La playa de Las Teresitas cumple medio siglo

Playa de Las Teresitas, en San Andrés.

El 15 de junio de 1973 se abrió al público la primera y única playa artificial de Santa Cruz. Nacía la playa de Las Teresitas, después de 20 años de preparación de un proyecto que hoy, 50 años después, sigue esperando algunas mejoras que la conviertan en una de las mejores de la Isla.

El próximo jueves, Las Teresitas cumple 50 años con cambios significativos desde aquel 1973, cuando la playa de arena negra original se convirtió en una de arena dorada, traída desde el Sáhara por unos 50 millones de pesetas, según recogen publicaciones de la época, como la del DIARIO DE AVISOS de 1972.


Fue en los años 50 cuando el Ayuntamiento de Santa Cruz comenzó a barajar la idea de transformar la playa que hoy se conoce como Las Teresitas, pero que inicialmente estaba divida en tres partes que sus vecinos identificaban con nombres distintos. La más próxima al pueblo de San Andrés, Tras la arena, donde hoy sigue en pie el cementerio antiguo de San Andrés. Aquella parte de la playa era una pequeña zona de arena negra, que hoy en día, si se visita el cementerio, puede incluso vislumbrarse.


La segunda parte, la del medio, era conocida como de Los Moros. En esta zona, se encontraba un palacete que pertenecía a la princesa Diana de Orleáns, hija de los Condes de París, y el Duque Karl de Würtemberg, hijo de Felipe Alberto, Duque de Württemberg. Y por último, la zona localizada en el Barranco de Las Teresas, parte que originó su nombre tras la remodelación. 


Cuenta que era una playa peligrosa, donde el agua golpeaba con fuerza sobre las piedras. Vecinos de la zona recuerdan que incluso llegaron a morir varias personas. Debido a su orientación, la fuerza del agua y del viento siempre ha caracterizado esta playa.


Tras el desgaste de la escasa arena de origen volcánico, debido a que las constructoras de la ciudad se abastecían de ella, el Ayuntamiento capitalino se planteó en 1953 la construcción de una playa artificial.


Finalmente, en 1961, el Ministerio de la Vivienda aprobó el Plan de Ordenación del barrio y costa de San Andrés. Tres años más tarde quedó constituida la Junta de Compensación de propietarios de los terrenos que se verían afectados por la construcción de la playa y sus accesos. Fueron los ingenieros Popeyo Alonso y Miguel Pintor los que diseñaron la nueva playa, y ante la evidencia de su elevado costo, idean urbanizar su entorno para así obtener financiación y crear un centro turístico de gran importancia. En 1965 fue la exposición pública del Plan Parcial.

La playa de Las Teresitas y un crédito de 50 millones para comprar arena


Sobre 1967 una Orden Ministerial autorizó las obras para su transformación, y ese mismo año, el Ayuntamiento y la Junta de Compensación suscribieron un primer acuerdo.
Regenerar la nueva playa y cubrir casi un kilómetro y medio de longitud con arena volcánica era demasiado costoso debido a la escasez de la misma. Es por esto que el Ayuntamiento solicitó un crédito de 50 millones de pesetas (más de 300.000 euros) para la compra de la arena que cubriría el suelo original.


Las primeras obras de la playa de Las Teresitas que se llevaron a cabo comenzaron en 1968 y consistieron en la construcción de dos espigones laterales, una escollera y un escalón de corte dentro del mar que ayudaran a preservar la conservación de la nueva arena blanca, y que se sitúa entre los 22 metros (con marea baja) y los 60 (con la marea alta). Normalmente, y con la marea baja, se encuentra a metro y medio de la superficie y desciende hasta los cuatro metros. A partir de aquí, desciende lentamente hasta llegar al inicio del rompeolas.


Durante los seis primeros meses de 1973 fueron reemplazadas las piedras de la playa por cinco millones de sacos de arena rubia (270.000 toneladas) importada directamente del desierto del Sáhara a bordo del barco Gopegui. El 15 de junio del mismo año la playa se abrió al público.


Cuentan los vecinos que, inicialmente, las personas tenían miedo de pisar la arena, ya que decían que, al proceder del Sáhara vinieron escorpiones, alacranes, cigarrones y hormigas rojas, mezclados con la arena. En 1998, 25 años después de su inauguración, 2.800 toneladas de arena fueron importadas de nuevo desde el Sáhara para reponer la perdida hasta entonces.


El desarrollo de la playa de Las Teresitas se ha visto frenado en el tiempo por los innumerables frentes judiciales y administrativos. El conocido como Caso Teresitas frenó los planes de urbanización del frente de playa. En estos momentos, Gestur trabaja ya en la modificación del PGO en vigor, de 2005, para ejecutar el Plan Especial de la playa.

TE PUEDE INTERESAR