sociedad

La solidaridad inunda los barrios de Santa Cruz de Tenerife para que Hugo tenga una vivienda adaptada

La iniciativa comenzó en El Sobradillo, pero se ha extendido a todos los rincones de la ciudad, exigiendo una solución para el joven tetrapléjico
La solidaridad inunda los barrios de Santa Cruz de Tenerife para que Hugo tenga una vivienda adaptada

Continúa la lucha por lograr una vivienda pública adaptada para el tinerfeño Hugo, el joven de 16 años que quedó tetrapléjico tras sufrir un accidente en el Puertito de Güímar en julio del año pasado. Sus vecinos de El Sobradillo iniciaron una campaña con la que quieren mostrar su apoyo al menor así como presionar a las administraciones. Ahora eso se ha extendido a los barrios de Santa Cruz de Tenerife.

“Comenzamos una campaña de apoyo a Jennifer De La Rosa y su pequeño Hugo, vamos a llenar El Sobradillo y todos los barrios de pancartas. Para sumarte, solo tienes que coger una sábana, pintar una frase para Hugo y subirla a las redes sociales”, informa el activista social Lolo Dorta, quien tiene una larga trayectoria en este tipo de movilizaciones tanto por su lucha vecinal como por su participación en la Acampada por una Vivienda Digna.

En las últimas horas la solidaridad no ha cesado. Todo lo contrario. En numerosos barrios de Santa Cruz de Tenerife se han podido ver pancartas hechas por los vecinos en los que se pide una vivienda para que Hugo pueda vivir con dignidad.

La madre de Hugo recurrió el pasado diciembre a la Diputación del Común para que medie en su petición de una vivienda adaptada para su hijo de 16 años que sufre una tetraplejia tras sufrir un accidente al zambullirse en el mar en el Puertito de Güímar, en Tenerife.

Madre e hijo se han trasladado a Gran Canaria para que el menor sea tratado en la Unidad de Lesiones Medulares del Hospital Insular-Materno Infantil, y allí viven en un piso compartido habilitado por Cruz Roja, detalla la Diputación del Común en una nota.

Jennifer de la Rosa contó que su hijo Hugo tiene una minusvalía del 93% y que hasta finales del pasado octubre pedía la eutanasia, aunque ahora está “luchando física y psicológicamente”.

Ella dejó su trabajo para dedicarse exclusivamente a cuidar de Hugo y se ha visto obligada a dejar a su otro hijo en Tenerife.

Ante estas circunstancias, pidió la colaboración del Diputado del Común, Rafael Yanes, para mediar con las administraciones en aras de poder disponer de una vivienda adaptada en Tenerife para que el menor pueda hacer uso de los permisos que pueda tener en un futuro o para cuando pueda regresar a la isla.

TE PUEDE INTERESAR