polideportivo

La Escuela de Boxeo de Arona, un escenario de película

La serie ‘Montecristo’ y el filme ‘Duchess’ eligen la Escuela de Boxeo de Arona como uno de los lugares de su rodaje en Tenerife
La Escuela de Boxeo de Arona, un escenario de película
La actriz Charlotte Kirk, con algunos de los boxeadores que actuaron como extras en el rodaje de ‘Duchess’. DA

Donde antes estuvieron boxeadores como Ricky Hatton, Anthony Joshuamo Girgory Drodz, todos campeones del mundo de boxeo, ahora se ruedan series y películas. Los usuarios de la Escuela de Boxeo de Arona que dirige Manuel Povedano se han visto sorprendidos en las últimas fechas por el rodaje de una serie, Montecristo, y una película basada en hechos reales, Duchess.


Acostumbrados a dejar pasar a grandes estrellas del pugilismo profesional, ahora han tenido que apartarse para permitir el trabajo de ficción de dos productos que han elegido el gimnasio sureño como escenario para sus proyectos.


El primero de ellos fue Duchess, una película que cuenta una historia de traficantes de diamantes con crímenes, traiciones y boxeo. El director Neil Marshall eligió a su pareja, Charlotte Kirk, como protagonista de esta trama cuyas escenas boxísticas estuvieron rodadas hace unos meses en la Escuela de Boxeo de Arona y contaron con el asesoramiento de la ex campeona internacional Joanna Pastrana y con un campeón WBO Internacional como Artem Haroyan entre los figurantes en las escenas de boxeo.


Esta misma semana el gimnasio se acondicionó para otro rodaje. La serie Montecristo, cuyo protagonista es el actor cubano William Levy, también eligió la instalación como localización para unas escenas con trasfondo pugilístico en las que no participó Levy, pero sí la actriz mejicana Esmeralda Pimentel y el español Franky Martín, el malo Sandro en Entrevías.


El gimnasio que dirige Manuel Povedano cambió muy poco su aspecto aunque para la ficción estará localizado en Marbella y no en Tenerife. El rodaje, con los extras elegidos, no fue dificultoso, la mayoría eran miembros del equipo de la Escuela de Boxeo de Arona reforzados por algunos figurantes más como el rapero tinerfeño OG Gara.


El producto final fue más que satisfactorio. El director Alberto Ruiz Rojo y su equipo valoraron de forma muy positiva la experiencia en el gimnasio sureño donde, en la ficción, hubo tiros y peleas sin ningún tipo de reglas, nada más alejado de la nobleza del boxeo.


Pero es que Montecristo es una historia de traición y venganza, de dilemas, del bien y del mal y de poca ética fuera del cuadrilátero. “Te felicito que bien actúas”, cantaba Franky Martín en uno de los descansos del rodaje en el elogiado escenario pugilístico. Un escenario de película.

TE RECOMENDAMOS