dÍa del orgullo

“La involución brutal que saldría del 23J no ha sido dimensionada por parte de quienes los apoyan”

Activista y presidente de la Asociación LGBTI Diversas Canarias, Francisco Baute considera que estamos ante un momento crucial para los derechos del colectivo LGBTIQA+
Miles de personas se manifiestan por el Orgullo LGBTIQA+ en La Laguna
Francisco Baute presidente de la Asociación LGBTI Diversas. / Fran Pallero

Activista y presidente de la Asociación LGBTI Diversas Canarias, Francisco Baute considera que estamos ante un momento crucial para los derechos del colectivo LGBTIQA+ por la incertidumbre y vulnerabilidad extrema que se cierne sobre sus derechos ante la próxima cita electoral y los retrocesos cuando la derecha llega a las instituciones, por lo que hace un llamamiento a reflexionar y ser rigurosos a la hora de votar. Baute pide a los partidos “poner una línea roja a la extrema derecha”. En la movilización del Orgullo, los manifestantes salieron a la calle para reivindicar una sociedad en la que se respire libertad, diversidad y pluralidad.

-Intensa semana de actividades para celebrar el Día del Orgullo en el que destaca la marcha en el centro penitenciario Tenerife II ¿Satisfechos?
“La valoración es muy positiva, cabe destacar que es la primera vez que un acto de estas características se realiza en Canarias coincidiendo además con el mismo Día del Orgullo, es pionero en cuanto a la fecha y en el contenido. La iniciativa tenía tres partes, en la primera los propios internos e internas elaboraron cartulinas con frases relativas al Día del Orgullo, hicimos un taller pedagógico donde hubo un intercambio de pareceres sobre la propia significación del orgullo y lo que entendían que representaba. Con todo ese material se pasó al segundo punto que fue una manifestación por los pasillos de los diferentes módulos de la prisión, con una pancarta con el lema inVISIBLES y consignas reivindicativas en un ambiente festivo, con participación de la propia dirección del centro penitenciario en todo momento, y hay que resaltarlo porque ha estado apoyando desde el minuto uno. Finalmente, en el salón de actos se leyó un manifiesto elaborado por ellos y ellas con algunas frases alusivas a la conmemoración y ondearon la bandera arcoíris, con el fin de generar un espacio seguro para todas las personas presentes. Las actividades acabaron con la escucha activa de la realidad y las necesidades de las personas internas, donde nos pidieron que no se quedara como una acción puntual y así asumimos el compromiso de acudir en los próximos meses y realizar actividades en función de la demanda de la población reclusa”.

-En un ambiente complicado, visibilizar su pertenencia al colectivo es muy valiente.
“El que fuéramos capaces de entrar en el recinto penitenciario para trasladar la realidad dura de la LGTBIfobia, que tenemos muchas veces en la calle y no digamos dentro de la propia prisión, hizo que se empoderaran, que por primera vez alguien les tuvieran en cuenta, no ignorara esa realidad y les lanzamos un mensaje claro de que con independencia del contexto no están solos ni solas, que el colectivo está cumpliendo. Ellos recibieron perfectamente el mensaje hasta el punto de que nos invitaron a que esta acción tuviera vocación de futuro y recogimos el guante. Yo salí emocionado porque fue un trabajo previo muy arduo y hubo que vencer un montón de burocracia y papeleo, pero fue compensado con creces. Sobre todo, el empoderamiento en un lugar cargado de estigmas y prejuicios llegó al punto de que dos personas reivindicaron su orientación sexual como lesbiana y bisexual, respectivamente, en medio del apoyo y complicidad del resto. Emergieron frases como “el amor libre y sin cadenas”, “libera la prisión que llevas en tu cabeza” o “da igual tu raza, tu identidad o tu orientación: cada corazón late por igual”.

-Y se celebró una nueva marcha insular del Orgullo LGBTIQA+. ¿Fue especial?
“Es una manifestación insular convocada por todos los colectivos, si el año pasado fue en el Puerto de la Cruz, por primera vez lejos del área metropolitana y de forma muy exitosa, esta vez los colectivos vieron la necesidad de que fuera en La Laguna y se aprobó unánimemente. Tenerife es de los pocos lugares donde colectivos y asociaciones están unidos conscientes de la importancia de este Orgullo, que fue especial por diversas consideraciones, porque a nadie se le escapa que las sombras se ciernen sobre los derechos del colectivo LGBTI ante la cita electoral del mes de julio y los retrocesos de derechos cuando la derecha llega a las instituciones. Salimos a la calle tanto los miembros de los diferentes colectivos como aquellas personas heterosexuales que aspiran a una sociedad en que se respire libertad, diversidad, pluralidad y donde los derechos humanos no se negocien”.

-¿Cómo valora la irrupción de Vox en Canarias y su negacionismo sobre la violencia machista y otras relaciones afectivo-sexuales?
“Consideramos que es una muy mala noticia, de las peores que hemos recibido en los últimos tiempos. Hasta hace nada presumíamos en Canarias de ser un lugar libre de la ultraderecha y ahora se han colado en las instituciones. Lo que es más grave es que en muchos lugares van de la mano del Partido Popular, que se ha convertido en cómplice necesario en que este discurso de los negacionismos tenga eco. Hacemos un llamamiento honesto al PP para que reconduzca y recapacite de verdad sobre si vale la pena por unas pocas cuotas de poder dilapidar un compromiso que creíamos tenían perfectamente claro con el colectivo y los derechos LGBTI. No tiene ningún sentido cuando hasta en 2021 aprobaron en el Parlamento de Canarias la Ley Trans e Intersex de Canarias por unanimidad, y que ahora ese mismo PP esté dando cobertura a otro partido que niega los derechos humanos, viola los derechos del colectivo LGBTIQA+, niega la violencia de género o incluso niega hasta el cambio climático. Afortunadamente, en Canarias no hay ninguna institución donde sean llave de gobierno y seguirán con un papel residual, pero no sucederá así en muchos lugares como la Comunidad Valenciana, donde van a cogobernar con diputados condenados por violencia de género, por más que intenten caricaturizar el asunto diciendo que “todo ha sido fruto de un divorcio duro”. Lo duro es realmente escuchar una frase así en boca de un dirigente político y saber que al frente de instituciones tan importantes haya gente sin ningún tipo de escrúpulos. Además, que la primera moción de una representante de VOX en las islas sea, justamente en contra del colectivo LGBTI, negando la colocación de la bandera, es una prueba de lo que va a venir el próximo día 23 si no llenamos las urnas de votos arcoíris”.

-¿Esperan la pérdida de muchos derechos adquiridos?
“Ya tenemos el ejemplo de Italia, el Gobierno de Meloni está revirtiendo cantidad de leyes que reconocían derechos del colectivo LGBTIQA+. Y el señor Núñez Feijóo anunció, en esa competición a ver quién es más de derechas, que en el caso de que llegara al Gobierno, derogaría lo que según ellos son leyes del sanchismo y que realmente son en el contexto europeo, de las más avanzadas en los derechos sociales y un espejo para muchos países. La involución tan brutal que puede salir a partir del día 23J no ha sido bien dimensionada por parte de quienes pueden apoyar estas opciones. Hago un llamamiento a reflexionar sobre si quieren vivir en blanco y negro o en color, con una regresión de 40 años, si vamos a repetir la historia o si realmente queremos seguir avanzando en derechos sociales. Yo apuesto por lo segundo y creo que somos una inmensa mayoría. Una parte de la responsabilidad de que los postulados de Vox acaben colándose en los gobiernos la tiene el Partido Popular, pero otra también la tienen quienes les votan. Hay que hacer una reflexión, es una responsabilidad mayúscula cuando se vota a estas opciones. Me niego a creer que la gente que apoya a Vox no tiene entre sus familiares o amigos y amigas más cercanas víctimas de violencia machista o del colectivo LGBTIQA+ que van a ver cómo se pone en peligro su integridad física. Me niego a pensar que, por rechazo al gobierno actual o por otras razones, se emita un voto en un sentido tan regresivo, sin pararse a reflexionar sobre las consecuencias sociales. Hay que ser más riguroso y reflexivo a la hora de dar el voto, hagámoslo desde la libertad absoluta, pero siempre por opciones democráticas que no vayan contra los derechos humanos”.

-¿Aumentan los delitos de odio en Canarias?
“Canarias no es ajena al crecimiento de los delitos de odio que están sucediendo en el ámbito del conjunto de Estado, y también vivimos y sufrimos un aumento de la vulnerabilidad de la población LGBTI. Pero el origen está en que hay determinados discursos de odio, de mofa y de burla que creíamos superados y que se han vuelto ha instaurar y tienen el altavoz de las instituciones. Ahora estamos viviendo una situación de vulnerabilidad extrema que se puede ver más agravada si empiezan a derogarse las leyes que nos protegen. La mayor vulnerabilidad está en las compañeras y compañeres Trans que están en su punto de mira, porque se ceban con los más débiles, intentando derogar la Ley Trans con recursos en el Tribunal Supremo. Estamos en un momento muy determinante, lo que suceda el 23 de julio puede marcar un antes y un después. Este Día del Orgullo creo que no será el último, pero si las condiciones cambian, los futuros sí que pueden ser muy distintos, así como el día a día de nuestra realidad como personas lesbianas, bisexuales, transexuales e intersexuales. Nos quieren devolver a los armarios mientras frivolizan con la violencia machista. Los partidos democráticos deben poner una línea roja y un cordón sanitario a la extrema derecha, hay que pararlos porque nos jugamos la vida”.

-¿Que proponen en Canarias?
“Desde que tomen posesión los nuevos representantes del Cabildo y del Gobierno de Canarias mantendremos reuniones para tratar de fortalecer la legislación, sobre todo en el caso de la Ley Trans Intersex Canarias y sin dudar, no hay que dar cabida a discursos de odio en las Instituciones donde se han colado. No escondemos que estamos con temor, miedo e incertidumbre. Tenemos que redoblar esfuerzos si se produce un gobierno de la derecha con la ultraderecha. Dependerá de lo que suceda y el grado de hostilidad con el que nos encontremos para determinar nuestras líneas de actuación. Los colectivos de Tenerife y Canarias estamos unidos porque sabemos la gravedad de lo que nos enfrentamos. En estos momentos los derechos del colectivo están tambaleándose, podemos perder las leyes que nos hacen estar mínimamente seguros tan pronto como pisemos la calle”.

TE PUEDE INTERESAR