

Víctor Pérez también se muestra a favor de la ampliación del tranvía al aeropuerto de Los Rodeos, que “en aquel momento no se hizo porque no teníamos financiación suficiente”, así como del tren al Sur, del que recuerda que “en 2007 estaban muy avanzados los estudios y se estaban encargando ya los proyectos constructivos de las paradas o estaciones hasta el Sur”.

Menos desplazamientos en coche

El actual consejero de Movilidad del Cabildo, Enrique Arriaga, destaca que el tranvía “ha mejorado la movilidad de la Isla, porque cada año elimina dos millones de desplazamientos en coche, con lo que ha conseguido que en el área metropolitana nos podamos mover de una forma más rápida, segura y sostenible”. Recuerda, además, que “la población ha de ser consciente de que la implantación de este medio de transporte vino acompañada de una intensa y compleja renovación urbanística, tanto en superficie como en subterráneo, como nunca se había producido hasta ese momento. En paralelo a la implantación del tranvía se fue construyendo un área metropolitana más vanguardista y moderna”. “Zonas que ahora son más verdes, con muchos menos coches, más sostenibles, y algunas de ellas se han transformado completamente, porque donde están ahora algunas de las paradas, antes no había absolutamente nada, y ha facilitado el desarrollo de esa zona”, apunta.

El consejero insular de Movilidad quiso agradecer “la profesionalidad de todos los trabajadores de Metrotenerife que, además, son una referencia no solo aquí sino también a nivel internacional, con el área de ingeniería, que está llevando a cabo proyectos en todo el mundo, obteniendo premios a nivel mundial, e implantando las tecnologías del Tranvía de Tenerife en muchísimos metros del extranjero, y eso es importante”.

Arriaga: “Para la legislatura que viene uno de los grandes debates va a ser la ampliación del tranvía en el área metropolitana”

El consejero de Movilidad del Cabildo, Enrique Arriaga, afirma que “para la legislatura que viene uno de los grandes debates va a ser la ampliación del tranvía en el área metropolitana”. “Yo creo que el futuro del tranvía pasa por seguir desarrollando las líneas que están proyectadas, porque en Santa Cruz y La Laguna, el área metropolitana y la Isla en general, no podemos seguir teniendo tantos coches en las carreteras y la forma más sostenible y puntual de conseguir hacer los desplazamientos es a través del transporte guiado”, apunta.

En concreto, explica, “se trataría de la finalización de las dos líneas que hay actualmente existentes: el tramo que faltaba en la Línea 1, que es al aeropuerto Tenerife Norte, y el que falta de la Línea 2, que es de Tíncer a La Gallega. Pero luego hay dos líneas más, la Línea 3 que atraviesa Santa Cruz entre el Recinto Ferial y Residencial Anaga, y la otra que sale desde el Hospital de Nuestra Señora de La Candelaria y conecta con los núcleos de Santa María del Mar y Añaza”.

Una idea que el consejero insular apunta que “probablemente se ponga sobre la mesa” en lo que queda de mandato, “pero será un asunto que se trate en profundidad en la legislatura siguiente”. “No podemos seguir teniendo más coches, no podemos seguir ampliando las carreteras, cada vez hay más población y tenemos que seguir la senda de la UE, que marca que el transporte prioritario para ser sostenibles en Europa es el transporte guiado”, recalca.

TE RECOMENDAMOS