santa cruz

Autorizan el derribo de los tres primeros tanques de la Refinería

El Ayuntamiento de Santa Cruz aprueba la solicitud de la compañía Cepsa, que supone un paso más en el proceso de desmantelamiento de la instalación iniciado en mayo
Autorizan el derribo de los tres primeros tanques de la Refinería
Autorizan el derribo de los tres primeros tanques de la Refinería. DA

El proceso de desmantelamiento de la Refinería de Santa Cruz sigue su curso. Si las primeras autorizaciones recibidas por Cepsa por parte de la Gerencia Municipal de Urbanismo de Santa Cruz afectaban a la unidad de almacenamiento de merox y a la torre de refrigeración de la industria, ahora la Gerencia, al frente de la que está Guillermo Díaz Guerra, ha autorizado el desmantelamiento de nuevos elementos, en este caso de tres de los tanques de almacenamiento de combustible identificados como 508, 509 y 510, que representan el 13% de la capacidad total de almacenamiento de la Refinería.

Según se recoge en la resolución de Urbanismo, a la que ha tenido acceso DIARIO DE AVISOS, la superficie total afectada por esta fase del desmantelamiento es de 38.400 metros cuadrados y tendrá un coste de 184.624 euros.

En la autorización se detalla que los equipos principales objeto del proyecto son tres tanques de techo flotante fabricados en acero al carbono destinados a almacenamiento de crudo. La superficie ocupada por el cubeto de los tanques (elemento sobre el que se montan los depósitos y que recoge los eventuales derrames) es de unos 36.500 metros cuadrados. La capacidad de almacenamiento de estos es de 187.500 metros cúbicos, y representa aproximadamente un 13% de la capacidad total.

El plazo de ejecución de las obras es de cuatro años para el comienzo de las mismas, a contar desde el día siguiente al de recepción del documento acreditativo de licencia, y de cuatro años para su finalización, a contar desde la fecha de comienzo de las mismas.

El cubeto de estos tres elementos está conectado al cubeto del tanque 502 mediante una galería subterránea bajo la calle Anatolio de Fuentes García. Así, los trabajos previstos incluyen también el desmontaje de todos los elementos ubicados en el interior de esta galería subterránea, según se apunta en la licencia concedida a Cepsa.

El proyecto que recibe la autorización de Urbanismo se completa con la retirada y transporte de los materiales de desmontaje, así como de las tuberías, instalación eléctrica y de instrumentación aérea.

La parcela quedará libre de instalaciones sobre el nivel del terreno, quedando las cimentaciones existentes sin modificar. Desde la Gerencia de Urbanismo se apunta que el nivel de terminación tras la realización de los trabajos de desmantelamiento será el de rasante del terreno circundante o natural. Asimismo, no se dejarán pozos, huecos o cavidades en el terreno que pudieran suponer peligro; procediéndose al tapado de los mismos hasta nivel de suelo. Una vez que se haya finalizado el desmantelamiento de estos elementos, Cepsa deberá presentar un certificado que acredite que las obras se han ejecutado de acuerdo con el proyecto técnico, con aportación de reportaje fotográfico de la situación final. Además, durante la ejecución de la obra se deberán tomar todas las medidas de seguridad necesarias a juicio del técnico con todos los medios auxiliares necesarios y protecciones para que se garantice la ejecución de los trabajos de forma segura en todo momento, evitando riesgos, garantizando la estabilidad del inmueble y garantizando la seguridad de personas y bienes.

La Gerencia de Urbanismo establece también que las obras se ajustarán a lo dispuesto en la vigente Ordenanza de la Edificación en lo referente a los vallados de obras, andamios y contenedores, y con respecto a la posible ocupación de vía pública para la retirada de escombros, se deberá solicitar la autorización al servicio correspondiente.

TE RECOMENDAMOS